Días para el próximo año Santo

lunes, 18 de agosto de 2014

El Camino del Salvador gana peregrinos

«Es una ruta muy dura, pero muy bonita y, aunque es una experiencia preciosa, no es para principiantes», comenta Lauren Giera. Esta americana, oriunda de Chicago, es ya toda una experta en el Camino de Santiago, que ha realizado varias veces. Este año, acompañada de su pareja, el madrileño Miguel Ángel Marzal, se decidió a emprender el camino del Salvador, la ruta que une León y Oviedo, la que sale del Camino francés para dirigirse a la capital asturiana. 

El tramo es una de las rutas históricas del Camino de Santiago y gozó de su mayor popularidad entre los siglos XI y XIII, cuando estaba en auge venerar las reliquias de la Cámara Santa ovetense y numerosos romeros no querían ser esos que visitaban al criado y no al Señor, al ir a Santiago y no al Salvador, como reza el popular dicho.

Hoy la ruta sigue siendo frecuentada por los peregrinos modernos, pero no goza de la misma aceptación que otras asturianas como la de la Costa o el Camino Primitivo. La mayoría de los que la eligen son ya veteranos que buscan una nueva variante, otras experiencias y recorrer lugares diferentes. Son casi adictos al Camino que escudriñan rincones poco transitados. 

Es el caso del palentino Raúl Escalada, que el año pasado se aventuró por el Camino primitivo y este año está recorriendo la ruta de Pajares. «El Primitivo me encantó y este es de lo más duro, pero no me importa. No nos planteamos ir deprisa, sino disfrutar de los montes y de la naturaleza». Para la etapa de Poladura a Pola de Lena se ha unido a la polaca Malgorzata Koziol y al italiano Lodovico Tavernini, y les sorprendemos en un alto en Campomanes. «A mí me gustaría quedarme aquí, pero no hay albergue y seguiremos hasta Pola», comenta Malgorzata en un perfecto castellano adquirido a base de kilómetros y amistades peregrinas. Echan de menos más albergues, pero también valoran la ventaja de encontrar siempre plazas disponibles en las localidades en las que paran. «El Camino francés está masificado y hay que correr para conseguir una cama», asegura.

Aunque lo que más agradecen los romeros es la belleza del paisaje de alta montaña y la hospitalidad de los vecinos de la zona. «Aquí aún no se ha perdido el espíritu y te puedes parar en los pueblos y hablar con la gente», dice Raúl, después de haber oído múltiples historias de la guerra civil y del pasado de las aldeas del Camino.

Los monumentos

Hace unas semanas, la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Lena aprobó una moción para solicitar que las rutas jacobeas por los valles del Huerna y el Pajares sean declaradas Bien de Interés Cultural (BIC). Antiguamente uno podía encontrarse hospitales de peregrinos en numerosas poblaciones, pero hoy la mayoría han desaparecido por completo o sólo se conservan algunos restos. De las antiguas edificaciones relacionadas con el peregrinaje apenas se conservan vestigios, pero todavía existen algunas que atestiguan el paso hacia San Salvador. Una de las más antiguas es la iglesia de Ujo, la población en la que confluían ambas rutas. Este hermoso templo, que ya goza de la declaración BIC, data del siglo XII.
Cerca de allí, en Villallana, aún hay restos de un hospital, y en su iglesia encontramos una imagen de Santiago peregrino. «Aquí encontramos incluso referencias al 'Camino francés' en documentos en los que se describían los límites de fincas», asegura el estudioso mierense Alberto Prieto, autor de 'La ruta jacobea en Asturias'. Esto parece indicar que los caminos primigenios eran los asturianos y no los que atraviesan Castilla. No hay que olvidar que se trata de la época de la dominación árabe en la que el norte peninsular era la zona más segura para los cristianos.
La ermita de San Bartolomé de Puente de los Fierros también albergó un hospital de peregrinos. El edificio actual es de 1583 y en él llaman la atención dos cosas: la entrada por el coro y la campana de madera que la corona, de 1828.

Buenas perspectivas

Para muchos peregrinos no avanzados, el Camino del Salvador es aún desconocido, pero en los últimos años ha aumentado considerablemente el número de personas que la transita, sobre todo durante los meses de verano. No hay más que echar mano de los datos de ocupación de los albergues lenenses. En 2001, a Pola de Lena llegaron únicamente 97 peregrinos, mientras que en 2013 pernoctaron allí un total de 510, y otro medio centenar se acercó a sellar su credencial en su camino hasta Mieres, donde hay otro albergue.

«Este año será más fuerte», asegura Mercedes Díez», una de las responsables de la instalación. En lo que va de año ya han pasado por allí 375 peregrinos, un centenar más que el año pasado en estas mismas fechas, y aún faltan los meses de agosto y septiembre, ambos de gran afluencia. 

«Yo hice esta ruta aconsejada por una amiga y se la recomiendo a todo el mundo», dice Lauren Giera, convencida además de que puede contribuir a «desarrollar y dar vida a los pueblos». Por ahora, la afluencia, aunque creciente, aún no es muy alta, aunque esto es también una de sus grandes bazas.

No hay comentarios:

Gran Canaria se prepara para el primer Camino de Santiago para familias

Gran Canaria se prepara para celebrar, del 23 al 24 de septiembre, el I Camino de Santiago #UP2U Project para los jóvenes y familias, qu...