Días para el próximo año Santo

jueves, 21 de enero de 2016

Los socialistas urgen el arreglo del tramo viario del Camino de Santiago

El grupo socialista en el Ayuntamiento de Astorga ha presentado una moción para que el próximo pleno inste tanto a la Junta como a la Diputación a que intervengan «de forma urgente» para remediar el «lamentable» estado de las carreteras LE-142 y LE-6304 por las que discurre el Camino de Santiago entre Astorga y Ponferrada.

El concejal que presenta la moción, Tomás Álvarez, explica que este itinerario «es el más abandonado de todo el Camino de Santiago y constituye una muestra palpable de la desidia de las autoridades provinciales y autonómicas». En el escrito se señala que el ejercicio de 2015 se ha cerrado con un incremento del 10% del número de peregrinos lo que «es una gran noticia para el municipio de Astorga, porque la peregrinación es un elemento de rentabilidad económica y difusión nacional e internacional», asegura, recodando que la ciudad ocupa un puesto destacado en la ruta tanto por su oferta, como por su tradición hospitalaria y ubicación estratégica.


Pese al buen número de peregrinos, Álvarez argumenta que un capítulo negativo «es el lamentable estado de la carretera que une la ciudad de Astorga con Ponferrada, y en la que reina el abandono», recalcando que «cualquier peregrino que viene desde el corazón de Francia se encuentra al llegar a nuestro territorio con la carretera más desaliñada de todo el Camino Francés». Es por eso que desde el PSOE no se pide solo el arreglo de los baches, sino una actuación integral. Con esta argumentación, los socialistas

proponen trasladar a los máximos representantes de las instituciones provincial y autonómica la petición urgente de una mejora a fondo de este trayecto.

Además, piden que se traslade copia del escrito a las Consejerías de Fomento y de Cultura y Turismo, con la petición de que impulsen el saneamiento de la ruta que cruza este «bellísimo espacio», por razones de interés económico o cultural.

miércoles, 20 de enero de 2016

Crecen un 16,4% el número de peregrinos que pernoctan en los albergues de la provincia

El Camino de Santiado de León ha experimentado un incremento de un 16,4% de peregrinos en el último año, según los datos de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de León Pulchra Leonina, que elabora el estudio estadístico con datos de todos los caminantes alojados en los albergues de León. El estudio analiza el perfil de los peregrinos que han pasado por los albergues de las Carbajalas, San Francisco de Asís, Miguel de Unamuno, Santo Tomás de Canterbury, en Puente Castro, D. Antonino y Doña Cinia, en La Virgen del Camino, Muralla Leonesa, Sapain is More, Check in León y Hostel Calle Ancha.

Por León pasaron el año pasado 52.442 peregrinos, peregrinos de 103 nacionalidades, aunque los mayoritarios proceden de Italia, Alemania y Francia.

La afluencia media diaria es de 144 peregrinos con una proporción de 34 españoles y 110 extranjeros.
La comunidad autónoma de la que parten más peregrinos es Cataluña, seguida de Euskadi.

La mayoría, el 50,5%, inician el Camino en Saint Jean Pied de Port y el 15,3% lo hacen desde León.

Agosto es el mes que más afluencia tiene el Camino, al ser tiempo de vacaciones laborales. Los menos, el 0,8%, prefiere febrero para el inicio de su meta. Los meses de verano son los preferidos por el 47,1% de los caminantes.

El 12,2% de los peregrinos que pasan por León tienen entre 25 y 29 años aunque los hay de todas las edades. El año pasado recorrieron el trayecto hasta Santiago de Compostela 98 peregrinos octogenarios, 23 mujeres, y otros 1.803 tenían más de 70 años.

La asociación de León calcula que el conjunto de todos los peregrinos estuvieron en la provincia 472.000 jornadas «con el consiguiente desembolso diario que cada peregrino ha hecho en mayor o menor medida».

martes, 19 de enero de 2016

Una película alemana sobre el Camino de Santiago, la segunda más taquillera del país

A pocos días de su estreno, la realización fílmica del peregrinaje de Hape Kerkeling por el Camino de Santiago se ha situado en el segundo lugar de las películas más taquilleras de este país. Es la Alemania profunda la que está fascinada con el fenómeno fílmico, pero ¿cómo llega una película sobre Camino de Santiago a este puesto?: la televisión. Los centros urbanos y sus elites intelectuales que rodean los teatros y las óperas somos una excepción a la gran mayoría de alemanes que se debe conformar con la televisión que llega cómodamente hasta el centro de sus hogares, aquí aparece el humorista Kerkeling a dar vida y color a la monotonía y a los largos y grises inviernos. 



La vida frenética del humorista alemán, los cigarrillos, la cafeína le pasaron factura a su salud hasta que dijo: «Bueno, me largo». Este fue también el título de su libro que escribió cuando decidió hacer un giro espiritual y lanzarse a peregrinar por el Camino de Santiago con poco equipaje y muchas libretas. Con su decisión tocó el alma de muchos alemanes cuya válvula de escape es apenas un par de semanas en algún país cálido. Todo lo relató en su libro que salió a la venta el 22 de mayo de 2006 con una tirada de 50.000 ejemplares que se agotaron rápidamente. Estuvo varias semanas en el primer puesto de la lista de los más vendidos del semanario «Der Spiegel», el ranking más importante de Alemania. Desde entonces, el bestseller de Kirkeling ha vendido más de cinco millones de copias.

La realización fílmica de la novela autobiográfica, que mantiene el nombre del libro (en alemán sería: «Ich bin dann mal weg»), llegó en Navidad, con el trasfondo de la masiva llegada de refugiados, los atentados en París y el miedo que la guerra llegue a casa en un año extremadamente violento. En este contexto, la historia de Kirkeling es «luz»: la directora Julia von Heinz y el productor Nico Hoffmann lo sabían y contrataron al conocido actor Devid Striesow para representar al humorista que se pasea entre montañas y cielos azules, entre la angustia y la esperanza, en una travesía que para Kerkeling tuvo mucho de religioso. Interesante sigue siendo el efecto en el público, si acaso es un deseo de búsqueda, si acaso un deseo de escape de la realidad mediática, si acaso sólo la curiosidad.

Fuente:  http://hoycinema.abc.es

La única tradición es llegar al sepulcro

Alrededor del Camino de Santiago se han creado innumerables supuestas «tradiciones» que, en realidad, de tradición no tienen absolutamente nada y solo son producto de la costumbre de las personas de imitar las acciones más o menos graciosas de otros. Para que quede claro, lo único realmente tradicional es recorrer el Camino y, si me apuran, postrarse ante el sepulcro del Apóstol. Todo lo demás, sencillamente sobra. Dejar piedras sobre mojones que marcan el sendero, escribir un poema o la dedicatoria a un familiar y a un amigo por el que se recorren miles de kilómetros en muros o piedras, pegar carteles en señales informativas, «robar» las placas kilométricas, colocar cruces en rejas o dejar banderas, lazos y botas en el punto exacto desde donde se ven las torres de la Catedral de Santiago ni son tradiciones de obligado cumplimiento ni supondrá la concesión de deseos. Ni tan siquiera traerán suerte al peregrino y, mucho menos, servirán para el perdón de los pecados. Todo es consecuencia de la masificación y tanto solo sirve para ensuciar el Camino. Prueba de que no es una tradición es que, todas estas extrañas modas, están fundamentalmente presentes en el Francés y prácticamente son inexistentes en los demás itinerarios.

Los responsables del mantenimiento del Camino de Santiago (Xunta de Galicia y Concello de Santiago) deberían tomar buena nota de estas conductas incívicas para poner medidas correctoras, que protejan y cuiden la imagen de la Ruta. Sin lugar a dudas, los responsables directos de la suciedad son los propios peregrinos, que debería ser el objeto de una campaña de sensibilización. Quién sabe, a lo mejor muchos de los que ensucian solo copian unas acciones convencidos de que forman parte de la tradición que rodea al Camino. Pero en cualquier caso, los responsables de Patrimonio son los que tienen que poner las medidas necesarias para corregir estos malos hábitos.

Hace algún tiempo, el grupo de Protección Civil de Santiago contaba con Manuel Martínez, un enamorado del Camino de Santiago que fue «retirado» del servicio con la llegada de Gerardo Conde Roa al Ayuntamiento. Martínez tenía grabado en su mente cada uno de sus metros y recorría varias veces a la semana todas las rutas anotando cada nueva incidencia para plantear soluciones. Algunos de los problemas ya eran resueltos en el momento, porque no requerían inversiones, sino solo buena voluntad. Quizás recuperar esta figura no vendría mal para erradicar las malas prácticas y, sobre todo, para evitar que a una piedra le suceda otra o que a una cruz le sigan veinte. No olvidemos que el Camino es la gallina de los huevos de oro de esta ciudad y, por extensión de toda Galicia, por lo que debería estar mimado por todos.

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...