Días para el próximo año Santo

martes, 21 de enero de 2014

Veinte años de Camino para el mundo


«¿El balance de estos veinte años? Muy positivo, sobre todo por las experiencias vividas y la gente conocida». Con estas palabras resumen voluntarios, alberguistas y amantes del Camino de Santiago los últimos veinte años de vida vividos por y para el Camino, tras la declaración de la Ruta Jacobea como Patrimonio Mundial de la Humanidad. «Dos décadas en las que el trazado burgalés ha ido consolidándose poco a poco, al ser su recorrido el escogido por gran parte de aquellos que llegan a Santiago de Compostela», cifraba Jesús Aguirre, presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Burgos.

Cifra que tras saberse los datos de peregrinos dados a conocer este mes por los responsables del Centro de Estudios sobre el Camino, rondaría poco más del 16%, al ser unos 212.000 peregrinos los que llegaron a Santiago, de los que más de 35.000 escogieron recorrer los tramos palentino y burgalés de la Ruta Jacobea. A éstos se sumaron otros 60.000 que se decantaron por la provincia leonesa.

Como detalla Aguirre, la valoración es positiva, «y va in crescendo, porque muestra que ya no es necesario esperar a la celebración de un Año Santo para ver un alto número de peregrinos por nuestras tierras», afirma. «Algo que sí sucedía anteriormente», añadía Aguirre. Dato al que se suma el aumento de albergues existentes en el trazado burgalés, cuyo número pasó de los 28 existentes en 2012, a los 36 que funcionan en la actualidad a lo largo de su veintena de etapas.

Aguirre recuerda que con el movimiento reformista llegado de Centro europa del siglo XVI, así como el freno que supuso el imperio de la razón del siglo XVIII, el Camino sufrió dos de sus peores épocas. Lo que le llevó a una cierta decadencia latente, «incluso durante el XIX en que el romanticismo de los viajes y la visión triste y emotiva de España animó poco a poco a viajeros de todo el mundo a acercarse al Camino».

  «Es un fenómeno que se traduce en un flujo constante, y durante todo el año», remarca a su vez el teniente alcalde del Consistorio de San Juan de Ortega, José Manuel Pérez, municipio en el que se ubica el conocido monasterio  de igual nombre.

Opinión compartida por Aguirre- responsable a su vez de la gestión del albergue del Cubo de Burgos-, «donde llegan personas de todo el mundo, siendo aún superior el número de extranjeros frente al de peregrinos españoles». Las cifras así lo muestran, ya que dos de cada tres peregrinos llegados a la Comunidad el pasado 2013 eran extranjeros, despuntando estos últimos años los que venían desde Estados Unidos y Corea del Sur, entre otros puntos del mundo.

Este impulso vivido por el Camino fue, según algunos-, gracias a hechos puntuales. Entre ellos el rodaje de la película The Way, a cargo del actor Martin Sheen y su hijo Emilio Estévez, o la mención que del Camino hizo en su programa televisivo la presentadora norteamericana Oprah Winfrey.

Pero también el fuerte peso que, por lo visto, las colonias cristianas asentadas en Corea del Sur están adquiriendo en dicho país asiático, unido a la exitosa emisión en éste de un programa televisivo centrado en la Ruta Jacobea.

Asociaciones de Amigos

Aguirre destacó por otro lado, la proliferación en los años 80 de las asociaciones de ‘Amigos del Camino’- entre ellas a burgalesa que preside y que en 2012 cumplió 25 años de vida-, como otro de los grandes factores que ayudaron a la paulatina consolidación de la Ruta Jacobea.

«A las que van unidas el importantísimo trabajo de los miles de voluntarios», recalcó, como intermediarios entre peregrinos e instituciones. «Ya que ellos son a menudo el primer socorro del peregrino cuanto las instituciones -por diversas circunstancias- no llegan a todos los puntos», recalca.

Y un ejemplo claro es la labor de Carmen Urraca -una de las personas que pone voz a ese balance positivo del Camino-, tras más de una década de voluntaria en el albergue de Redecilla del Camino.

Primera parada del Camino en suelo burgalés, esta voluntaria destaca que el primer impulsor de mejoras es, en este caso, el propio Ayuntamiento, «desde donde llevan años preocupándose de que quienes llegan allí estén lo mejor posible», reconoce. «Porque hoy en el albergue hay internet, salón para reunirse, un patio, agua caliente y hasta una cocina donde también se dan menús sencillos... Cosas que no existían diez años atrás», recuerda esta hospitalera.

Carmen destaca por ello, que son muchos los que vuelven años después, y han comprobado cómo el Camino, para bien o para mal, no es hoy lo que era.

«Y lo más satisfactorio de todo es que muchos de ellos se acordaban de haber llegado agotados, y de cómo nosotros les dimos un plato de comida caliente y una cama donde descansar y poco más, porque antes no había más, pero eso les bastó para seguir adelante y guardar un grato recuerdo», afirma con cierta satisfacción.

E Itero al final

Carmen remarca por ello, cómo a la labor de las instituciones se suma la de los voluntarios, ya que una vez que termina la temporada en octubre o noviembre la mayoría de los albergues quedan cerrados hasta marzo o abril en que vuelven a abrirse.

«Y somos nosotros los que nos quedamos ese período de forma voluntaria, pues los peregrinos ahora no sólo vienen en verano sino durante todo el año».

Buscar la mayor comodidad de quienes llegan es también uno de los objetivos buscados por el Ayuntamiento de Itero del Castillo. Éste, desde el extremo opuesto del trazado burgalés, ya que si Redecilla da la bienvenida al peregrino a la provincia burgalesa, Itero les despide viéndoles partir hacia tierras palentinas.

«Se trata de proporcionarles un espacio donde puedan descansar, pero también ayudarles a que puedan conocer el pueblo y con ello nuestros monumentos, paisajes y gentes, dando así a la vez, vida a la propia localidad», recalca el alcalde Salvador Martínez.

Por ello, recuerda que ultiman ya la obra del nuevo albergue municipal, un edificio de nueva planta de 200 metros cuadrados. Cuenta con 14 camas, baños y un espacio de descanso, así como con amplia información del entorno y de sus espacios naturales y monumentos. Entre ellos, el puente de 11 ojos que enlaza Burgos con Palencia.

Paseo del Ánimo

Belorado ha convertido también la revitalización de la Ruta Jacobea en su seña, tras dar cabida en el albergue a un uso también juvenil como premisa incluida en el nuevo concurso de gestión del mismo, y que prevén publicar en breve.

«Eso nos permitirá tenerlo abierto al peregrino a la vez que ofertar actividades, al contar con 40 camas y zona de ocio, pero también con una cocina para uso de los alojados en él», detalla el alcalde de Belorado, Luis Jorge del Barco.

Iniciativa a la que se suma el personal homenaje que la localidad beliforana -como céntrico enclave en el trazado burgalés que es-, quiso hacer al peregrino con el llamado Paseo del Ánimo. Ideado en el año 2009, dicho espacio transcurre por las calles del Camino a su paso por la villa, en cuyas baldosas están plasmadas las huellas y firmas de personajes ilustres de ámbito nacional.  

No hay comentarios:

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...