Días para el próximo año Santo

jueves, 8 de agosto de 2013

Convertir el Camino de Santiago en una ruta turística “es mutilar su auténtico sentido”

“Contemplar el Camino de Santiago como una ruta turística y ecológica por las obras histórico-artísticas y los hermosos paisajes que contiene, sería despojar la peregrinación de su principal elemento espiritual: Lo mutilaríamos y lo dejaríamos sin el auténtico sentido". Así lo afirmaron los obispos, delegados nacionales de patrimonio y demás asistentes a las Jornadas Nacionales de Patrimonio Cultural de la Iglesia celebradas recientemente en Santiago de Compostela, España. El Camino de Santiago fue definido en las Jornadas como una herramienta de la Nueva Evangelización. 


Las conclusiones del encuentro hacen un llamado para preservar "el auténtico sentido de experiencia de fe a través del arte y de la obra de la creación" del Camino.

La experiencia del Camino tiene una riqueza de gran valor que incluye la propagación y celebración de la fe, el ejercicio de la caridad, el acercamiento de los estilos artísticos de la historia de la Iglesia en España, la valoración de las costumbres locales, entre otros. Todos estos aspectos, afirman las conclusiones, son "como señales que nos llevan a una meta, la vida de la gracia a la que está llamado todo hombre".

Sobre las manifestaciones culturales y artísticas reflejadas en el patrimonio cultural presente en el Camino, los delegados destacaron varios estilos artísticos y señalaron la forma cómo estos contribuyen a la transmisión de la fe. Entre ellos, señalaron el Románico, "un estilo internacional que se propaga por toda la ruta jacobea y que, mediante el lenguaje simbólico, anuncia la fe al peregrino".

El concepto mismo de la peregrinación tiene un significado espiritual profundo que se refuerza a través de la experiencia sensible del peregrino. "El arte a lo largo del Camino hace visible en nosotros lo que algún día veremos claramente al final de nuestra peregrinación, reforzando en nuestro interior la fe de la Iglesia peregrina en el mundo".

Según las conclusiones, el Camino de Santiago puede convertirse en una escuela experiencial, donde la arquitectura habla sobre la presencia de Dios, el trato con el prójimo fomenta la caridad y el entorno visual remite a lo invisible. "El Camino se nos presenta como una visión beatífica de la salvación", afirmaron.

Por estos motivos los participantes en el encuentro presentaron como principal conclusión que el Camino de Santiago es un "instrumento para la Nueva Evangelización por ser un elemento vivo en nuestro camino de fe", concluyeron.