Días para el próximo año Santo

CAMINO DE SANTIAGO COMPLUTENSE

Introducción:

Sabiendo que el camino de Santiago no es más que una red de caminos enlazados que en algún punto coinciden y nos conducen hasta el sepulcro del Apóstol, el Camino Complutense se propone llegar a Santiago de Compostela saliendo desde la ciudad de Alcalá de Henares. Solo será necesario conducirnos desde Alcalá hasta Segovia, pues a partir de esta ciudad ya existe el camino señalizado hasta Sahagún y desde allí continua por el llamado Camino Francés.




1ª Etapa

Alcalá de Henares - Camarma de Esteruelas.

Son 8 km., de los cuales 3 km. y medio transcurren por la ciudad de Alcalá de Henares.

ITINERARIO

Situándonos en la Plaza de los Santos Niños, donde podemos visitar la Catedral Magistral en la que se encuentran enterrados los niños mártires Justo y Pastor (un importante centro de peregrinación en otros tiempos), saldremos del recinto amurallado de la ciudad por la Puerta de Burgos, situada al lado del convento de las Bernardas en la plaza del Palacio Arzobispal.

Hemos abandonado el "casco histórico" y debemos continuar recto atravesando el Parque O'Donell, teniendo a nuestra izquierda una valla que pertenece a la fábrica de Roca. Cuando termina el parque cruzamos por el puente de hierro para salvar las vías del ferrocarril Madrid-Zaragoza y nos encontramos en el Barrio del Chorrillo. Seguimos recto hasta llegar a una gasolinera en el Barrio de Iviasa. En este punto encontramos el arroyo Camarmilla y siguiéndolo, a pocos metros nos vemos delante de un "cruceiro" situado a la salida de la ciudad y frente a la casa de Galicia. Un poco más adelante giraremos a la izquierda para cruzar la A-2 por encima. Es el único tramo que encierra cierto peligro pues hay que prestar mucha atención a los coches que en ese punto salen de la A-2 en dirección Camarma. Salvando este obstáculo enseguida giramos a la derecha hacia una central eléctrica que dejamos a la derecha. Atravesamos un parque con el Camarmilla de nuevo a la izquierda y las últimas casas del Barrio de Espartales a la derecha, y ya estamos fuera de la ciudad, solo nos quedan 4 kms. y medio para llegar a Camarma.

Después de cruzar la R-2 por un puente y continuando por camino recto y llano sin ninguna dificultad, marcado como vía pecuaria, entramos en la población por el cementerio.

Nuestra primera jornada acaba en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, la cual, merece ser visitada por dentro y por fuera rodeada para disfrutar de la vista de su bello ábside románico en ladrillo.


Propuesta de

ITINERARIO ALTERNATIVO

en el casco urbano de Alcalá de Henares.

Se trata de una alternativa al complicado cruce de la N-2, pues es peligroso el atravesar las rotondas. Esta variante alarga el recorrido en unos 2 kms., pero merece la pena para evitar riesgos. La primera parte es idéntica a la anterior, hasta llegar, por el Paseo de los Pinos a la Avenida de Daganzo.

1. Cruzar la Avd. De Daganzo y desviarse a la derecha por la calle Reyes Magos.

2. Continuar por la Avd. Del Doctor Marañón, girando a la derecha por la calle Miguel de Unamuno hasta llegar a una rotonda.

3. De nuevo a la izquierda, la calle Dámaso Alonso, continuando recto hasta Octavio Paz, hasta llegar a otra rotonda.

4. Tomar a la izquierda la Avd. De José María de Pereda y cruzar la N-2 por el puente con aceras, hasta llegar al centro comercial Carrefour.

5. Seguir por la calle Federico García Lorca hasta llegar a Emilia Pardo Bazán, continuando por ésta hasta el final, que sale al arroyo Camarmilla.

6. Retomar el curso de éste hasta llegar a la Av. Gustavo Adolfo Bécquer, torciendo a la izquierda al alcanzar esta.

7. Al llegar a un camino que gira a la derecha, tomar éste, siguiendo recto y dejando un cruce a la derecha. Por este camino llegaremos hasta Camarma.

Etapa 2ª

Camarma de Esteruelas - Fresno de Torote - Valdeolmos.

Son aproximadamente 13 kms.

ITINERARIO

Partiendo de la plaza de la iglesia parroquial de San Pedro de Camarma, al lado de la torre campanario, salimos por la calle Empedrada, camino de la urbanización "Nueva Camarma". En la rotonda donde se encuentra el Hostal Vilches giramos a la izquierda por la calle de Las Fuentes. Al final de esta calle nos topamos con la carretera que va de Camarma a Valdeavero; hay que cruzarla con precaución y seguir de frente por la calle La Manda, que nos saca de la población.

Nos encontramos en un camino rodeados de extensos campos de labranza y en un área importante de aves esteparias (avutarda, sisón, alcaraván, cernícalo primilla y aguiluchos), por lo que se nos ruega respeto al medio ambiente y no salirnos del camino. Pronto ascenderemos por una pequeña loma rodeados de almendros que dentro de unos meses estarán "nevados" y no tardamos en darnos cuenta que nos acompaña en el trayecto el Canal de Isabel II. Nos volvemos para contemplar a lo lejos como una meseta verde, la impresionante iglesia colegiata de Meco y Los Santos de la Humosa donde su iglesia surge como la atalaya de un lejano castillo.

Comenzamos a bajar la loma y el camino se bifurca. Hay que girar a la izquierda y en poco tiempo a la vista Fresno de Torote, lugar fundado por el primer Marqués de Santillana.

Nos separa del caserío el río Torote; cuando llegamos a él volvemos a girar a la izquierda buscando un vado para cruzarlo, donde coincide otro camino que viene de frente. No podemos dejar de admirar esta zona fresca y verde con los fresnos centenarios bordeando el río que, en otoño, está sin agua, por lo que cruzarlo es sumamente fácil. En invierno y primavera este paso será un importante obstáculo que podría subsanarse con una pasarela peatonal.

Entramos en un pueblo fantasma, casi todo en ruinas; el ayuntamiento se trasladó a un km y medio más adelante donde empezó a crecer una urbanización llamada Serracines y a donde se trasladó también la poca población de Fresno; esta es la razón por la que la mayor parte de las casas están hoy vacías y semi abandonadas, así como la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que ha debido estar sin tejado algún tiempo pues por dentro está arruinada. Afortunadamente se ve que recientemente se le ha puesto una cubierta nueva y está en proceso de rehabilitación. Durante las obras, en el año 2001 apareció el enterramiento de Juan Hurtado de Mendoza Figueroa, sexto hijo del primer Marqués de Santillana.

Cruzando la carretera que lleva a Serracines y siguiendo de frente salimos del caserío dejando el cementerio a la derecha. Ya hemos recorrido 5 kms y solo nos quedan 8 para llegar a Valdeolmos.

Continuamos de nuevo rodeados de campos de labor que ahora están en barbecho pero que sembrados tendrán vista magnífica por los extensos, se nota que estamos en tierras en otros tiempos castellanas.

Cuando llevamos un tiempo ascendiendo giramos a la derecha hacia los únicos encinares que venimos divisando desde lejos y entramos en un camino pedregoso de canto rodado y de vez en cuando sombreado por enormes encinas repletas de bellotas, cosa que los peregrinos agradecerán. Girando a la izquierda y tras una bajada algo pronunciada, volvemos a girar a la izquierda para hallarnos de frente a Valdeolmos donde sobresale su Iglesia Parroquial de la Inmaculada con su airosa torre.

La entrada en el pueblo la hacemos cruzando una pequeña riera. Es el momento de tomar algo fresco en el bar de Ángel y Marina que atienden con gran simpatía y amabilidad.



Itinerario Alternativo

ALCALÁ DE HENARES - FRESNO DE TOROTE

por el antiguo Camino de Talamanca

Itinerario histórico del Camino de Alcalá a Segovia

Hemos elaborado este itinerario alternativo para hacerlo coincidir con los antiguos caminos medievales que, desde Alcalá, se encaminaban hacia el Norte y Noroeste y que fueron, por lo tanto, los recorridos por los peregrinos que se dirigían hacia Santiago de Compostela. En su recorrido urbano coinciden con los anteriores. En la A, al llegar a la M-119 (Carretera de Camarma) se continúa por esta. En el B, al llegar a Carrefour, se gira a la izquierda hasta la M-119. A partir de ésta, describimos la ruta. Advertimos que, por ahora, esta variante esta sin balizar, por lo que conviene seguir cuidadosamente las instrucciones.

1. Tras unos 100 m de recorrido, tomamos el primer desvío a la izquierda hasta llegar a la calle República Dominicana, girando en ésta hacia la derecha. Al finalizar la calle como tal, pasa a denominarse Camino de Talamanca.

2. Continuamos por este, siempre recto hacia el norte, hasta que llegamos a la R2, que cruzamos por un puente ganadero, ya que aquí el camino coincide con la Cañada Real Galiana.

3. Seguimos recto por la calle trasera de un Polígono industrial. Rebasado este, el camino continúa hacia el Norte.

4. Al llegar a un cruce de cuatro caminos, tomamos el de enfrene, lo mismo que en el siguiente de las mismas características.

5. En el siguiente cruce, desviarse de Camarma, siguiendo el camino que nos lleva hacia el Norte.

6. En el siguiente, tomar el de la izquierda y coger luego el que gira a la derecha.

7. A partir de aquí hay varios cruces más, teniendo que tomar siempre el camino de la derecha. Así llegamos a la orilla del arroyo Torote, justo en frente del pueblo de Fresno.

8. Tras vadear el arroyo, nos encaminamos al caserío.

3ª Etapa

Valdeolmos – Valdetorres del Jarama – Talamanca del Jarama

Recorrido: 14 kms.

ITINERARIO

El Camino de Santiago Complutense llega a Valdeolmos por el llamado “Camino de Alcalá” que desemboca en la carretera que entra a la población procedente de Algete. Cruzando esta carretera y siguiendo de frente por la Vereda del Molino se sale del pueblo y se continúa por una estepa cerealista entre los ríos Jarama y Henares; solo algunas encinas salpican el campo. El camino es muy sencillo y en un día claro hará disfrutar a los caminantes con unas vistas espectaculares. A la izquierda las “torres de Madrid” y de frente La Pedriza y toda la sierra de Guadarrama con sus pueblos asomando entre sus laderas.

Pronto divisamos Valdetorres con la torre de ladrillo de su iglesia. Entramos en la población por el cementerio y continuamos hasta cruzar la carretera que va a Torrelaguna. Nos recibe una bonita torre de ladrillos con un reloj carrillón y al lado, un cartel nos anuncia que estamos sobre un asentamiento romano.

Continuamos hasta llegar a la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Natividad, del siglo XVI. Merece la pena hacer un alto para divisarla. Su portada es plateresca y por dentro es una iglesia de tres naves tan transparentes que se diría de una sola nave. Hay que admirar el gran arco carpanel que separa el presbiterio de la nave central que recuerda el bello estilo de Covarrubias. Tiene una bonita pila bautismal de una sola pieza, un airoso coro y una capilla dedicada al Cristo de los Ultrajes que según cuenta la leyenda la imagen de este Cristo sin brazos fue encontrada por unos pescadores en el río Jarama a mediados del siglo XVII.

Salimos del pueblo por las calles Mayor y de San Roque hasta la plaza del Rodeo para continuar por la calle del Soto hasta encontrarnos, de nuevo, en pleno campo y a 5 kms de Talamanca del Jarama.

Una vía pecuaria nos lleva rectos del valle del río por un camino de almendros. Andamos hasta vernos obligados a girar a la izquierda para encontrar la ribera del Jarama y seguirla con gran placer pues es un trayecto sombreado y fresco que a todos los caminantes apetece. El río Jarama nos abandona seguimos acompañados de nuestro incondicional Canal de Isabel II, hasta llegar a un polígono industrial por donde se entra a Talamanca por una avenida que se llama de Alcalá.

Nos dirigimos hacia su iglesia; pero primero hemos de cruzar un puente y después la puerta sur de la muralla por el Arco de Tostonera del siglo IX. Talamanca fue mandada fortificar por el emir de Córdoba Muhammad II.

Llegamos a la Plaza de la Constitución donde se halla el ábside románico-mudéjar en ladrillo de los Milagros del siglo XIII, conocido popularmente como “El Morabito”.

Por la calle de San Juan Bautista llegamos a la iglesia parroquial del mismo nombre en la que podemos admirar su bello ábside románico en piedra del siglo XIII con sus canecillos figurados. En la misma calle y un poco más adelante aparece La Cartuja, un gran edificio de ladrillo y mampuesto con alero de madera que antes de la desamortización de Mendizábal perteneció a los monjes cartujos del Monasterio del Paular y hoy está en manos privadas. Merece la pena continuar hasta llegar al Puente Romano, un tesoro arquitectónico con numerosas modificaciones a través de los siglos. Hoy no salva las aguas del Jarama, cuyo curso se desvió hace unos años, pero sirve para adornar y dar su nombre a una estupenda área recreativa desde la que se puede admirar este monumento obra civil que unía el norte de Castilla con la ciudad de Toledo.



4ª Etapa

Talamanca del Jarama – Torrelaguna

Recorrido: 11 kms.

ITINERARIO

Tras haber paseado por Talamanca del Jarama, dejamos atrás sus dos arroyos, del Rosario y Valdejudio, y por la calle del Viento, donde se encuentra su famosa Cartuja, salimos de la villa por el camino del cementerio; se trata de una vía pecuaria que transcurre paralela, durante bastante tramo, al río Jarama. A media hora de camino se nos cruza la CN-320, giramos a la izquierda para continuar por ella. Atravesamos el río Jarama dejando a nuestra izquierda una frondosa área recreativa con numerosas mesas y barbacoas.

Transcurridos 500 m de carretera nos desviamos a la derecha por un camino conocido como “el camino de Madrid” que viene de Patones. Muy suavemente vamos ascendiendo alternando plantas de esparto, juncos y espinos con algunos sembrados y como única compañía, el silencio. Al final de la subida nuestro esfuerzo es premiado con la aparición a lo lejos de Torrelaguna, con la torre majestuosa de la colegiata sobresaliendo entre los tejados. Detrás del pueblo, más alejado y a la izquierda, reconocemos el Pico de la Miel, de la Sierra de la Cabrera. En frente, nos llama la atención la gran tubería con puentes y pontones del Canal de Isabel II cruzando por los montes camino de Madrid. A la derecha se divisa la extensa urbanización de Caraquiz, construida sobre los campos que según cuenta la tradición árabe, San Isidro al lado del río Jarama ¡Paradojas del tiempo!, la urbanización debería llamarse al menos San Isidro. Es un buen momento para hacer un alto en el camino y disfrutar del paisaje.

Ya hemos caminado una hora y media y comienza la bajada. Muy pronto abandonaremos el camino de Madrid girando a la izquierda y pasamos por encima de una gran tubería; en este caso se trata del antiguo Canal de Cabarrús, hoy semidestruido. Este canal, construido para la familia Echauz entre 1775 y 1795, bajaba el agua desde el Pontón de la Oliva hasta el río Jarama, recorriendo 13 kms de Norte a Sur con la finalidad de regar la extensa y fértil vega de este río.

Poco después, nuestro último desvío a la derecha nos lleva a la avenida de Santa María de la Cabeza, en honor de la santa nacida en esta localidad de Torrelaguna. Cruzamos la Plazuela del Ángel y por las calles Mayor y Cardenal Cisneros llegamos a la Plaza Mayor donde se encuentra la iglesia colegiata de Santa María Magdalena, construida entre los siglos XV y XVII con su torre de planta cuadrada rematada por un chapitel gallonado. En la Plaza Mayor se encuentra también el Ayuntamiento, un edificio que fue mandado construir por su hijo predilecto, el Cardenal Cisneros, como pósito o almacén de grano de la ciudad. Del edificio original hoy solo queda la fachada.



5ª Etapa

Torrelaguna – Cabanillas de la Sierra

Recorrido: 12 kms

ITINERARIO

Desde la Plaza Mayor de Torrelaguna salimos por la calle Cardenal Cisneros hacia la calle de San Francisco que debe su nombre al antiguo convento franciscano que había en ella y del que sólo podemos apreciar hoy su esbelta espadaña en piedra. Giramos a la derecha por el Paseo de Olivilla, de nuevo a la derecha por la calle de los Rosales y de frente por la calle Malvarrosa, salimos de la población por el camino que nos lleva al depósito de agua subiendo poco a poco. Una vez allí, giramos a la derecha y seguimos ascendiendo por una carretera hasta llegar a la depuradora. A la izquierda cruzamos los grandes tubos del canal que en la jornada anterior veíamos tan alto desde el camino de Madrid que baja de Patones. Llegamos a unas instalaciones del Canal donde encontramos dos cancelas cerradas, se puede pasar por la de la derecha y bajar por el camino que sale a la izquierda hasta llegar a la carretera M-124. La cruzamos y de frente cogemos el llamado “Caminillo del Canal” que nos traslada zigzagueante y paralelo a los grandes tubos hasta Redueña. Hay una alternativa que es abandonar el “caminillo” y ascender hasta lo alto de la loma, donde terminan los tubos, y seguir por la cuerda hasta ver de frente a Cabanillas y dejando Redueña a la izquierda. Salvando el esfuerzo de alcanzar la cima, este camino es de una gran belleza paisajística, pues se divisan las dos vertientes: por un lado el Valle del Jarama y por el otro la Sierra de la Cabrera. Los dos caminos, divisando Cabanillas tras la autovía A-1 que hemos de cruzar por debajo.

Cabanillas de la Sierra está también en alto así que nos falta el último esfuerzo. Subimos al pueblo por la ruta que llaman del Toro. Cruzamos el arroyo Sacedón, popularmente conocido como de Zaragata y llegamos por la “Callejuela de las Cuevas”, antiguas bodegas hoy en desuso, hasta la calle que nos lleva a la iglesia parroquial de San Juan Bautista. La plaza de la iglesia es un balcón sobre la sierra. Nos hemos merecido una cerveza.


6ª Etapa

Cabanillas de la Sierra – Miraflores de la Sierra

Recorrido: 12 Kms

ITINERARIO:

Cabanillas de la Sierra nació como un asentamiento de pastores. Está al lado izquierdo de la N-I, desde Madrid a Burgos. Si el pueblo apareciera pintado en un cuadro, tendría como paisaje hacia el Norte la pedregosa y espectacular Sierra de la Cabrera, con todos sus picos.

Salimos de la población por donde ésta acaba, mirando hacia la sierra y donde se encuentra un pilón abrevadero de granito que en otros tiempos sirvió para dar de beber a los animales.

Cogemos la carretera M-631 en dirección Bustarviejo y caminamos por ella durante kilometro y medio. Abandonamos dicha carretera girando hacia la izquierda y continuamos por un bonito bosque de encinas y chaparras. En media hora pasaremos sobre un arroyo que tiene al lado una pequeña área recreativa perteneciente a la urbanización Las Viñas, enseguida se nos cruza la carretera M-625 que va a Guadalix de la Sierra; la seguimos un poquito y con ella entramos en Navalafuente, donde el trayecto toma el nombre de calle Real. Atravesamos todo el pueblo hasta llegar a las Eras de Arriba. A la derecha seguimos por la calle Camino de Miraflores, que desemboca en un camino ligeramente ascendente en buen estado, en dirección de un Club hípico. Llegamos a una bifurcación: El camino de la derecha conduce al citado club y nosotros tomamos el de la izquierda hasta la siguiente bifurcación en que seguiremos por el camino de la derecha que nos lleva unos cien metros hasta un cruce en el que tomaremos el camino de la izquierda hasta una nueva bifurcación, que nos llevará por el camino de la derecha a cruzar un riachuelo por un puente, en un paraje curioso donde nos encontramos con la vía del tren por encima de nuestras cabezas, y poco después cruzaremos dicha vía por otro puente hasta la siguiente bifurcación, donde seguiremos por el camino de la derecha que nos llevará a la vía del tren, justo encima de la boca de un túnel. Aquí tenemos dos alternativas:

1. Bajar por el lateral izquierdo del túnel hasta la vía y siguiendo ésta hasta la estación, por cuya calle del mismo nombre llegaremos a Miraflores.

2. Tomar la derecha y bajar por un camino hasta el riachuelo y, a través de un puente, subir hasta la calle Júcar. Esta calle nos lleva a la calle Sol y Campo, que tomaremos hacia la izquierda hasta la calle Estación y a la derecha hasta el centro de Miraflores de la Sierra. Ascendemos por la calle de la estación hasta llegar a la Plaza del Árbol Grande. Se trata de un olmo que siempre adornó esta plaza de Miraflores de la Sierra y que hace años se murió, pero hoy permanece su tronco como un gran monumento justo al lado del otro que dedican a su hijo predilecto Vicente Alexandre. Hemos acabado otra etapa.


7ª Etapa

Miraflores de la Sierra – Rascafría

Recorrido- 22 Kms

ITINERARIO:

Situándonos en el “árbol grande” de Miraflores, saldremos por la calle Fuente del Cura en dirección al Puerto de la Morcuera.

En poco tiempo más de un kilometro llegaremos a cruzar el río Miraflores por un puentecito al lado del merendero con mesas y bancos donde se encuentra la citada Fuente del Cura. Conviene coger agua para el camino.

En un principio, vamos a continuar por un camino asfaltado que lleva a la ermita de San Blas. Nos encontramos en el parque regional de la cuenca alta del Manzanares. Nuestro camino va a transcurrir durante gran parte del tramo junto a la señalización del pequeño recorrido marcado de verde y blanco. Debemos permanecer atentos pues de este amplio camino asfaltado, que enseguida se hace de tierra, salen diversas desviaciones. Después de una hora caminando las desviaciones desaparecen y es el momento de disfrutar del paisaje que se presenta ante nuestra vista: Un bosque de pinos por las cotas más altas junto con robles en las más bajas y todo un manto de helechos por el suelo. A nuestra derecha aparecerá, abajo, en el valle, el embalse de Miraflores.

Serpenteante, el camino nos conduce en una subida larga y no pronunciada hacia la cima del Puerto. Al llegar a una enorme “morrena” de piedras de granito, uno de los pocos sitios de la Sierra de Guadarrama donde se puede ver tan de cerca este fenómeno de la naturaleza, en este punto debemos abandonar el amplio camino, girar inmediatamente a la izquierda y seguir ascendiendo por una seda hasta alcanzar la carretera M-611 que va de Miraflores a Rascafría. OJO EN ESTE CRUCE, es muy fácil equivocarse, si no se va atento, ya que abandonamos un amplio camino para tomar un sendero camuflado por la vegetación, aunque si estamos atentos veremos las marcas señalizadas en el camino.

Una vez en la cima del puerto, a 1779 metros, caminaremos aproximadamente medio kilómetro hasta llegar a la fuente del Cossío. Unos metros más adelante está el refugio y detrás de él, por la izquierda seguiremos la pista verde V6 que a través de un pinar nos llevará hasta el Monasterio de El Paular.

A nuestra izquierda la Cuerda Larga y en frente Peñalara y el risco de los Claveles. De El Paular a Rascafría hay un cómodo camino para peatones paralelo a la carretera que no tiene más de 1 km.



8ª Etapa

Rascafría – La Granja

Por el puerto del Reventón

Esta etapa discurre por uno de los más antiguos caminos históricos de la Sierra de Guadarrama, cuyas primeras referencias datan del siglo XVIII. Es la ruta más directa entre el valle del río Lozoya y la Granja. Es un camino duro y solitario que no debe intentarse sin buenas condiciones meteorológicas y con cierto grado de experiencia senderista, aunque los habitantes de Rascafría los utilizaron hasta mediados del pasado siglo XX con vehículos de tracción animal para comunicarse con La Granja y Segovia.

Se sigue la ruta senderista RV-4 que comienza en la carretera comarcal M-406, a la salida del pueblo de Rascafría, frente al centro de salud, y siguiendo los límites del núcleo urbano se sube la Cuesta del Chorro. Pasadas las escuelas y el polideportivo se llega a las antiguas eras, con una puerta de acceso peatonal que hay que dejar cerrada. Se atraviesa por unos prados e pastos llamados Las Arroturas. Tras una subida pronunciada por una senda estrecha se alcanza la valla metálica de La Portadilla, que nos da acceso al robledal de los Horcajuelos.

Este viejo camino ganadero va ganando altura por la ladera del monte. Cuando termina el robledal –con otra puerta metálica- se llega al Carro del Diablo, conjunto de formaciones rocosas de interés geológico. Este punto se identifica bien desde la baliza 14 que marca la intersección del sendero con una pista forestal. El antiguo camino histórico quedó borrado del mapa con los trabajos de reforestación del siglo XX. La baliza 15 señala el inicio de un largo tramo por el que discurre la RV-4 por el trazado de la pista forestal construida paralela al camino primitivo. Se continúa hasta la baliza 25 por un camino que no ofrece dificultades, solamente una fuerte subida con varias curvas. Las balizas se suceden con más asiduidad conforme nos acercamos al Puerto del Reventón. Un viejo pluviómetro y un hito de piedras apiladas indican que volvemos a estar sobre el camino histórico. Seguimos hacia la cima del Puerto del Reventón que marca el límite entre las provincias de Madrid y Segovia. Restos abundantes de la guerra civil nos recuerdan que este puerto debió tener gran actividad en aquel tiempo. Se supone que el escritor norteamericano Ernest Hemingway visitó estos lugares que luego sirvieron de marco para su novela “Por quién doblan las campanas”. Un monolito cilíndrico, erigido en 1910 en memoria del Teniente Coronel Ibáñez Marín –que realizo trabajos cartográficos de esta parte de la Sierra Central- indica la cúspide del Puerto del Reventón, con 2.038 m de altitud, aunque desde una cumbre inmediata, con 2.095 m, se tiene una visión panorámica del Macizo de Peñalara, con el Risco de Los Claveles, Collado de la Flecha, las cumbres Carpetanas, el valle del Lozoya, la Cuerda Larga y la planicie castellana en torno a la ciudad de Segovia. Espectacular.

El descenso hasta La Granja se hace siguiendo el camino marcado por las balizas 35 a 60 de la RV-4, pasando por el Poyo Judío (1.618 m) y entrando en la población a la que se llega siguiendo las tapias del palacio que quedan a nuestra izquierda. A la derecha, hay una pequeña urbanización: seguimos recto hasta el cruce donde indica la dirección a Segovia. Pasado el embalse del Pontón Alto llegaremos a una rotonda donde se ve inmediatamente la señal del Camino de Santiago, dirección Segovia.

Desde La Granja a Segovia hay un cómodo andadero en el lado derecho de la carretera y en el lado opuesto, una pista para ciclistas. Queda el buen juicio del caminante hacer alto aquí o seguir hasta la ciudad del bimilenario acueducto romano.




Descargar
Etapas Camino Complutense GPS:

EDITA: Ayuntamiento de Alcalá de Henares.

TEXTOS: Grupo Caminantes - Asociación Hijos y Amigos de Alcalá.

FOTOS PLANOS: Google earth