Días para el próximo año Santo

Camino Portugues

Etapa 1. Lisboa – Alhandra (33 kms.)

 El Camino se inicia en la Catedral -Sé- de Lisboa. Salimos de ella y nos internamos en Alfama para dejar Lisboa. Recorremos las rúas Cruzes da Sé, São João da Praça, Largo de São Rafael, rúa de São Pedro y llegamos al Largo de Chafariz de Dentro. Subimos a la rúa dos Remédios y, por la rúa do Paraíso, llegamos al Campo de Santa Clara. Continuamos por la rúa do Mirante, atravesamos la rúa Diogo Couto y seguimos por la rúa Cruzes de Santa Apolónia hasta la rúa de este mismo nombre.

Seguimos a la izquierda por la Calçada da Cruz da Pedra, torcemos a la derecha hacia la rúa Madre de Deus, pasamos por el antiguo convento manuelino, hoy Museo del Azulejo, rúa de Xabregas, Calçada de D. Gastão, rúa do Grilo, rúa do Beato y rúa do Açúcar. Al llegar al final atravesamos la Avenida Infante Don Enrique y seguimos por la rúa Vale Formoso de Baixo hasta la entrada al Parque das Nações.

Entramos en este y más adelante torcemos a la derecha hacia la rúa Gaivotas do Tejo, después a la derecha por la Avenida Fernando Pessoa y continuamos siempre por la Alameda de Océanos hasta el pabellón de Portugal (Pala Siza Vieira) donde se inicia el ‘Caminho do Tejo’(Fátima), que compartimos hasta Santarém.

Pasamos por debajo de la Pala Siza Vieira y seguimos en dirección al Tajo por el Rossío dos Olivais y torcemos a mano izquierda hacia el Passeio das Tágides hasta la Torre Vasco da Gama. Continuamos junto al Tajo por el Passeio do Tejo y por el Passeio do Sapal y llegamos a la ‘foz’ del río Trancão.

Subimos por el margen del río Trancão por el Passeio do Trancão hasta Sacavém, adonde entramos por la rúa Domingos José Morais y llegamos al puente viejo de la N-10 (actualmente rúa Estado da India). Atravesamos el puente y giramos a la izquierda para continuar por la senda junto al río Trancão y pasamos bajo el viaducto de la A-1. Seguimos siempre hasta tener por compañera la Ribeira de Alpriarte y encontramos las ruinas de la Quinta do Monteiro Mor y, poco más adelante, la Quinta del Brasileiro junto al lugar da Granja. Unos centenares de metros más y cruzamos la M-115-5 y continuamos por la carretera asfaltada que nos conduce a Alpriarte.

Atravesamos esa población y por una carretera de tierra salimos en dirección a Morgado; antes de llegar a la variante de Vialonga torcemos a la derecha por un camino de servicio hasta encontrar una carretera asfaltada. Seguimos por la derecha en dirección al viaducto que pasa bajo la A-1 y junto al mismo, por la izquierda por el canal de la EPAL.

En la carretera asfaltada (M-502) que une Vialonga y Póvoa de Sta Iria vamos por la derecha en dirección a esa localidad; con cuidado, pues es una vía muy transitada. Entramos en Póvoa por la rúa dos Olivais hasta la rotonda de la N-10 y seguimos hasta el puente de ferrocarril que da acceso a la zona industrial. Atravesamos el parque y entramos en el antiguo terreno de explotación salina; al llegar a un pequeño puente torcemos a la izquierda, luego a la derecha y de frente hasta el Museo do Ar, a nuestra derecha. Atravesamos la vía del tren junto a la estación y entramos en Alverca.

Caminamos por la rúa Infante D. Pedro. Queda a la izquierda la Escuela secundaria y buscamos la rúa 20 de Mayo; torcemos a la derecha hacia la rúa Catarina Eufemia. Pasado el campo de fútbol, un camino de servicio atraviesa la Quinta do Cochão. Después del portón de la finca seguimos, por la derecha, carretera adelante hasta el cruce. Gira a la izquierda, pasa por la ventana manuelina de la Quinta do Pinheiro. En el cruce siguiente vamos hacia la izquierda. Poco después encontramos la N-10 que seguimos por la derecha. Desde aquí hasta Alhandra seguimos N-10 con precauciones, por la izquierda de la calzada, con los coches de frente.

Pasamos Sobralinho y el barrio da Quinta da Figueira; dejamos poco después la N-10 por la derecha en dirección a Alhandra y su estación de tren: la atravesamos por el paso de peatones, y también la población por la Praça 14 de Mayo de 1044, rúa Duque de Terceira hasta la plaza Oliveira Martins (Central).

Etapa 2. Alhandra – Azambuja (24 kms.)

Abandonamos Alhandra por la rúa Salvador Marques, seguimos dirección a la antigua Estrada Real por la rúa D. Tomás de Almeida, pasamos por debajo de la vía del tren y antes de entrar en la N-10 encontramos la capilla de Nossa Senhora da Conceiçao do Portal (s. XVI, con la curiosidad de la aparente incoherencia entre el exterior y el interior).

De nuevo tomamos la N-10 en dirección Vila Franca de Xira -debe su denominación a que fue fundada por colonos francos-, con redoblada atención al tráfico. Pasamos por: Campo da Feira, plaza de Toiros Palha Blanco, rúa 1º de Dezembro, cruzamos la vía férrea y el Jardín Municipal que atravesamos hasta el final.

Siguiendo la variante que pasa bajo el puente Marechal Carmona llegamos a la rotonda que nos da acceso a la A-1.

Por el frente de la rotonda vamos en dirección Castanheira do Ribatejo por la N-10. Pasado el supermercado torcemos a la derecha, abandonamos la N-10, bajamos hasta la línea férrea por debajo de la A-1. Vamos al apeadero de Castanheira do Ribatejo y un cruce posterior nos lleva, por la derecha, hasta Vala do Carregado.

Una vez pasada la estación de tren de esa localidad vamos por la izquierda hasta un puente, que atravesamos en dirección a la Central Termoeléctrica de Carregado. Hemos de continuar siempre de frente, por el arcén de la izquierda hasta encontrar la EN-3; la atravesamos para entrar en Vila Nova da Rainha, donde podemos hacer un alto en el área de descanso.

Atravesamos el puente de piedra que cruza, a la vez, los ríos Alenquer y Ota, seguimos la calle principal hasta la EN-3, caminamos hacia a Azambuja por su largo arcén.

En la entrada de la villa, a nuestra izquierda, observamos el mojón indicador de la Vila de Azambuja. Pasamos por la plaza de toros, rúa José Ramos Vides, seguimos por la rúa Eng. Moniz Maia hasta la plaza del Municipio donde se encuentra la Iglesia de Nossa Senhora da Assunção y el Pelourinho, ambos monumentos del s. XVI.

Etapa 3. Azambuja – Santarém (32 kms.)



Iniciamos nuestra tercera etapa dejando Azambuja, y lo hacemos saliendo de la plaza del Municipio; rúa Víctor Cordón, rúa Conselheiro de Arauca hasta la N-3; estación de tren.Vamos en dirección Vala da Azambuja por carretera alquitranada.

Pasamos por el puente de la zanja y por la izquierda, camino de tierra batida con fragmentos de antigua calzada romana, pues Azambuja es la antigua Oleastrum, que pasa por la Quinta das Quebradas y nos conduce hasta el Campo de Aviación da Azambuja.

Serpenteando, por la izquierda sobre esa carretera alquitranada, llegamos a un camino de tierra batida, que seguimos, hasta el cruce con un nuevo tramo asfaltado; finalmente, giramos a la derecha para entrar en la Quinta do Alqueidão.

Vamos hasta el dique del Tajo, que dejaremos a la derecha en dirección al Reguengo, que atravesamos y seguimos hasta Valada por la carretera que pasa por la Quinta da Mota Frade.

El Camino nos lleva a atravesar Valada por la rúa 1º de Maio, Largo Aves Redol, Largo da Igreja (con la iglesia de Nossa Senhora de la O, de 1528) y seguimos por el dique hasta Porto Mugue.

Atravesamos esta población caminando siempre junto al dique y pasamos por las sucesivas Quintas do Pedroso, das Varandas, do Malpique y da Caneira. Después de esta última, tomaremos un cruce a la izquierda, camino de tierra batida entre viñas hasta llegar a una carretera asfaltada y, por debajo del nuevo puente Salgueiro Maia, nos dirigimos hasta el Aeródromo de Santarém.

Rebasado este, y pasadas las Ómnia por la carretera asfaltada, atravesamos la línea férrea y subimos a Santarém por la Calçada da Junqueira y por la antigua fuente de caños.

Hemos llegado a uno de las localidades históricas de Portugal: castillo, murallas y sus numerosas iglesias dan fe de su rica trayectoria.

Etapa 4. Santarém – Golega (30,5 kms.)

Santarém, situada en lo alto y bañada por el Tajo, es un crisol de culturas, pues dio abrigo a romanos, moros, fue sede templaria y hoy acoge a los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela.

Ya en la ciudad, podemos contemplar las iglesias de Santo Agostinho da Graça (1380) y la iglesia de São João de Alporão (ss. XII-XIII) y seguiremos por la rúa 5 de Outubro hasta Alcaçova.

En Alcaçova bajamos a la ribera por la puerta de Santiago: es el camino que seguían los fieles hasta la iglesia, que quedó destruida en el terremoto de 1755. Podemos contemplar mientras bajamos la iglesia gótica de la Santa Cruz.

Vamos en dirección de Ribeira de Santarém por la rúa Lourenço de Almeida. Atravesamos el pueblo por la rúa do Meio, vía del tren, rúa do Alfageme de Santarém, carretera y puente del Alcouce (s. XIV) y Vala de Alvisquer en dirección a Vale da Figueira.

Entre los campos cultivados do Rossio y por las Quintas da Cruz da Légua y la de Boavista, cruzamos Vale de Figueira por las rúas Campo do Rossio, Alvitejo, Barão de Almeirim, y en la iglesia de São Domingos, veremos que el reloj indica 1861. Si torcemos a la derecha entramos en la rúa do Monteiro que nos lleva en dirección Vale da Carreira y la travesía del río Alviela.

Entramos en tierras cultivadas del Reguengo y, torciendo a la izquierda, recorremos la Quinta da Lezíria hasta la carretera que conduce a Porto das Pereiras. Torcemos a la izquierda, luego a la derecha, entramos en el Campo do Pombalinho, pasamos las ruinas de la Quinta de El Rei y, junto al nuevo puente do Rabo dos Cágados entramos en Azinhaga hasta el Largo da Praça (por las rúas

Cernada da Barca, Calcunha y de São António. En la rúa da Misericordia encontramos el antiguo hospital y albergue y, en la rúa do Espíritu Santo, la Iglesia Matriz (s. XIX) y la capilla del Espíritu Santo (s. XIV), y abandonamos esta pequeña villa.

Nuestro recorrido nos lleva, ahora, a caminar al borde del asfalto, por la N-365; pasamos por la Quinta da Broa y el puente do Almonda hasta Golegã. Y finalmente siguiendo la rúa do Campo llegamos al Largo da Imaculada Conceição, en el que encontramos la iglesia manuelina de Nossa Senhora da Conceiçao, del siglo XIV.

Etapa 5. Golega – Tomar (22 kms.)



Para salir de Colegã recorremos la rúa D. Afonso Henrìques, rúa Casal do Branco y seguimos hacia la Quinta da Cardiga. Caminamos hacia el Casal do Branco, seguimos a São Caetano y entramos en la Quinta da Cardiga (s. XIII), que fue castillo y palacio real. Abandonamos la Cardiga atravesando la Ribeira da Ponte da Pedra.

Pasamos por el lugar do Pedregoso, Quinta da Lameira y llegamos a Vila Nova da Barquinha; en esta vamos por la rúa da Pedregosa, rúa da Cardiga, rúa Salgueiro Maia en la que, con cuidado, atravesamos la línea férrea y entramos en Moita Norte.

Recorremos las rúas Ribeiro Mata y da Escola Nova; atravesamos la rotonda y entramos en el Bairro Santos Gil, teniendo siempre Atalaia al frente. Entramos en este pueblo por la rúa D. Afonso Henriques, rúa Paulino José Correia. En el cruce de la Junta de la Freguesía da Atalaia tomamos la derecha por la N-110 y poco después pasamos por la iglesia de Atalaia, que mandó construir D. Pedro de Menezes en 1528.

Al salir de Atalaia por la N-110 tomamos la derecha hacia el camino forestal y seguimos por un enorme eucaliptal hasta Vale do Grau y la travesía de la Ribeira de Tancos. Desde aquí subimos al Grau; recorremos la rúa Nossa Senhora dos Caminhos y seguimos hacia la Asseiceira, la cual atravesamos por la rúa Duque da Terceira, rúa Dr. Avelino Ribeiro, rúa Dr. Carmo N. Ferreira y salimos en dirección a la Guerreira (Santa Cita) por la N-110.

Caminamos por la N-110 hasta la segunda rotonda y vamos en dirección a la Estación por el puente del tren y torcemos a la derecha por el camino sobre el canal de la EPAL, el cual va paralelo al tren hasta la antigua Fábrica de la Resina; a continuación torcemos a derecha e izquierda por la N-110. Vamos hasta Tomar pasando por São Lourenço, donde encontramos su fuente, la Capela (1518) y el Padrão de D. João I (s. XVI), y entramos en seguida en Tomar.

Etapa 6. Tomar – Alvaiazere (32 kms.)

Después del Padrão de D. Sebastião (s. XVI) seguimos a la derecha por la rúa paralela al tren (rúa António Joaquim de Araújo), y continuamos hasta el Largo da Várzea Grande donde encontramos la iglesia y el convento de São Francisco (s. XVII), y seguimos a la Avenida General Bernardo Faria, rúa de la Infantaria 11, rúa Silva Magalhães, hasta la plaza de la República con la estatua de D. Gualdim Pais, primer maestre de la Orden del Temple en Portugal y, a nuestra derecha, la iglesia de São João Baptista (s. XIV).

Torcemos a la derecha hacia la rúa Serpa Pinto que nos lleva al puente sobre el río Nabão, seguimos por la rúa dos Voluntários da República, rúa de Coimbra; luego a la izquierda hacia la Travessa Frei João Claro y, al final a la derecha, rúa Egas Moniz, plaza de toros, rúa António Duarte Faustino a la izquierda hasta el puente de Peniche.

Continuamos por el antiguo camino medieval y por el Alto da Chocalheira, Outeiro do Prado, llegamos a Casais y enseguida a Soianda. Desde este antiguo lugar seguimos por Calvinos y Chãos de Eiras y desde aquí por el camino de la Ribeira de Ceras hasta el puente de Ceras, antiguo punto de cruce del regato. Aquí nos desviamos del camino medieval y seguimos por la vía romana, que nos lleva al alto y al lugar de Espanha; continuamos recorriendo los lugares de Portela de Vila Verde, Daporta y Venda dos Tremouços, donde torcemos a la derecha y poco después a la izquierda (en el generador de la EDP). Seguimos por el camino forestal, pasamos la Quinta do Tojal y llegamos al cruce de la N-110 con la M-346.

Seguimos durante tres kilómetros la N-110 hasta Cortiça, en donde doblamos a la derecha hacia Outeiro da Cotovia, y ahí torcemos a la izquierda, y seguimos hasta Alvaiazere pasando por Outerinho, Feteiras, Vila Nova, Casal Novo, Seiceira y llegamos a Alvaiazere por la N-519, y entramos en la rúa José Augusto Martins Rancel que nos lleva al Largo da Igreja (s. XIV).

Etapa 7. Alvaiazere – Rabaçal (33 kms.)



Para salir de Colegã recorremos la rúa D. Afonso Henrìques, rúa Casal do Branco y seguimos hacia la Quinta da Cardiga. Caminamos hacia el Casal do Branco, seguimos a São Caetano y entramos en la Quinta da Cardiga (s. XIII), que fue castillo y palacio real. Abandonamos la Cardiga atravesando la Ribeira da Ponte da Pedra.

Pasamos por el lugar do Pedregoso, Quinta da Lameira y llegamos a Vila Nova da Barquinha; en esta vamos por la rúa da Pedregosa, rúa da Cardiga, rúa Salgueiro Maia en la que, con cuidado, atravesamos la línea férrea y entramos en Moita Norte.

Recorremos las rúas Ribeiro Mata y da Escola Nova; atravesamos la rotonda y entramos en el Bairro Santos Gil, teniendo siempre Atalaia al frente. Entramos en este pueblo por la rúa D. Afonso Henriques, rúa Paulino José Correia. En el cruce de la Junta de la Freguesía da Atalaia tomamos la derecha por la N-110 y poco después pasamos por la iglesia de Atalaia, que mandó construir D. Pedro de Menezes en 1528.

Al salir de Atalaia por la N-110 tomamos la derecha hacia el camino forestal y seguimos por un enorme eucaliptal hasta Vale do Grau y la travesía de la Ribeira de Tancos. Desde aquí subimos al Grau; recorremos la rúa Nossa Senhora dos Caminhos y seguimos hacia la Asseiceira, la cual atravesamos por la rúa Duque da Terceira, rúa Dr. Avelino Ribeiro, rúa Dr. Carmo N. Ferreira y salimos en dirección a la Guerreira (Santa Cita) por la N-110.

Caminamos por la N-110 hasta la segunda rotonda y vamos en dirección a la Estación por el puente del tren y torcemos a la derecha por el camino sobre el canal de la EPAL, el cual va paralelo al tren hasta la antigua Fábrica de la Resina; a continuación torcemos a derecha e izquierda por la N-110. Vamos hasta Tomar pasando por São Lourenço, donde encontramos su fuente, la Capela (1518) y el Padrão de D. João I (s. XVI), y entramos en seguida en Tomar.

Etapa 8. Rabaçal – Cernache (18,5 kms.)

Salimos desde la iglesia atravesando la localidad por su rúa Principal (N- 348), recorrido en el que veremos dos hermosas capillas, antes de salir de Rabaçal. Continuamos por la derecha, entre terrenos parcelados por muros, vamos al encuentro de la vía romana hasta llegar a Zambujal, Fonte Coberta y Casas do Poço.

A mitad de la cuesta y en paralelo al río de Mouros llegamos a la ciudad romana de Conímbriga.

Una vez más el Camino sigue, en algunos pequeños tramos, el trazado dejado por los romanos; pero en el caso de Conímbriga podemos ver también la estructura de toda una ciudad: muros y columnas que aún siguen en pie y pavimentos que evidencian un rico pasado.

Nos alejamos de Conímbriga y avanzamos superando Condeixa a Velha para, posteriormente, pasar por Atadoa, Avessada, Orelhudo y Casconha.

Finalmente entramos en Cernache después de pasar por el puente sobre el IC-2, y por la rúa da Cruz hasta el Largo da Praça. Aquí, aunque fuera del camino y a nuestra izquierda, podremos visitar la Iglesia parroquial (s. XIII).

Etapa 9. Cernache – Mealhada (39,5 kms.)



Salimos por el Largo da Praça hacia Coimbra por la rúa do Cabo. Rúa 1º de Maio en dirección al pequeño lugar de Pousada. Paso por la vía romana, donde encontramos una pequeña capilla dedicada a São Pedro.

Recorremos el Outeiro Negro, Palheira, Cruz de Morouços. Atravesamos el IC-2 por el puente; entramos en la rúa do Comareiro, torcemos a la derecha hacia la Cruz de Morouços, atravesamos el IC-2 por el puente y entramos en la rúa do Comareiro; torcemos a la derecha hacia la rúa do Alem, Largo da Capela e iniciamos la bajada hacia el Bordalo por el Miradouro Celestino Augusto Gomes.

Desde el Bordalo, adonde llegamos por la rúa Porta do Bordalo, seguimos hacia Mesura, recorremos la rúa Central de Mesura, Largo Almas de Freire y llegamos al alto de Santa Clara por la rúa Rui Braga Carrington da Costa y bajamos hacia el convento de Santa Clara, donde encontramos el túmulo da Rainha Santa Isabel, esposa de D. Diniz. Por la Calçada de Santa Isabel descendemos hacia el puente sobre el Mondego, caminando junto al convento de São Francisco.

Coimbra: Ya en la ciudad, atravesamos el Largo da Portagem por la rúa Adro de Cima y encontramos la iglesia de São Bartolomeu (s. X), Praça do Comercio, Praça Velha; a la izquierda el antiguo Hospital Real (s. XVI) y, poco más allá, podemos contemplar la iglesia de Santiago (s. XII). Caminamos ahora por rúa Avelino Veiga hasta el Largo Paço do Conde y, siempre de frente en dirección al Mondego, pasamos por la puerta de la estación de ferrocarril y, doblando a la derecha, acompañamos al río hasta salir de la ciudad.

Atravesamos la rotonda nueva y, pasada esta, a la derecha tomamos la carretera que conduce a Vala do Norte hasta el puente que nos lleva a Adémia de Baixo. Seguimos la carretera de Fornos y, un poco antes de esa localidad, subimos en dirección a Cioga do Monte por la rúa Leonor Soares, rúa Senhor da Rua, Largo de Santo António, rúa de Santo António y rúa do Calço, que nos sitúa en el camino de Trouxemil.

Llegamos a Trouxemil por la rúa das Almas; en el crucero tomamos a la derecha hacia la rúa da Fonte Grande hasta el Largo 5 de Outubro. En el Largo torcemos a la izquierda, hacia la rúa Nosso Senhor do Aflitos en dirección a Adôes; lo atravesamos por la rúa da Sobreira y rúa das Chãs; entramos en el Sargento Mor, que atravesamos por la Estrada do Cameirão; seguimos por la izquierda, por la rúa Principal, pasamos ante la iglesia de São José y, finalmente, salimos por la rúa da Fonte en dirección a la N-10 que nos conduce hasta Santa Luzia.

Pasando Santa Luzia atravesamos la N-10 y entramos en el Carqueijo; lo recorremos por la rúa Principal, al final atravesamos la N-10 y seguimos en dirección al Vale do Espinhero y Lendiosa, después de cruzar el puente sobre el tren.

A la entrada de Lendiosa torcemos a la derecha por la rúa da Arroncheta, Largo de Santo André, con su vieja capilla; giramos a la derecha por la rúa da Arruiva y salimos en dirección a Mealhada. La cruzamos y, antes del puente de la Ribeira da Lendiosa, vamos por la izquierda, entre pequeñas parcelas y por un terreno embarrado, y por el puente da Ribeira de Lendiosa llegamos a Mealhada.

Etapa 10. Mealhada – Águeda (31 kms.)

Pasamos el puente sobre el tren,tomamos por la izquierda la rúa Dr.Manuel Louzada, y por la derecha lasrúas Vizconde de Valdoeiro, rúa Dr.José Corveira Lebre y rúa Dr. Costa Simões y salimos por el Largo dosChafarizes, nos vamos de Mealhada.

Atravesamos la N-10 y, por el camino peatonal del lado derecho, torcemos posteriormente a la derecha dirección Sernadelo, seguimos hacia Alpalhão.

Desde ahí hacia Aguim por el camino antiguo; vamos después en dirección a Anadia, donde entramos por el Parque Deportivo y pasamos la rotonda por la izquierda. Pasamos junto al cementerio da Anadia y vamos hacia Arcos; dejamos a la derecha el hospital da Anadia y la rúa que nos lleva al santuario de Nossa Senhora das Febres, e iniciamos la bajada a Arcos, donde entramos por la rúa das Cavadas, Largo da Cancella, con la iglesia a la izquierda, rúa de Tras y a continuación, por la izquierda, rúa da Calçada.

Llegamos a Alfeólas por el puente y recorremos la rúa Marquês da Graciosa y la rúa do Cabecinho. Al final de esta atravesamos la N-28 y torcemos a la izquierda. Un centenar de metros más adelante giramos hacia la derecha, pasamos Gandra y Cavadas hasta Avelâs.

Entramos en Avelãs do Caminho, pasamos el crucero antes del puente. Por la derecha hacia la Travessa del Largo dos Andores, Largo dos Andores (tras la iglesia), rúa Fonte do Sobreiro y volvemos a atravesar la N-10 y salimos por la rúa dos Combatentes.

Pasamos São João da Azenha con su pequeña capilla, atravesamos el Largo en dirección a Aguada de Baixo, localidad en la que caminaremos por la rúa Alto da Póvoa, Largo do Cruzeiro y rúa Dr. Cura Rachão; atravesamos la carretera que une Oliveira do Bairro con la entrada a la zona industrial de Águeda y entramos en Lendiosa. Seguimos a la derecha después del acceso a ese lugar y al final de ese tramo asfaltado y, por la derecha pasando bajo la IC-2 por la rotonda, torcemos a la izquierda hacia la zona industrial de Águeda Sul.

Después de atravesar ese polígono de naves empresariales, llegamos, por la derecha a Brejo (Carrasqueira); recorremos la rúa Nova de Brejo, por la izquierda vamos a la rúa Chão da Moita, e iniciamos la bajada al Sardâo pasando por la fuente do Atalho.

Entramos en Sardão, recorremos la rúa Dr. António Breda; salimos por el parque ‘das merendas’ y por debajo del acceso al nuevo puente del río. Atravesamos el puente hacia el Largo Elizeu Sucena y llegamos a Águeda.

Etapa 11. Águeda – Albergaria a Velhan (19,5 kms.)



Salimos de Águeda en dirección a Paredes por la rúa 5 de Outubro, pasando el Largo Senhora da Boa Morte.

Un crucero a nuestra derecha y encontramos Paredes y el Largo da Ajuda. Rúa Anunciação Helena y, por la derecha, torcemos a la rúa do Ribeiro que nos lleva a la vía del tren; la atravesamos y seguimos por la rúa Vale D’Erva, doblamos hacia la rúa do Portinho, que nos lleva, en subida, a caminar pasando por la zona industrial y comercial de Mourisaca do Vouga.

Entramos en ella y recorremos a rúa da Liberdade y rúa 25 de Abril, en cuyo final y por el semáforo atravesamos el IC-2 / N-1 hacia Pedacães.

Bajando hacia el puente do Marnel atravesamos dicha construcción medieval; torcemos a la izquierda, pasamos bajo el puente de la N-1 y doblamos a la izquierda para pasar delante de la iglesia y cementerio de Lamas do Vouga; ahí encontramos la Estrada Real que seguimos hasta el Puente sobre el río Vouga.

Nuestro recorrido nos lleva a pasar por el Pontilhão, superamos esta localidad, y seguimos hacia Lameiro y desde aquí a Serém de Cima. Una vez más, recorremos la Estrada Real y la rúa Central por el antiguo camino y, al abrigo de eucaliptos de reciente plantación vamos a Albergaria A Velha adonde entramos por Asseilhó.

Etapa corta que nos permitirá descansar, pues ya llegamos a Albergaria a Velha. Atravesamos el puente del IP-5, seguimos por la rúa D. Diniz hasta la Rotonda de Assilhó, subimos por la rúa do Cruzeiro, pasamos delante de la iglesia de São José, rúa de São José y llegamos al Largo da Misericórdia.

Etapa 12. Albergaira – Oliveira de Azeméis (23 kms.)

Dejamos Albergaria a Velha dirigiéndonos al final de la avenida Máximo Albuquerque, por la rotonda seguimos a la izquierda por un camino entre muros que nos lleva a la rúa Gonzalo Eriz; pasamos por la Iglesia Matriz y por los Bombeiros Voluntários. Torcemos a la izquierda hacia la rúa Alexandre de Albuquerque que nos saca de la población en dirección al Santuario da Senhora do Socorro.

Un centenar de metros más adelante entramos en el camino que nos lleva a Albergaria A Nova. Acometemos la rúa Velha hasta el final, doblamos a la derecha por la N-10; por la izquierda atravesamos Escusa, Outerinho, Coche, Curval y llegamos al Pinheiro da Bemposta. Recorremos la rúa dos Soares, atravesamos la línea del tren y llegamos al Largo do Cruzeiro. Subimos, por la izquierda, a la rúa Dr. D. José Pereira Tavares, Largo do Cruzeirinho y Largo das Vendas. Cruzamos el IC-2 / N-1 y entramos en Bemposta.

Continuamos por Besteiros y, junto a la línea férrea de la Póvoa, seguimos el viejo camino medieval; pasamos el antiguo puente del Sr. Da Ponte y la rúa del mismo nombre; seguimos hacia Silvares y entramos en Oliveira de Azeméis por el Almeu y recorremos la rúa de ese nombre; rúa da Portela, atravesamos la N-10, rúa do Cruzeiro, rúa António Alegria, rúa Bento Carqueja, en la que encontramos la Iglesia Matriz y un solitario mojón de la Xunta de Galicia en el jardín frontero.

Etapa 13. Oliveira de Azeméis – Grijo (33,5 kms.)



Reemprendemos el camino, desde la Iglesia Matriz seguimos por la rúa Bento Carqueja, rúa Cimo o rúa da Industria. Y vamos hacia Santiago de Riba de Ul entre muros y caminos antiguos.

Pasamos el puente del tren en dirección a Cucujães por el puente del Salgueiro donde torcemos a la derecha. A nuestra izquierda dejaremos el convento de Cucujães y entramos en el Ferral donde dejamos la carretera asfaltada y subimos al Couto por la calzada.

Bajamos al puente medieval y subimos a la Faria de Cima. Allí torcemos a la izquierda por la rúa de Cucujães; pasamos al Largo da Senhora dos Milagres, seguimos por la avenida Doctor Renato Araujo hasta la segunda rotonda en la que, por la derecha y siguiendo la rúa Padre António Maria Pinho llegamos a la iglesia Matriz de São Joâo da Madeira; por la izquierda, caminamos por la, rúa Visconde de São Joâo da Madeira hasta el Largo Luis Ribeiro. Rúa Oliveira Júnior nos lleva a ver las antiguas instalaciones da Oliva, donde doblamos a la izquierda por la rúa da Fundição y salimos por la rúa da Vázea en dirección a Arrifana.

Pasamos la capilla de Nossa Senhora de la O y llegamos al Largo de la Iglesia; lo atravesamos y subimos por la derecha, a través de rúas y travesías que mezclan el antiguo caserío con casas nuevas, hasta que salimos por la rúa da Fonte do Coelho; esta nos lleva a Infesas, en cuyo final torcemos a la derecha por la nueva urbanización que nos conduce al IC-2 / N-10 hasta Malaposta.

Pasada la localidad de Malaposta seguimos a la derecha por la antigua calzada romana (también denominada Estrada Real) de Souto Redondo, por Airas, Carvalhosa, Monte Grande hasta alcanzar Lourosa –cuyo sonoro nombre parece tener su origen en la palabra ‘laurel’; en las proximidades, en Fiães, se alza el castro romano de Langobriga, no está en nuestra ruta, y tendríamos que desviarnos para poderlo visitar.

Entramos en el IC-2 / N-10 y, al cabo de unos centenares de metros, entramos en Ordem por su vía principal. Casi al final torcemos a la izquierda, atravesamos el IC-2 y continuamos por Ermil y Goda.

A la entrada de Pousadela giramos a la derecha en dirección a Loureiro de Baixo, Santa Rita, hasta llegar a Grijó: rúa do Ermo, rúa Cardoso Pinto hasta el antiguo Mosteiro de Grijó (s. XIII) donde Confalonieri, el peregrino cuyos pasos seguimos, pernoctó en 1594.

Etapa 14. Grijó – Oporto (23,5 kms.)

Salimos de Grijó por el final del Largo y muro del monasterio vamos, por la derecha, a la rúa da Guarda, en dirección a Sermonde, Asperela y Perosinho.

Atravesamos la Serra dos Negrelos por la calzada del camino antiguo hacia Rechousa. Seguimos a la izquierda por la rúa da Rechousa y rúa Alto das Torres.

Entramos en Vila Nova de Gaia por la rúa Soares dos Reis, prosiguiendo por esta después de atravesar la avenida da República; descenso y recorrido de las rúas General Torres, rúa Fervença a la izquierda y, más adelante por la derecha, rúa Particular. En la rúa Rocha Leâo seguimos a la izquierda pasando junto al paso superior del puente D. Luis y bajamos al pie de la sierra del Pilar por la rúa do Casino da Ponte hasta rúa Cabo Simâo donde torcemos a la izquierda hasta el paso inferior del puente D. Luis.

Atravesamos ese puente y entramos en Oporto. Seguimos por la izquierda por el Cais da Ribeira hasta la plaza que separa aquel del Cais da Estiva. Torcemos a la derecha y subimos a la rúa dos Mercaderes hasta la rúa da Bainharia donde, por la derecha, confluye el trazado, de aquellos que inician su peregrinación en la catedral -Sé- de Oporto. La gran ciudad nos ofrece más de un alojamiento y muchos monumentos que visitar.

Etapa 15. Oporto – Vilarinho (36,9 kms.)



Oporto, gran metrópoli, monumental y colorista, que nos ha brindado la posibilidad de recorrer su centro histórico, visitar sus templos y también, callejear por la ribera de su río; ahora al reiniciar la marcha volveremos, por momentos, a la soledad de los caminos.

A partir de aquí seremos más en la ruta, pues muchos peregrinos inician su caminar en la portuguesa ciudad del Duero. Pasaremos ante la iglesia de São Lorenzo -siempre que partamos de la rúa da Bainharia, donde se juntan los caminos de quienes salen de la catedral de Oporto con el de los que vienen del sur-. Cruzamos rúa Mouzinho da Silveira y el Largo de São Domingos, seguimos por la rúa das Flores hasta encontrar, a nuestra izquierda, la rúa de Ferraz. Subimos hasta la rúa Vitória, doblamos a la derecha por la rúa dos Caldeireiros y llegamos al Campo dos Mártires da Pátria, en la Cordoaria.

Cruzamos el Largo; iglesia do Carmo, rúa de Cedofeita hasta la capilla da Ramada Alta. Por la izquierda, rúa 9 de Julho hacia Carvalhido, Monte dos Burgos y Padrào da Légua, donde confluía el trayecto de las dos antiguas vías romanas que salían de Oporto hacia el norte. Pasamos Custóias Gondivai, Araújo y Custió. Después del crucero junto a la capilla do Araújo debemos optar por uno de los dos puentes sobre el río Leça:

-Puente de Moreira: de frente hasta la EN-13 hasta Soutelo, donde la dejamos para seguir hacia Garrapata.

Puente romano de Barreiros, o de la Azenha: tomamos un caminito detrás del crucero (Travessa D. Frei Manuel Almeida de Vasconcelos), que va a dar a la rúa Sousa Prata, la cual nos conduce al puente; seguimos hasta el cruce (peligroso) de la EN-13 Via Norte.

Subimos a la iglesia de Nosso Senhor do Bom Despacho, pasamos Junta da Maia y el Zoo. Contorneamos la parroquia de Maia y, por detrás, bajamos por la izquierda por la rúa do Pinha en el lugar de Recamunde. Pasamos, sucesivamente, por Real, Calçada de Real y rúa de Real; llegamos al cruce de la carretera que viene de Maia; seguimos por la rúa José Moreira da Silva, alcanzamos el Largo de la capilla de Santo António na Guarda.

Seguimos, a la izquierda, por rúa Adelino Amaro da Costa, cruzamos la carretera que viene de Ermesinde hacia Pedras Rubras y entramos en Germunde. Atravesamos la localidad para, posteriormente, ir recorriendo: Outeiro, Barranha y guiarnos con las indicaciones de Vila do Conde.

Al llegar a Padinho, muy cerca de la parroquia de Vilar de Pinheiro, torcemos a la derecha hacia Lameira donde pasamos por la feria de Mosteiró y encontramos, a continuación, el puente sobre el regato del mismo nombre. Seguimos siempre de frente hasta Garrapata.

Por la N-306 y a través de Rochio, Joudina, Vairão, Fajozes vamos hasta Vilarinho, en la que entramos por rúa de Fontedeiros.

Etapa 16. Vilarinho – Barcelos (16,4 kms.)

Atravesada Vilarinho por la rúa da Ponte de Ave. Bajamos hasta cruzar el puente D. Zameiro. Subimos, pasamos el Largo de Nossa Señora Da Ajuda hasta la asfaltada N-306 que viene del puente nuevo; vamos por la derecha hasta el cruce Parada y V.N. Famalicâo y, de nuevo, a nuestra derecha sale la rúa das Camélias que seguimos hasta la capilla de São Mamede. Pasamos por detrás del templo para, seguidamente, torcer a la derecha hasta la “Calçada da Estalagem” y la antigua “Estalagem das Pulgas”

Estamos en la parte trasera del Mosteiro de São Simâo da Junqueira.

Después de la antigua hospedería vamos de frente, pasamos el puente de Arcos; a la izquierda, junto a la parroquia de Arcos, continuamos por la izquierda hacia Agoladas. Delante encontramos la carretera que va de Povoa a V.N. Famalicão. Seguimos un centenar de metros por la izquierda.

Pasamos Borgoña y llegamos a la iglesia románica de São Pedro de Rates. Nos alejamos de ella por la rúa Directa; pasamos la capilla de São António, torcemos a la derecha por rúa da Ponte do Burrinho para avanzar en dirección a Baixa da Mulher Morta.

Continuamos nuestra ruta y vamos pasando pueblos: Lameiro, Reguengo y Vilar.

A la salida de este seguimos de frente rumbo a Ferrado, donde el camino antiguo fue tapado por la construcción de un muro privado. Lo contorneamos y, encontramos una carretera asfaltada donde, torcemos a la derecha para llegar hasta Real de Cima; le sigue Real de Baixo (con hay una capilla de Nossa Senhora rematada por una cruz de Santiago). Como podemos observar, una imagen que una vez y otra nos recuerda nuestra meta, a la vez que refuerza la tradición de esta ruta milenaria.

Un poco más adelante giramos a la derecha hasta la N-306, por la que seguimos y pasamos Chouzelas, Rua Nova y Silgueiros.

Estamos llegando al km 57 donde hemos de caminar hacia la izquierda por la calzada que nos conduce hasta la parroquia de Pereira. A partir de aquí seguimos por la M-555, pasando sucesivamente por las localidades de: Pontegãos, Monte de Cima, Fulões, Carvalhal, Vila Chã, Porto Barreiro, Santa Cruz y Mereces hasta Barcelinhos.

Dejando atrás Barcelinhos, entramos en Barcelos, nuestro destino de hoy, por el bonito puente medieval (s. XIV).

Etapa 17. Barcelos – Ponte de Lima (33,6 kms.)

Para recorrer Barcelos pasamos, sucesivamente, las calles Fernão de Magalhães, Largo D. António Barroso, Infante D. Enrique, António Barroso, Largo da Porta Nova, avenida da Liberdade, Campo da república, avenida dos Combatentes da Grande Guerra, avenida de Nuno Álvares Pereira y avenida Paulo Felisberto.

Seguimos por la N-204 hasta Faial, donde torcemos a la izquierda hasta Vila Boa y llegamos hasta la capilla do Espíritu Santo (s. XVI).

Atravesamos la vía del tren, bajamos hasta el puente, torcemos a la izquierda por la capilla de São Sebastiâo del siglo XVIII y por la capilla de Santa Cruz (s. XIX) en el lugar de Lijó.

Pasado el campo de fútbol hay una bifurcación: seguimos de frente hacia Gãndara.

Subimos por un camino de tierra hacia Sabatiz y Tamel (São Pedro Fins). Primer cruce a la izquierda hacia Souto do Rato y, en el siguiente, a la derecha hasta el cruce con la N-543. Vamos hasta la EN-204. A la derecha queda la parroquia y a la izquierda el crucero da Senhora da Portela. En ese lugar vamos por la N-549 y, antes del muro, por la derecha, pasamos tras la estación de Tamel y por el frente de la iglesia.

Cruzamos la vía del tren y vamos a Aborim y, por la N-549 y una vez pasado un crucero llegamos a Ponte das Tábuas (s. XII).

Pasado el puente, a la derecha y junto a la N-204 caminamos bajo los restos de la calzada antigua. Más allá del cruce de las carreteras N-204 y N-308 encontramos la capilla de São Bento de Balugães. N-204 adelante hasta la iglesia y crucero de São Sebastião, torcemos a la izquierda y por Fonte de Cal, Outeiro, Vilhadiz, Rocha, Gramal, Reborido y, en la salida hacia Portela (Vitorino de Piães) subimos por el camino que nos lleva al alto da Albergaria.

Por un suelo empedrado vamos a la M-1259; ahí giramos a la derecha y, 50 metros más adelante, de nuevo a la izquierda para llegar a la capilla de São Sebatiâo.

Avanzamos, vemos un crucero, y a la izquierda del cruce siguiente subimos a Casa das Torres (s. XVIII) en Facha. Pasamos otro crucero, con un Cristo, capilla de San António, un crucero más y Sobreiro, desde donde bajamos, entre muros, hasta la N-203.

Atravesamos Campo Novo (Seara), Anta, Bouça, Paço, Pregal, Pedrosa (iglesia de São Francisco) y Barros. Después cruzamos el puente de Nossa Senhora das Neves; vemos la capilla de esa advocación y su crucero del siglo XVII.

Flanqueados por muros pasamos bajo el acceso al puente sobre el Lima y llegamos a la iglesia de Nossa Senhora da Guía, ya en Ponte de Lima, en el inicio de la avenida de los Plátanos.

Etapa 18. Ponte de Lima – Rubiales (22,1 kms.)



Nos vamos de Ponte de Lima, y lo hacemos saliendo por el Largo Luís de Camões y atravesamos el majestuoso puente romano-gótico. Iglesia de São António da Torre, frente a la capilla do Amjo da Guarda.

Vamos a Arcozelo y a la iglesia de Santa Marinha, pasando por los caminos de tierra y piedras y los, a veces, embarrados de Cancelinhas.

Desde la iglesia bajamos para atravesar el puente da Geira, sobre el río Labruja, y estamos en el Regatal.

Después de Cerdeira seguimos las flechas bajo la autopista y no vamos a Borralho con lo que evitamos la N 306. A través de la sierra pasamos por Mouro y Salgueiro, donde cruzamos de nuevo el río por el puente do Arco. A trescientos metros vemos la capilla de São Sebastiâo y un poco más adelante el oratorio de Nossa Senhora da Guia y llegamos a Codeçal, donde podemos admirar la hermosísima capilla de Nossa Senhora das Neves y su crucero en el atrio. Seguimos subiendo en dirección Labruja y, a través de un ámbito muy rural, por Balada. Dejamos la Iglesia Matriz dedicada a São Cristovâo a la derecha y continuamos hacia Vinhó donde encontramos la mítica Fonte das tres Bicas.

Iniciamos la subida hasta las proximidades de la capilla de Sant’Ana pasando Bandeira y Olival. Iniciamos una fuerte ascensión hasta la cumbre en la Portela Grande, no sin encontrar antes la Cruz dos Franceses o Cruz dos Mortos.

En lo más alto de la sierra pasamos junto a la casa del guarda-forestal, bajamos a Cabanas y en Tapada da Giesta encontramos un grupo de molinos perfectamente conservados.

Seguimos hasta alcanzar Agualonga, atravesamos un viejo puente, llegamos a la capilla de São Roque y volvemos a caminar sobre la calzada romana; la seguimos hasta que nos encontramos la iglesia románica de Rubiães, en cuyo atrio se yergue un “miliario” de Caracalla.

Etapa 19. Rubiales – Valença do Minho (17,8 kms.)

Dejamos Rubiães, recorremos una centena de metros por la EN y llegamos al puente romano del mismo nombre. Atravesamos la Ponte Nova y seguimos hacia Couto das cabras donde encontramos la M-1064.

Por Chã das Feijoeiras y Pecene llegamos a São Bento da Porta Aberta. Por detrás de la iglesia y por terreno montañoso vamos en dirección a Gontomil, donde encontramos las ruinas de la capilla de Nossa Senhora da Guia.

Más adelante, vamos pasando por: Contensa, Carcavelhe, Pereira –con el ‘Senhor dos Caminhos’-, Fontoura, en cuyo lugar de Bárrio damos con la capilla del Senhor dos Aflitos y un hermoso crucero del siglo XVIII con los símbolos de Santiago.

Vamos a Paços y dejando detrás un crucero llegamos a Ponte Pedreira y al lugar de ese nombre. Pasado el puente cruzamos la carretera y subimos por una calzada.

Después del regato llegamos a Tuído. Atravesamos la N-13 y encontramos una calle que nos lleva a Conguedo y a Albergaria, en Arão.

Pasamos Favais y Troias sobre la N-13 hasta Valença. Tras pasar bajo el trazado del tren atravesamos el Largo da Trapicheira, dejamos la Fortaleza a la izquierda y bajamos al Puente Internacional para atravesar el Miño.

Etapa 20. Valença do Minho – Redondela (31,5 kms.)



Tomando el Puente Internacional como punto de partida, lo cruzamos y en la gasolinera bajamos por la derecha hacia el Miño hasta el embarcadero de Lavacuncas o Puerto de la Fábrica; esta era la entrada fluvial de los peregrinos en Tui, antes de la construcción del puente; es verdaderamente el ‘punto cero’ del Camino Portugués en Galicia.

Entramos en el casco viejo de Tui por el antiguo Camiño da Barca hasta la Catedral; una vez abandonada esta bajamos, sucesivamente, por los conventos de las Clarisas de clausura y, en dirección norte bajo un pasadizo inferior, los de Santo Domingo y San Bartolomé; este último el más antiguo de Tui.

Por el valle del río Miño nos dirigimos al puente medieval conocido como Ponte da Veiga; un poco antes y sin cruzarlo torcemos a la izquierda y llegamos, entre bosques, a la vía del tren y a la carretera N-550 y, posteriormente, a la capilla de la Virgen del Camino.

Seguimos las flechas amarillas que nos conducen al cruce de los Siete

Caminos y al histórico puente de San Telmo. Merece la pena que nos detengamos en este punto; una sencilla placa recuerda: “Caminante: aquí enfermó de muerte San Telmo, en abril de 1246. Pídele que hable a Dios a favor tuyo”. Es patrón de Tui y de Frómista (Palencia) y murió aquí cuando se dirigía a Compostela.

Caminando entre bosques vamos hacia la Madalena, iglesia de Santa Columba de Ribadelouro; llegamos a otro puente medieval, el de Orbenlle sobre el río Louro. Pasado el puente y con ligera subida para superar el antiguo ‘paso de invierno’ acometemos el polígono industrial de las Gándaras de Budiño.

Vamos avanzando, con paciencia, durante tres kilómetros en recta, sin alternativa ni sombra y, después de la capilla de Nuestra Señora da Guía, entramos en Porriño. Seguimos camino por la rúa de San Sebastián, vemos la capilla de la Madalena y pasamos, también, ante la de las Angustias; conviene estar atentos a las flechas pues la salida es un tanto caótica.

Lo hacemos por la carretera a Redondela, que dejamos pronto, por la izquierda, en dirección a Amieiro Longo.

Seguimos el valle hasta el palacio de Mos y la iglesia de Santa Eulalia de Mos (barroca), uno de los conjuntos emblemáticos del camino portugués. Fuerte subida por la rúa dos Cabaleiros, donde un crucero policromado y siempre florido nos desea un “Buen Camino”

Envueltos en la serenidad del rural gallego llegamos a la capilla de Santiaguiño de Antas donde, a unos trescientos metros y en pleno camino, encontramos una piedra miliaria romana, el Miliario de Vilar de Infesta.

Continuamos hasta el bar Choles; un pinar, o piñeral, envuelve la meseta de Chan das Pipas, que atravesamos para, en fuerte descenso, alcanzar el firme de la N-550 y entrar en Redondela. Caminamos por las rúas Pai Crespo y Queimaliños y llegamos el albergue de peregrinos, nuestra meta por hoy.

Etapa 21. Redondela – Pontevedra (15,5 kms.)

Abandonamos Redondela, desde el albergue, cruzando la plaza de la Alfóndiga, iglesia de Santiago, rúas do Cruceiro, da Picota, capilla de Santa María. Pasamos al otro lado de la N-550 y salimos de Redondela.

Un pequeño puente sobre el río Raxeiro y sobre el tren, y estamos en Cesantes. Si torcemos a la izquierda atravesamos una “fraga” (zona de bosque de varias especies) hasta alcanzar la rúa do Areeiro y atravesamos de nuevo la N-550.

Carretera de Viso; subimos, una zona de recreo con mesas de piedra y una fuente de agua buena. Llegamos a lo alto, el Eido dos mouros y, a la izquierda, veremos lo que queda de una Casa de Postas.

Mientras bajamos podemos observar la ría de Vigo y la isla de San Simón. Entramos en Arcade por la N-550, que hemos recorrido durante unos 700 metros. Buenas ostras, en Arcade, e interesante conjunción de arquitectura rural campesina y marinera. Casi sin darnos cuenta, a la salida, llegamos a la histórica ‘Puente Sampayo’ donde el pueblo gallego derrotó a las huestes del mariscal francés Ney. Atravesamos el puente y entramos en la actual: Puentesampaio. A cien metros después del puente y por la empinada rúa do Concello y ante el crucero de Ballota, continuamos hasta otro monumento similar, el de O Souto. Después de atravesar el medieval “Ponte Nova” entramos en uno de los tramos más hermosos, a “Vrea Vella de Canicouba”

Se trata de un antiquísimo camino transitado desde las épocas más remotas y en el que podemos apreciar las profundas marcas de las rodadas de carros en las viejas losas; nos lleva hasta la base del desaparecido crucero de Cacheiro, situado en la confluencia con el camino que seguían los romeros a Nuestra Señora de Amil. Bajamos, siempre rodeados de pinos, hasta los fértiles valles de Alcouce y Boullosa, bordeando las ruinas de otra Casa de Postas; el paisaje se va humanizando.

Al encontrar la carretera que sube a Canicouba cruzamos la que conduce a Santa Marta y, por Santa Columba de Bértola, en las proximidades de la fábrica ‘Sales del Sur’ nos encontramos en los aledaños Santa Marta de Ganderón, transitamos por el valle del Tomeza hasta la humilde capilla de Santa Marta que nos indica el buen camino para llegar, después de caminar, aproximadamente, unos cincuenta metros, a la carretera que va de San Andrés de Figueirido a Pontevedra.

Pobo, Tomeza, Ponte Condesa y Ponte Couto. Atravesamos la carretera de Marcón y entramos en Pontevedra, la antigua Pons Veteris. Después de pasar bajo la vía del tren, por la derecha llegamos al albergue de peregrinos.

Etapa 22. Pontevedra – Caldas de Reis (21,5 kms)



En Pontevedra, saliendo del albergue, tomamos la calle Virgen del Camino hasta su Santuario en la plaza de la Peregrina. A continuación, rúa Soportales, rúa Real hasta el puente del Burgo, en la salida norte de la ciudad.

Pasado el puente, a doscientos metros y a la izquierda, rúa da Santiña. Paralelos al tren hasta Pontecabras, dejando de lado el río Cabras y la fábrica ‘Cros’. Cruzamos la vía del tren por debajo. En suave subida alcanzamos la iglesia de Santa María de Alba, con una imagen del Apóstol en el cementerio contiguo. Estamos cerca del lugar de Goxilde, donde al arzobispo Xelmírez descansó con sus huestes, camino de vuelta a Compostela, después de efectuar el famoso ‘pío latrocinio’ de las reliquias que se conservaban en Braga.

Unos quinientos metros más adelante llegamos al lugar y capilla de San Caetano. Por las aldeas de Liborei y Castrado nos adentramos en el bosque y encontramos una vieja y hermosa ‘pontela’ Un sitio conocido como ‘Pozo Negro’ sobre el regato de ese nombre, e iniciamos una suave subida hasta la línea férrea; la cruzamos y llegamos al Lombo da Maceira y, a continuación, la aldea de San Mauro, donde antiguamente se efectuaba el cambio de cabalgaduras.

Por una carretera solitaria pasamos San Mamed de Portela, con un antiguo crucero que indica el camino correcto. Más adelante nos encontramos con uno de los lugares notables del camino portugués: puente Valbón y el crucero de Amonisa, desde cuyo fuste el apóstol Santiago nos indica la dirección norte mirando hacia Compostela.

Desde el kilómetro 60 podemos observar la iglesia románica de San Martiño de Agudelo. El camino avanza en zig-zag por las invasiones sufridas por pequeños propietarios.

A la altura de Monllo reencontramos la N-550. ¡Ánimo! La capilla de Santa Lucía nos saca de la carretera y nos lleva entre prados y viñedos hasta Tibo, donde encontramos una buena fuente y un estupendo crucero a la salida de la aldea.

Muy cerca de Caldas de Reis nos recibe Santa Mariña de Caldas con su pórtico románico y después de cruzar el puente sobre el Umia nos metemos por la izquierda en el casco viejo de la población. Nuestros pies agradecerán la fuente termal en la que unos leones vomitan sin cesar agua caliente y reparadora.

Etapa 23. Caldas de Reis – Padrón (19,5 kms.)

Ya en Caldas, la hermosa calle Real nos conduce a la ‘Ponte Bermaña’. Más adelante, la capilla de un santo peregrino, San Roque, nos da paso, avanzando unos centenares de metros llegamos al valle de Bermaña. Nos sumergimos en un denso y bucólico bosque con vegetación de ribera.

Cerca del Camino encontramos la iglesia románica de Santa Mariña de Bemil y más adelante, confirmando nuestra dirección correcta, está el solitario lugar de Lavandeira. Un bosque digno de la leyenda del rey Arturo sigue envolviéndonos mientras subimos suavemente hasta el crucero. Ahí una vieja construcción con un reloj de sol nos indica el punto en que cruzamos la N-550. Y de pronto surge el extraordinario conjunto de Santa Mariña de Carracedo.

Seguimos el camino que transcurre ahora junto a la autopista hasta Casal de Eirigo, que cruzamos por un pasadizo elevado, y estamos en las inmediaciones del campo de fútbol de O Pino. Las flechas y un mojón de la Xunta de Galicia nos sitúan en medio de un bosque profundo, en el que el silencio es sólo interrumpido por el canto de los pájaros en la tarde.

Nos acompañan de cerca el río Valga y sus molinos: Xan Gago, do Nabal, de Saleiros… y ya estamos en San Miguel de Valga.

En San Miguel podemos admirar el emblemático conjunto de su iglesia barroca. Rebasada la rectoría entramos, por la izquierda, en el lugar de Cimadevila. Seguimos el Camino Central Portugués, ahora en tierras gallegas, por Fontenlo y Condide. Continuamos por la carretera con un canal a nuestra derecha hasta la restaurada iglesia de San Luis de Cesures. Una gasolinera nos indica el reencuentro con nuestra vieja conocida, la N-550, y ahí vemos, un antiquísimo crucero; un tipo de monumento que jalona todos los caminos de Galicia y, como podemos constatar, sean sobrios o ricos en adornos, constituyen ya una imagen habitual para el caminante y un punto de referencia.

Atravesamos el río Ulla y nos dirigimos a Padrón, por el mismo camino que siguieron los restos del Apóstol en su barca de piedra.

Camino de Feira adelante y al final de una pequeña elevación, encontramos la fuente y el convento del Carmen. Allí está el albergue donde podemos descansar tras esta jornada.

Etapa 24. Padrón – Santiago de Compostela (24,3 kms.)



Salimos de Padrón por la rúa Bordel y muy pronto encontramos la antiquísima colegiata de Iria Flavia. Merece la pena detenerse: de aquí salió el obispo Teodomiro en busca de “unas luces que brillaban en el monte Libredón” en lo que sería más adelante Compostela. Ahí está el hermoso cementerio de Adina, cantado por Rosalía de Castro, y los antiquísimos sepulcros que rodean el templo. A su vera, el busto del escritor Cela en una pequeña alameda. Delante de él están las casas de los canónigos, actualmente la Fundación y Museo de Camilo José Cela. El sepulcro de éste está en el mismo cementerio, bajo un olivo, junto al camino.

Continuamos por Iria entre sus viejas casas, la antigua estación del tren y la casa de los Cela-Trulock. No tenemos alternativa y tenemos que caminar por la N-550. No hay que desesperarse: en el km 88 nos desviamos a Romarís en pleno camino medieval. Recorremos las aldeas que mantienen el sabor de una ruta sagrada en Galicia. El camino entre Padrón y Compostela siempre fue ‘Camino de peregrinación’ ruta de ida y vuelta.

El Camino Portugués y la ruta Rosaliana, constituyen definitivamente un itinerario sentido profundamente por todos aquellos que lo recorren, y también por quienes lo habitan.

Atravesamos aldeas con extraordinario valor etnográfico, Romarís, Rúa, Rueiro, Cambelas, Anteportas, Tarrío, Vilar… para entrar en otro espacio sagrado, Esclavitude, con su fuente milagrosa y ese espléndido ejemplar del barroco que es el Santuario da Esclavitude (ss. XVII-XVIII). Muy cerca, lo que fue una antigua posada sobrevive como taberna que aspira a ser tienda. Un centenar de metros adelante encontramos, entre muros, otra bella iglesia, Santa María de Cruces. Más pinos, más camino de tierra y otra bellísima aldea, Angueira de Suso, a la que llegamos después de descender atravesando la línea férrea. Caminando entre parras entramos en Areal.

A su salida, primero por asfalto y después por un buen camino de tierra desembocamos en la N-550, que recorremos durante unos pocos metros, porque enseguida nos desviamos por la izquierda en dirección al municipio de Teo, a la vista del Pazo de O Faramello (donde los italianos Piombino y Gambino montaron una fábrica de papel en 1710).

Alcanzamos la rúa de Francos por una leve subida, mientras tenemos al lado una calzada romana oculta en el bosque a nuestra izquierda y, enseguida, el albergue de Teo.

En la rúa de Francos encontramos uno de los cruceros más hermosos de Galicia y, por si fuera poco, uno de los lugares emblemáticos de la leyenda jacobea: el Castro Lupario, ahora en fase de recuperación. Ahí la malvada reina Lupa habría atendido a los atribulados discípulos del Apóstol. Sin embargo, nosotros vamos hacia el puente de Pedreira pasando ante una antigua imagen policromada de San Antoniño, en Areeira, en el muro de lo que fue una antigua posada de caminantes y arrieros.

Un aserradero nos sale al paso en la dirección de A Grela, donde el Camino hace zig-zag por el caos producido por la construcción de unos chalets. Se acabaron las pequeñas aldeas y la proximidad de Santiago se hace notar la abundancia de modernas viviendas unifamiliares; pero importa poco ya: estamos cerca de la meta. Rebasamos el Milladoiro por los accesos a un moderno polígono industrial y de nuevo recuperamos el antiguo trazado, entre pinos, hasta Agro dos Monteiros. Dejamos de lado una solitaria subestación eléctrica y de repente, en lo alto, aparece la ciudad del Apóstol con todo su esplendor. Estamos a 250 metros de altura, en Agro dos Monteiros, auténtico Monte do Gozo del Camino Portugués. Nos espera ahí un alegre descenso por más que sea caótico; todas las entradas a Compostela son así.

Seguimos por Santomil y Amanecida, pasamos junto al Hospital Clínico, continuamos por la Choupana y entramos en Santiago de Compostela. La calle Rosalía de Castro nos lleva junto a la Alameda hasta Porta Faxeira, recuerdo de una de las antiguas puertas de la ciudad. Y la rúa dos Francos nos conduce a la catedral. Llegamos. ¡Ultreia!