Días para el próximo año Santo

sábado, 22 de febrero de 2014

Caminante son tus huellas el Camino

En la periferia de Ponferrada se ubica la pedanía de Columbrianos, pueblo en el que se asienta la casa rural El Almendro de María y puerta desde la que diariamente parten los peregrinos en su caminar a Compostela. Y es que la capital del Bierzo es uno de los puntos más importantes dentro del Camino de Santiago porque precisamente desde aquí inician muchos su etapa. A buen ritmo, en una semana el caminante llega a la meta partiendo de la capital del Bierzo y habiendo atravesado antes grandiosos terreros de viñedos y villas tan emblemáticas como Villafranca del Bierzo, el único sitio además de Santiago donde el peregrino puede ganar la compostelana.

Caminante son tus huellas el Camino - Pero Ponferrada no sólo es camino y ofrece al peregrino y al turista en general una amplia variedad de posibilidades. Patrimonio, gastronomía, cultura y ocio se dan la mano en la capital del Bierzo. Más allá del archiconocido Castillo de los Templarios —sede además de la inédita exposición Templum Libri— y de la Basílica de La Encina —hogar de la patrona del Bierzo—, Ponferrada cuenta en todo su municipio con un importante patrimonio eclesiástico —basta mencionar las iglesias de Peñalba, Santo Tomás de las Ollas, San Andrés o Campo, entre otras muchas—. También su casco antiguo es digno de mención. Entre estrechas y empedradas calles discurre su historia con la plaza de la Encina y la calle del Reloj a la cabeza de su emblema. Todo ello en la parte más alta de la ciudad.

Con la tradición más arraigada convive igualmente su espíritu industrial (ahora achicado) cuyo mayor exponente puede encontrarse en el Museo Nacional de la Energía. Parada obligada para los apasionados de la industria minera, la vieja central de la MSP cuenta como ningún otro lugar en el Bierzo la historia del carbón. Y como de museos van estas líneas, no pueden dejar de mencionarse el Museo del Ferrocarril, el Museo del Bierzo —antiguo edificio de la cárcel— y el Museo de la Radio —‘La Casa de los Escudos’—, apadrinado por Luis del Olmo.

Y en el plano más natural, no hace falta alejarse mucho del entramado urbano para disfrutar de lugares de escapada. Subir al monte Pajariel, caminar a la vera del Sil o darse un paseo por en entorno del pantano de Bárcena acercan al visitante a la naturaleza sin tener que llegar hasta el Valle del Silencio.
 

viernes, 21 de febrero de 2014

CAMINO DE SANTIAGO

La principal ruta de los peregrinos a Santiago atraviesa el cuadrante norte de la península desde la localidad francesa de Saint Jead de Pied de Port. Ya en el siglo XII, el Códice Calixtino que, actualmente se conserva en la Catedral de Santiago de Compostela, recoge una Guía del Peregrino en la cual se describían las principales etapas de la ruta. El Códice habla sobre pueblos, ríos, gentes e incluso cuerpos de santos y mártires que se veneran en las iglesias del Camino.

En ocho siglos, el paisaje atravesado por la ruta jacobea ha experimentado grandes cambios, pero muchos de sus pueblos y parajes naturales apenas difieren de aquellos que conoció el anónimo autor de la guía medieval. Lo mismo cabe decir de la intención de muchas de las personas que recorren la ruta, que no sólo constituye una revelación desde el punto de vista cultural y gastronómico (turístico, en definitiva) sino que para muchos atesora un profundo significado espiritual

El Camino Francés penetra en la provincia de Lugo, procedente de la comarca leonesa de El Bierzo por un pórtico privilegiado: el poblado de O Cebreiro. Es el final de una ascensión de siete kilómetros. Desde allí, a 1.300 metros de altitud, se contempla una fantástica vista del macizo galaicoleonés.

O Cebreiro está magníficamente restaurado. El visitante disfrutará de sus callejas de sabor antiguo, las casas de piedra y las pallozas, milenarias viviendas prerromanas. Una de ellas alberga un interesante museo etnográfico.

El patrimonio monumental tiene como joya destacada la Iglesia de Santa María la Real. En su interior se venera a imagen de esta Virgen, una hermosa talla del siglo XII. Junto al templo se encuentra la hospedería de San Giraldo de Aurillac. En el pueblo hay varios mesones y tiendas de recuerdos.

En O Cebreiro ya puede empezar a familiarizarse el visitante con la rica gastronomía lucense. La carne de vacuno y los embutidos del cerdo son especialmente recomendables.

El Camino Francés sale de O Cebreiro en dirección a Liñares. Pasado el Alto de San Roque en el que hay una estatua de bronce dedicada al peregrino, aparece el Hospital da Condesa, así llamado por haber acogido un albergue para caminantes. Más adelante encontramos Padornelo, donde estuvieron asentados los caballeros de San Juan de Malta.

Un nuevo tramo de ascenso conduce al peregrino al Alto do Poio, desde el que se divisa un espléndido paisaje de montaña. El resto del camino discurre cuesta abajo hasta llegar a la población de Triacastela.
El nombre de Triacastela procede, según la teoría más aceptada, de los tres castillos que existían en esa zona en la Edad Media, de los cuales no queda ningún vestigio. La villa se desarrolló posteriormente a partir de la explotación de canteras de caliza. La Triacastela  actual está rotundamente marcada por el fenómeno xacobeo. Basta con ver los numerosos albergues y mesones donde el peregrino puede renovar fuerzas.

Pasear por las calles de la localidad entre sus casas de piedra es todo un placer. Triacastela atesora además interesantes huellas de la Historia. Se conservan vestigios de un hospital y una cárcel para peregrinos. La iglesia parroquial, bajo la advocación de Santiago, es de origen románico, pero se reconstruyó en el siglo XVIII según los cánones del barroco. El templo tiene además unos llamativos retablos de estilo plateresco.

En lo que respecta a la comida, merece la pena degustar el cocido gallego, que en su expresión más sencilla está compuesto de lacón con grelos, chorizos y cachelos (patatas cocidas).

A la salida de Triacastela comienza uno de los recorridos más hermosos del Camino Francés. Podemos encaminarnos directamente hacia Sarria o bien tomar una ruta alternativa que nos llevará a la misma localidad, pero pasando por Samos. La primera opción es la ruta tradicional. Permite disfrutar de paisajes campestres maravillosos donde los bosques de castaños y robles alternan con los pastizales. La ruta atraviesa núcleos rurales como A Furela, Pintín, y Calvor –este último asentado sobre un antiguo castro celta- para penetrar en Sarria por el barrio de vigo. El segundo caso, el de Samos, nos permite conocer esta población llena de encanto, desarrollada en torno al monasterio de San Julián y Santa Basilisa. El conjunto arquitectónico actual (siglos XVI y XVII) es uno de los monumentos más impresionantes del Camino de Santiago en España. Del edificio antiguo, fundado en el siglo VI, ya no queda nada.

El monasterio alberga una comunidad de afables monjes benedictinos que proporcionan alojamiento al peregrino y muestran la abadía en visitas guiadas. Es destacable la iglesia de fachada barroca y con un impresionante órgano, así como los claustros. En las cercanías se encuentra la Capilla del Ciprés, un edificio mozárabe del siglo X.

Samos cuenta también con una amplia oferta hostelera. Por estas tierras es recomendable probar el churrasco, carne de ternera o de cerdo preparada a la parrilla que a menudo se acompaña con chorizos. En la zona se produce también una espléndida miel de montaña.

Entre ríos, prados, pequeños bosques y aldeas discurre e camino de Samos a Sarria. El viajero atraviesa núcleos como Foxos, Teiguin y Perros, enlazando en Aguiada con la ruta tradicional.  Sarria es, después de Santiago, la población más importante del Camino Francés en Galicia. En esta villa falleció Alfonso IX en plena peregrinación a Compostela. En el casco antiguo pueden verse los vestigios del castillo medieval, el monasterio de la Magdalena (habitado por monjes mercedarios) y las iglesias de San Salvador y Santa Marina. Justo detrás de esta última se encuentra el albergue de peregrinos municipal. En Sarria hay además una abundante oferta de albergues privados, tanto en la parte antigua de la villa, como en ruta, estratégicamente situados en los últimos kilómetros antes del pueblo. Es merecida la fama de los embutidos locales. También pueden degustar un buen cocido en temporada (otoño-invierno) y empanada y pulpo en cualquier época del año.

El Camino abandona Sarria por el barrio de San Lázaro, conocido por acoger la mayor concentración de anticuarios de Galicia. Un lugar ideal para bucear entre viejos muebles, objetos decorativos, enseres domésticos y aperos de trabajo. A pocos kilómetros de la villa se encuentra el núcleo de Barbadelo, que cuenta con una bella iglesia románica. A partir de ahí, las pequeñas aldeas se suceden.

Poco antes del lugar de Morgade aparece el mojón que nos indica que sólo faltan 100 kilómetros para llegar a Santiago de Compostela. Morgade tiene una capilla dedicada a Santa María en la que los peregrinos suelen depositar mensajes escritos. El siguiente pueblo es Ferreiros donde podemos admirar una interesante iglesia con pórtico románico.

La llegada a Portomarín está precedida por la aparición del río Miño, que en ese tramo forma parte del embalse de Belesar. Bajo esas aguas yace el antiguo pueblo. El nuevo, construido en 1960, se extiende sinuosamente en el montículo cercano. Hay excelentes miradores para contemplar el Miño, y también un club náutico para los aficionados al remo y la vela. Entre todos los tesoros de Portomarín destaca la iglesia-fortaleza de San Juan y San Nicolás, construida por los caballeros de San Juan de Jerusalem en el siglo XII. El templo se trasladó piedra a piedra antes de que inundaran el pueblo antiguo para la construcción del embalse. Otro monumento especialmente pintoresco es la capilla de la Virgen de las Nieves, que se asienta sobre un arco del viejo puente medieval.

En los mesones de Portomarín pueden degustarse sabrosas anguilas y truchas, además de las omnipresentes carnes. Pero la villa es especialmente famosa por sus tartas y por el aguardiente. Esta bebida tiene tanta importancia que cada Domingo de Pascua se celebra el día del Aguardiente. Los artesanos sacan sus alquitaras a la calle y destilan el preciado líquido ante el público.

En la etapa Portomarín-Palas de Rei, el viajero deja la provincia de Lugo y entra en tierras de Coruña. Se trata de un trayecto caracterizado por continuas subidas y bajadas, donde se pone a prueba la resistencia de los que peregrinan a pie. El Camino sale de Palas de Rei por el denominado Campo dos Romeiros, un lugar donde grandes grupos de peregrinos solían juntarse para afrontar la última parte de la ruta. A pocos kilómetros de la villa encontramos San Xulian do Camiño, con una preciosa iglesia románica del siglo XII.

La última aldea de Lugo atravesada por el Camino Francés es Casanova. La primera de la provincia de La Coruña, Leboreiro. Su iglesia, consagrada a Santa María, es ejemplo de románico de transición.

En la dinámica localidad de Melide, al pie de la Sierra de O Careón, el Camino Francés se une con el Camino Norte procedente de Ribadeo. Los peregrinos procedentes de la costa de Lugo entraban en Melide por el antiguo monasterio-hospital de Sancti Spiritus, que en la actualidad acoge el Museo Etnográfico. Tanto esta villa como la cercana Arzúa son las mayores aglomeraciones urbanas que el peregrino encontrará antes de llegar –y ya está muy cerca- a Santiago de Compostela.

El tramo Arzúa-Santiago de Compostela sólo son 38 kilómetros que separan al peregrino del sepulcro del Apóstol Santiago. Primero son 24 kilómetros hasta Lavacolla, el aeropuerto de Santiago. El trayecto tiene pronunciadas cuestas, especialmente duro para los que viajan a pie o en bicicleta. Entre Lavacolla y el destino final median otros 14 kilómetros. Resulta emocionante la llegada al Monte do Gozo, desde cuya altura se divisan, por fin, las torres de la Catedral de Santiago de Compostela.

Camino de Santiago

Se prepara el II congreso de acogida pastoral en el Camino para la primavera.

La catedral de Santiago ultima todos los preparativos del que será el II Congreso Internacional de Acogida Cristiana y Nueva Evangelización en el Camino de Santiago, organizado por los delegados pastorales del Camino de Santiago y el Cabildo del templo y que tendrá lugar del 29 de abril al 1 de mayo en el aula magna del Instituto Teológico Compostelano San Martín Pinario de Santiago de Compostela.

El lema de este segundo congreso internacional será “El Apóstol Santiago y la búsqueda de Dios en el camino”. El objetivo de las distintas ponencias es mostrar la riqueza de la experiencia del Peregrino en esa búsqueda espiritual y al mismo tiempo ampliar el conocimiento de Santiago Apóstol y la Peregrinación a venerar su tumba, que se remonta a hace más de 1.000 años.

El Arzobispo de Santiago, Mons. Julián Barrio, será el encargado de inaugurar el congreso en el que también habrá una representación de la Diócesis de Astorga encabezada por el delegado del Camino de Santiago, D. Antolín de Cela, quien participará el miércoles 30 de abril en una mesa redonda a las 19:00 hora para hablar de “La acogida cristiana en los albergues de la Iglesia”.

El delegado de medios de comunicación de la diócesis de Zamora y miembro de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas, D. Luis Santamaría, será otro de los ponentes para hablar de las nuevas formas de búsqueda en el camino.

El Obispo Auxiliar de Madrid, Mons. Juan Antonio Martínez Camino, tratará en este encuentro internacional de la “Secularización de Europa y recuperación de la identidad cristiana”.

Esperamos que esta programación tenga el éxito pastoral que buscan sus organizadores, tratando de mejorar la atención pastoral a los peregrinos que hacen el Camino de Santiago.

lunes, 17 de febrero de 2014

Ermita de San Isidro

File:Ermita-san-isidro.jpg
Fue fundada en 1650 por don Juan Castillejo en cumplimiento del testamento de don Diego Portilla. El terreno en el que se asienta formaba parte de las «eras de afuera» o «eras de San Isidro», al noroeste de la ciudad de Alcalá y próximas al antiguo cementerio de judíos, y en las proximidades del cauce que traía agua de Villamalea, y del sobrante de la fuente del Caño Gordo al foso de la muralla en la Puerta de Mártires, antes de Guadalajara. El edificio estuvo a cargo de la Cofradía de San Isidro, llamada posteriormente Hermandad de Labradores, hasta convertirse en 1967 en templo parroquial. Desde el 12 de diciembre de 1994 es un "bien de interés cultural" con la categoría de monumento. Actualmente la ermita se encuentra plenamente integrada en el paisaje urbano de la ciudad, habiéndose construido en sus alrededores un parque y edificios residenciales de varios pisos.
El edificio, obra representativa del barroco madrileño, está construido en fábrica de ladrillo visto con paramentos, en los que se alternan cajones de tapial y verdugadas de ladrillo organizada, mediante el aparejo toledano; zócalo de piedra y cubierta de teja cerámica curva sobre estructura de madera. Exteriormente se caracteriza por lo bien organizado de sus volúmenes con una dominante que corresponde al cuerpo cuadrangular que envuelve la cúpula sobre pechinas con linterna y cupulín que se remata con bola de cobre, veleta y cruz de hierro.
La ermita es de planta de cruz griega, con bóveda de cañón en los brazos y bóveda de cañón con lunetos en nave y cabecera. En el crucero, cúpula sobre pechinas con linterna y cupulín. Sobre el eje longitudinal tiene adheridos dos cuerpos: pórtico de acceso con tres arcos de medio punto adosado a los pies y un cuerpo de dos plantas anexo a la cabecera.
La decoración interior se lleva a cabo con pilastras cajeadas con capiteles tipo toscano. Sencillo entablamento rematado en cornisa con mutilos pareados en arranque de bóvedas y cúpula. Pechinas con decoración de moldura ovalada sobre ménsula. Cúpula con bandas cajeadas.
En la cabecera, pintura mural realizada por Manuel José Laredo en 1885 que simula un retablo neoclásico en forma de templete, con representación de la Inmaculada Concepción, acompañada lateralmente por San Antonio y Santa Bárbara. En el centro de la zona inferior, hornacina con una imagen de San Isidro moderna.

domingo, 16 de febrero de 2014

El camino de Santiago en una aplicación

Una nueva aplicación para móviles permitirá geolocalizar a los peregrinos y seguir el trazado de cada etapa, así como ir obteniendo información útil sobre albergues, monumentos y recursos turísticos de Galicia.

La aplicación fue presenrada ayer en Santiago por la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, la responsable de turismo de la Xunta, Nava Castro, y el representante de la empresa Segittur Antonio Segura.

A través de la aplicación que, una vez descargada, no precisa internet, se puede acceder a recursos multimedia y compartir contenidos en las redes sociales, mientras se puede obtener información sobre eventos, meteorología o contar con una brújula o una linterna.

La aplicación incluye información sobre nueve etapas en Galicia, en español e inglés, aunque, a preguntas de los periodistas, Isabel Borrego se comprometió a que también figure en gallego.

La herramienta permitirá obtener datos sobre la demanda del turista, mejorar las experiencias en el destino o ser más eficientes en la gestión de recursos. Está disponible en android e iOS. Junto con esta nueva aplicación, también se presentó la Spain Feedback Galicia, que permite conocer el nivel de satisfacción de los turistas tras su viaje a Galicia.

Durante la presentación, la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego se felicitó de la reciente presentación del plan estratégico de turismo de Galicia e insistió en que el sector turístico español debe avanzar en nuevas tecnologías. Por su parte, Nava Castro, responsable de Turismo de la Xunta destacó la relevancia en la proyección internacional del Camino de Santiago y señaló que el pasado año hicieron la ruta más de 215.000 personas de 157 países

Fuente: http://www.laregion.es/articulo/cultura/camino-santiago-traves-nueva-aplicacion-movil/20140214010759442285.html

Un libro analiza la evolución del Camino de Santiago y el cambio en las motivaciones de los peregrinos

El libro Xacobeo. De un recurso a un evento turístico global, presentado hoy, analiza la evolución del Camino de Santiago en los últimos veinte años, así como el cambio en las motivaciones de los peregrinos en los últimos tiempos. La obra, editada por el catedrático da Universidad de Santiago de Compostela, José Carlos de Miguel, y los doctores Simone Novelllo, Fidel Martínez y Pilar Murias, surgió de «una serie de encuestas» realizadas a los peregrinos destinadas a artículos académicos pero suscitó la necesidad de «una mayor difusión que un trabajo académico», ha apuntado De Miguel, uno de los editores.

Simone Novello ha señalado que la innovación del texto reside en que el análisis que se hace del Camino, que resulta más profundo en cuanto a «motivaciones, satisfacción y lealtad» del visitante, aspectos que según Novello son más relevantes a la hora de definir una estrategia de cara al próximo Año Santo en 2021, que meramente «el número de turistas».

Novello firma también las reflexiones finales del libro donde apunta, que el Xacobeo debería ser «una marca extensible» para otras ofertas turísticas de Galicia, como la artesanía, la gastronomía o el turismo rural.

Así ha considerado que podría sacársele un mayor rendimiento en este aspecto debido a que el «Xacobeo ha conseguido poner a Santiago en el mapa turístico».

Por su parte, la directora de Turismo de Galicia, Nava Castro Domínguez, ha destacado la relevancia de «la investigación científica» para la divulgación y difusión de la «cultura xacobea», y ha recordado el trabajo de «miles de vidas» dedicadas al camino, que ayudan a que la Ruta Xacobea continúe siendo un «elemento turístico diferencial».

También ha recordado que el Camino de Santiago ya se contempla en el Plan Integral de Turismo de Galicia, como «eje vertebrador» de nuevas alternativas de ocio en la Comunidad, y Plan Director del camino de Santiago, con la reciente incorporación de la aplicación 'Smart Camiño'.

El libro Xacobeo. De un recurso a un evento turístico global está prologado por el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Nuñez Feijóo, y contiene capítulos de José Carlos de Miguel, Daniel García Blanco, Antonio Segundo Vázquez Portomeñe, Luis Celeiro Álvarez, Mª Magdalena Rodríguez, Xosé Manuel Villanueva, Pilar Murias Fernández, Fidel Martínez, Ewa Pawlowska e Simone Novello.

Fuente: La voz de Galicia.es

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...