Días para el próximo año Santo

viernes, 23 de enero de 2015

Un albergue en el Camino de Santiago (Segovia)

Editado Por en ene 22, 2015

 “¿Onde vai aquel Romeiro? / ¿meu Romeiro, onde irá? / ¡Camino de Compostela. / No sei se aló chegará! / Os pes leva cheos de sangre, / Xa non pode máis andar […]”

Aprovechando que las autoridades municipales de la capital segoviana se han dado un garbeo por las instalaciones del albergue municipal del Camino de Santiago ‘Fuente del Pájaro’ (resumen de la misma en Nota 1), nos damos un paseo gráfico por el Camino a su paso por la provincia de Segovia.



Nota 1. Resumen noticia: El albergue municipal de peregrinos ‘Fuente del Pájaro’.
Albergue ‘Fuente del Pájaro’ en el  Camino de Santiago, Zamarramala (Segovia).  

Inaugurado en abril de 2014, está situado en el barrio segoviano de Zamarramala, nos cuentan que se “ha mostrado como un centro de referencia para los caminantes”, siendo 400 los peregrinos que han pasado por el mismo desde su inauguración. Los lugares de origen son variados “aunque destaca la Comunidad de Madrid, ya que es allí donde comienza el tramo del Camino que después conecta, en Sahagún (León), con el Francés”. Indican los responsables que las nacionalidades de los caminantes internacionales “por señalar alguno se puede destacar Francia, Alemania o Polonia”.

El albergue cuenta con capacidad para 40 peregrinos (“con baños adaptados a personas con discapacidad”). Como es lógico se tiene que contar con la correspondiente credencial de peregrinaje para poder hacer uso de las instalaciones. El intervalo de apertura va desde las 13:30 horas a las 21:30 horas. Coincidiendo con la visita y jornada de puertas abiertas, la Empresa Municipal de Turismo presentó “la reedición el folleto del Camino de Santiago en el que el peregrino encontrará información de interés, desde tiendas de reparación de bicis a centros de salud, o un mapa de la ciudad y del Camino de Santiago a su paso por Segovia” Nota de prensa completa en ‘acueducto2’


Con la estrofa del romance anónimo de D. Gaiferos, transcrita al principio, caminaremos a Santiago de Compostela desde casa (de Madrid a Sahagún pasando por Segovia). Surcando, en el imaginario barco de nuestro caminar, los océanos de cereal y los mares de pinos castellanos. Salvando las crestas de ola de montes y altozanos como hicieran los discípulos de Santiago antes de darle sepultura en los ‘confines de la tierra’ (Nota 2, abajo).
El camino es de trazado nuevo. “Joven” según palabras de la Asociación de Amigos del Camino -Madrid-, pero contaba con un Plan Director (2004-2010) que le dio una consistencia importante. Segovia también cuenta con una Asociación de Amigos del Camino muy activa.


Nota 2. Santiago apóstol y su Camino. Santiago apóstol o el Mayor, era hijo de Zebedeo y hermano de Juan el Evangelista. Cuenta la tradición que, decapitado Santiago por orden de Herodes Agripa, su cuerpo fue robado en el año 42 por sus discípulos y conducido por angelical tripulación hasta Iria, actual ría de Arousa. Posteriormente llevado por los aires y enterrado 12 millas tierra adentro (en la catedral se conserva la roca donde dicen fue atracada la barca). En el año 813 renueva su leyenda cuando el obispo de Iria Flavia, Teodomiro, es alertado por el eremita Pelayo de la existencia de unas luces misteriosas. Informado del milagroso descubrimiento de una tumba que contenía los restos mortales del apóstol Santiago, el rey asturiano Alfonso II, apelado el Casto no dudó en partir desde Oviedo, donde se encontraba la Corte, hacia el Campus Stellae. Origen éste del Camino primitivo. Actualmente algunos peregrinos desvían su camino en León para retomarlo en Palas de Rei, pasando por Oviedo y visitando la catedral y el Salvador porque “Quién va a Santiago y no visita al Salvador, va a casa del criado y no visita a su señor”.

Santiago apóstol transportado por sus discípulos, retablo capilla Santiago en la catedral de Segovia.

A poco de tamaño descubrimiento, la leyenda y la pasión colectiva termino por cuajar el 23 de mayo de 844, en la batalla de Clavijo. El rey Ramiro I de Asturias estaba en clara desventaja numérica frente a las tropas musulmanas de Abderraman III. En el fragor de la contienda, el apóstol Santiago aparece espada en mano a lomos de su famoso caballo blanco atacando infieles. Los cristiano vencen y el mito jacobeo traspasa fronteras allén los Pirineos. De ahí el apelativo de “Matamoros”.

Santiago apóstol en la batalla de Clavijo, sepulcro de Juan Pacheco; monasterio del Parral, Segovia.


El Consejo de Europa catalogó la ruta jacobea como “primer itinerario cultural europeo”. La UNESCO en 1985 declaró el Camino, Patrimonio Universal de la Humanidad

El recorrido elegido, estamos seguros, fue utilizado desde antiguo, en muchos de sus tramos, por gentes religiosas que buscaban los favores de nuestro santo Patrón. Peregrinos que seguían las huellas, por sendas y trochas mil veces holladas, de los braceros gallegos que, en busca de un jornal, acudían a las Dos Castillas para retornar posteriormente a su Galicia natal.
Comenzamos el Camino bajo el manto protector de Santiago y la máxima de los Amigos del Camino: “A Santiago desde casa…”. El recorrido, realizado hace unos cuantos años, quedó esbozado posteriormente en el desaparecido periódico impreso ‘Gente en Segovia’, en 2009. Igualmente queda constancia del paso del Camino por Segovia capital y provincia en un escrito del folleto-guía turística, indicado arriba en ‘Nota 1’.
 
El kilómetro ‘0’ del viaje de los Amigos del Camino, desde Madrid hacia el ‘Finis Terrae’, en busca del encuentro con el primero de los apóstoles que derramó su sangre por Jesús, parte de la Iglesia de Santiago y San Juan Bautista, situada en la plaza del primero de ellos, cercana a la plaza de Oriente, en el corazón del Madrid de los Austrias. Abandona la Villa por la Castellana y dirección Fuencarral, Tres Cantos y Colmenar. Más tarde se orienta hacia la sierra del Guadarrama en busca de Manzanares El Real, Mataelpino, Navacerrada y Cercedilla. Abandona la provincia de Madrid por el puerto de la Fuenfría adentrándose en la de Segovia.

Tras sumergirse en los pinares de Valsaín, el Camino desciende hacia la capital segoviana por la loma de la Cruz de la Gallega. Hace su entrada en la ciudad por una de sus ancestrales vías pecuarias: el cordel de Santillana.

Después de realizar un recorrido urbano, visitando la catedral de Santa María en el recinto amurallado, se dirige al barrio de Zamarramala, saliendo extramuros, por la puerta de Santiago.


Desde Zamarramala se suceden distintos pueblos hasta dejar la provincia para internarse en la de Valladolid: Valseca, Los Huertos, Pinilla Ambroz, Santa María la Real de Nieva, Nieva, Nava de la Asunción, Coca y Villeguillo (ver ‘Recorrido gráfico’, abajo).

En este último término se despide, como hemos dicho, entrando en tierras vallisoletanas por el cordel de los Gallegos, en término de El Llano de Olmedo. El destino buscado, antes de llegar a Santiago, es Sahagún. En este punto se une al Camino que viene de Somport y Roncesvalles (Ruta de los Caminos Aragonés y Francés).

El trazado en tierras segovianas totaliza 86 kilómetros de los 321 que separan Madrid de Sahagún. El total a Santiago, desde Madrid, es de 676 kilómetros.

Mi deseo: que lleguen con bien al Campus Stellae y apoyen los cinco dedos de la mano en la columna del árbol de Jesé del parteluz del Pórtico de la Gloria que conduce a la tumba del apóstol Santiago.