Días para el próximo año Santo

viernes, 15 de agosto de 2014

500 en la plaza del Obradoiro

El momento en el que 500 hermanos de la Vera Cruz de Alcalá del Río se dieron cita en tierras gallegas fue el culmen de nueve meses de trabajo y de más de 989 kilómetros repartidos en diferentes etapas. Momento que «difícilmente» olvidarán los que lo vivieron el pasado 9 de agosto cuando se dio por finalizado el proyecto Yo Camino, como señala su coordinador Mauricio Moreno. Ya con los hermanos en casa, «y sin que haya ocurrido ningún incidente», disfrutan de los mejores recuerdos de este especial Camino de Santiago.
 
El medio millar de hermanos de la Vera Cruz de Alcalá del Río
 a las puertas de la Catedral de Santiago de Compostela.
La idea comenzó a fraguarse «por noviembre del año pasado» con motivo de los preparativos de la celebración este año del 25 aniversario del Campamento de Verano que organiza la hermandad. La credencial se sacaría a nombre de la corporación y cada grupo de hermanos iría recorriendo las diferentes etapas hasta completar la ruta de la Vía de la Plata.

«Los primeros peregrinos partieron el 14 de febrero» y así en cada etapa, los grupos se han ido desplazando «dónde tenían que comenzar la siguiente, como una carrera de relevos», apunta Mauricio. En total más de 400 caminantes que han conseguido hacer a la Hermandad de la Vera Cruz de Alcalá del Río una peregrina muy especial.

Para terminar de poner el broche a esta iniciativa, el campamento de las bodas de plata se ha celebrado del 3 al 9 de agosto en el Colegio diocesano Pablo VI de Arúa, Ourense. Dado su carácter especial, en esta edición no se ha hecho separación por edades. Durante una semana, estos hermanos han compartido «formación en valores cristianos» siendo «muy especial» por unir a abuelos, padres e hijos en una misma experiencia, que ha contado con 220 personas.

La última expedición fue precisamente la realizada por este grupo del campamento, la número 40, desde Outerio hasta Santiago de Compostela, donde a 16 kilómetros de la ciudad se encontraron con otro grupo que también estaba finalizando la etapa.

«En plaza de Galicia», relata Moreno, se unieron más hermanos llegados directamente de Alcalá del Río hasta alcanzar las 500 personas. El recorrido hasta la Plaza del Obradoiro, por la calle Santiago, «se hizo con mucha emoción y con los cánticos entonados por los más jóvenes». Detrás del grupo, el coordinador portaba una bandera realizada especialmente para conmemorar el aniversario, quien se queda sin palabras para describir la «sensación vivida cuando toda la plaza quedó esperando la entrada de la bandera», que levantó el mayor de los júbilos entre el público. «Irrepetible», asegura en un último intento de transmitir la experiencia. Ya en la celebración de la Eucaristía, el deán dedicó unas «bonitas palabras a la hermandad» y el vuelo del botafumeiro se ofreció al Cristo de la Vera Cruz, María Santísima de las Angustias Coronada y el Santo Apóstol.

Desde los seis años del más joven hasta los 83 del mayor se abre un abanico de personas que han sido una andando en nombre de su hermandad para mostrar sus respetos al apóstol. Mauricio afirma que se ha tratado de una experiencia donde «muchas personas han dado lo mejor de sí».