Días para el próximo año Santo

lunes, 11 de noviembre de 2013

El camino de Oseira escondía una mámoa de 6.000 años

El arqueólogo Jorge Lamas Bértolo y el historiador Juanjo Alvarez, miembros del Grupo Ecoloxista Outeiro y del Centro de Estudios Chamoso Lamas, han descubierto en San Cristovo de Cea uno de los mayores túmulos de la comarca de Carballiño y Ribeiro. Con más de 35 metros de diámetro y tres metros de altura, presenta una masa de tierra de 1.000 metros cúbicos, y su construcción se remonta a hace 6.000 años.

La mámoa ha sido hallada en las proximidades del Camino Real que, desde Cea, transcurre hacia el Monasterio de Oseira, que es una variante del Camino de Santiago reconocida por la Xunta.

Este hallazgo arqueológico forma parte de una pequeña necrópolis de cinco túmulos localizada en un paraje conocido como Aguaceiros, una zona llana que separa los regatos que vierten aguas a los ríos Arenteiro y Barbantiño. La tumba, según indican ambos expertos, se encuentra rodeada de árboles caducifolios como el roble y el abedul, 'que formaban los mismos bosques en la época prehistórica', puntualizan. Dicho túmulo conserva losas de granito que forman la cámara del sepulcro y que constituyen un hallazgo importante, ya que normalmente 'no suelen encontrarse en otras tumbas por ser reutilizadas por los paisanos para la construcción de muros', señalan Jorge Lamas y Juanjo Álvarez, y añaden que 'sin duda estamos ante la primera arquitectura monumental de carácter funerario, que utilizaban nuestros antepasados para enterrar y rendir culto a sus muertos, es obra de nuestros primeros labradores, de los primeros vecinos de Cea y comarca'.