Días para el próximo año Santo

jueves, 28 de noviembre de 2013

Un vuelo a ras para la curación

El Camino de Santiago guarda historias de superación y generosidad. Más allá de Astorga y antes de que el caminante emprenda el ascenso a Foncebadón y después el duro descenso a Molinaseca, Rabanal del Camino ofrece un remanso de tranquilidad y reposo al cuerpo y al espíritu. En esta parada necesaria está José Alberto Ortiz, del club de arqueros del Camino, que junto a un equipo de cuatro personas, entre las que se encuentra Yuly, el águila peregrina amiga de los niños, ha fundado la asociación Gaudisse para ayudar a los menores con cáncer y organizar proyectos de reinserción juvenil.

El vuelo de Yuly, el águila amiga de los niños, vuela sobre sus cuerpos en una de las exhibiciones de la asociación.
El vuelo de Yuly, el águila amiga de los niños, vuela sobre sus cuerpos en una de las exhibiciones de la asociación.
La asociación inició sus trabajos en junio de 2010 y desde entonces ha participado y organizado un torneo medieval infantil en Rabanal del Camino, una cena medieval en Espinoso de Compludo, noches de cornatel..., una cruzada particular en la que se ha empeñado su fundador, Alberto, con una historia personal de superación ejemplo para la lucha contra el cáncer. La asociación cuenta con la ayuda estelar de Yuly, un águila de Harris a la que ha rebautizado como águila peregrina por ser el primer ave rapaz documentado que ha realizado el Camino de Santiago. Por eso Yuly está escribiendo su propio libro sobre sus aventuras en la Ruta Jacobea.

La asociación tiene dos águilas más que utiliza para la caza, pero es Yuly la estrella de las exhibiciones. Gaudisse se mantiene con los donativos que dejan los peregrinos en su trayecto a Santiago de Compostela. El ave se está preparando para acompañar en abril a los niños y niñas de dos excursiones, una a Los Molinos del Tiempo, para menores de 10 años, y otra a la Cascada de la Fervencía (en Foncebadón), para mayores de esa edad. «Son rutas de animación histórica, los niños harán la ruta y un viaje en el tiempo. En los molinos descubrirán desde los petroglifos a las historias de los templarios, pasando por los astures, romanos y los célticos druidas. En cada uno de los cinco molinos que recorreremos haremos una parada para poner en escena la época con una representación teatral. Los niños son primero pajes, luego escuderos y al final caballeros y las niñas ayudantes, doncellas y princesas. Al final de la ruta se hace el nombramiento con el espaldarazo del rey Anseis de Cartago y la bella princesa de Gaudisse.

Uno de los objetivos por cumplir de la asociación es llegar a los niños que están ingresados en el Hospital de León. «Ya hemos hablado con la supervisora de Pediatría porque estamos viendo la posibilidad de que los niños vean a través de una gran cristalera el vuelo de las águilas de Harris de balcón en balcón, mientras se les explica un cuento sobre la historia de las águilas con un fondo de lucha y superación de las adversidades. Al final, se les entregará un pergamino nombrándoles caballeros y princesas de nuestra orden. Durante ese rato los pequeños se evadirán de sus problemas».

La asociación levanta un albergue, el Castillo de Gaudisse, con los donativos de los peregrinos, «un lugar con tintes medievales donde se les explicará como se viví en el medievo, el honor, el valor, la lucha contra las injusticias, el respeto hacia los indefensos... pero eso para más adelante, ahora lo primero son las excursiones».

Fuente: Diario de Leon.es