Días para el próximo año Santo

jueves, 19 de enero de 2012

Un padre cordobés y su hijo con parálisis cerebral harán en bici-silla de ruedas el Camino de Santiago

Un padre y su hijo de 12 años con parálisis cerebral, naturales de Córdoba, recorrerán en una bici-silla de ruedas los 800 kilómetros del Camino de Santiago que separan Roncesvalles de Santiago de Compostela, en el marco de una iniciativa, denominada 'DisCamino de Santiago 2012', que será presentada este próximo viernes en Fitur y que busca reivindicar un "turismo para todos".
En concreto, según ha informado la Red Española de Turismo Accesible, en cuyo stand de Ifema en Madrid tendrá lugar la presentación, la ruta se llevará a cabo en aproximadamente 15 días, entre el 25 de junio y el 15 de julio del presente año.

Este ambicioso proyecto de Javier Luque y su hijo Antonio tiene como objetivos contribuir a la rehabilitación de este último, proporcionándole variados estímulos multisensoriales, integrar la bicicleta como actividad de ocio familiar completo, hacer un llamamiento sobre la necesidad de un turismo accesible y sobre el hecho de que la ilusión es capaz de vencer cualquier inconveniente personal y social.

Según la Red Española de Turismo Accesible, "la realidad de la oferta turística actual está marcada por una serie de obstáculos a la hora de planificar un viaje, que hace que no todos los usuarios puedan acceder a su disfrute en igualdad de condiciones. A pesar del esfuerzo realizado por parte del sector, todavía queda un importante trabajo que realizar para romper las barreras arquitectónicas y de la comunicación, con el objetivo de lograr que el derecho al turismo se encuentre al alcance de todos".

En el transcurso del acto de presentación del 'DisCamino de Santiago 2012' se les hará entrega a los protagonistas de esta historia de la bicicleta adaptada con la que realizarán el recorrido, y que se ha conseguido con la colaboración del fabricante de la misma y de la Red de Turismo Accesible, Red Estable.

martes, 17 de enero de 2012

Caudete tendrá albergue de peregrinos

El pasado día 15 de enero de 2012 la Asociación de Amigos de los Caminos de Santiago del Sureste de Caudete con su presidente D. Joaquín Requena a la cabeza, se reunió con D. Ramón Maneu Sanjosé (Párroco de la Parroquia de Santa Catalina Virgen Mártir de Caudete) y D. Miguel Rodríguez Cantos (presidente de la Asociación Pro Restauración de la Ermita de Santa Ana de Caudete) para firmar oficialmente y de mutuo acuerdo el documento que acredita la cesión por parte de la Parroquia de Santa Catalina Virgen Mártir de Caudete de la casa situada junto a la ermita de Santa Ana, en la Plaza de Santa Ana Nº 2, como ALBERGUE DE PEREGRINOS.

El uso de dicho inmueble será de uso compartido para nuestra asociación jacobea local y para la Asociación de Santa Ana. El albergue va a constar de todas las pretensiones que un peregrino puede necesitar en su camino a Compostela y va a ser gestionado por la asociación del Camino de Santiago de Caudete. De esta manera, tanto el Camino del Sureste como el Camino de la Lana ampliarán su infraestructura con la inclusión de este albergue en sus respectivas rutas jacobeas.

Se está trabajando desde ya para acondicionar el albergue. Las obras y modificaciones se realizarán por parte de los socios. Cualquier persona interesada en ayudar a su rehabilitación puede ponerse en contacto con ellos a través desde su blog (http://caminosantiagocaudete.blogspot.com/) o acudiendo los viernes de 19.00 a 21.00 h. a su nueva sede social, ya que van a reunirse regularmente para ir viendo posibles proyectos y hablar de temas e inquietudes jacobeas. Estas obras se irán realizando progresivamente y la fecha estipulada para su inauguración oficial está prevista para la próxima Semana Santa.

Aprovechan estas líneas para agradecer profundamente a la Asociación de Santa Ana y a la Parroquia de Santa Catalina su gran predisposición para hacer de un sueño una realidad.

El albergue del camino de Santiago hace un balance «más que positivo»

Es hora de balances, de echar la mirada atrás para ver el recorrido de 2011. Así lo han hecho en el albergue del Camino de Santiago que abría sus puertas en junio de 2011. La actividad registrada, en esta casa, en sus seis meses de vida ha sido intensa.
 
Además de ofrecer información a los que tienen 'in mente' cubrir de una manera u otra la milenaria autopista, también sellaban las credenciales y han atendido a los peregrinos que en su meta de llegar a Santiago hacían escala en Beasain.
 
Sus responsables iban al dato directo. «Hemos dado cobijo a 173 persona, realizamos un balance más que positivo de estos meses en los que hemos echado a andar» , señalaba Antonio Jarit, responsable de la delegación en Beasain de la Asociación del Camino de Santiago en Gipuzkoa.
 
Incluso canarios y rusos
 
De los 173, la mayoría han sido españoles los que han hecho noche en la casa de peregrinos ubicada en el edificio de la casa del molinero de Igartza. Cabe recordar que ésta se encuentra al borde del mismo camino del interior que procedente de Irun va camino de San Adrian. Pero además por el mismo han pasado un ruso, un australiano, belgas, franceses.....
 
Acercando las cifras y echando una ojeada al estadillo por comunidades autónomas, la mayoría de los albergados han sido de Euskadi y por cifras, tras ellos, destacan los catalanes y madrileños, «pero hasta el albergue beasaindarra han llegado peregrinos procedentes incluso de Canarias», destacaba Jarit.
 
Los que han llegado y han pernoctado en Beasain los hay de todas las edades, las dos mayorías se sitúan entre los que cuentan con 30-40 y 50-60 años, pero también se ha animado a cubrir la ruta milenaria un peregrino cuya edad superaba ampliamente los 80 años.
 
Julio fue el mes que más pernoctaciones registró, pasaron por el albergue 62 personas y en agosto fueron 52. P asado este mes las cifras descienden, aunque en el invernal diciembre fueron cuatro los que pernoctaron en el albergue de Igartza
 
Antonio Jarit destacaba la labor de los hospitaleros «con los tiempos que corren, es una entidad en la que el voluntariado tiene parte activa y los hospitaleros son voluntarios que ofrecen su tiempo gratis. Son los que han atendido en el albergue a los peregrinos». Han sido 17 los que han dedicado su tiempo al albergue de los que siete son beasaindarras y otros llegados de otros municipios guipuzcoanos.

lunes, 16 de enero de 2012

«En el Camino de Santiago jamás tienes la sensación de soledad»

Lleva desde el año 2002 haciendo el Camino a Santiago y «mientras pueda y la salud me lo permita seguiré haciéndolo». Son palabras de Antonio Box García (Blanca, 1950). Veterano constructor y padre de cuatro hijos, Antonio Box fue futbolista y durante veinte años concejal de Policía y Obras en el Ayuntamiento de Blanca. Su afición es el fútbol; es hincha del Barcelona y le encanta andar. Asegura que durante la peregrinación se olvidan los problemas y «aprendes a valorar la vida».

-¿Cómo surgió la idea de hacer el Camino a Santiago?

-Empezamos a salir por afición y cuando vimos el reportaje sobre el camino, conseguimos más información a través de guías e internet y decidí hacerlo.

-¿Le ha compensado hacerlo durante varias veces?

-Siempre compensa por la satisfacción de terminar unas etapas muy duras y poder conocer los problemas de tanta gente y ver lo afortunados que somos. La pena es el poco tiempo que tenemos.

-¿Lo haces solo o en compañía?

-Comenzamos Luis 'el Jaro', Jesús y yo. Después lo he hecho varias veces solo y otras con amigos y, en alguna ocasión, con mis hijos. Pero aunque empieces solo vas conociendo a gente y en ningún momento tienes la sensación de soledad.

-Lo de recorrer el camino ¿es por afición o porque es creyente?

-En un porcentaje muy elevado es porque somos creyentes y aprovechamos para pedir por mucha gente que sabemos que tienen problemas y lo están pasando mal. También por nuestra afición al senderismo y que tanto desarrollamos por las magníficas rutas que tenemos en Blanca.

-Pese a la existencia de albergues, esta iniciativa es costosa. ¿Qué presupuesto tiene el viaje?

-El número de albergues cuando empezamos en 2002 era muy inferior al actual. Me acuerdo que parecía una carrera, porque si querías dormir bajo techo tenías que llegar de los primeros por las pocas plazas disponibles. Hoy todo ha cambiado y con 15 euros puedes pasar el día y, si ayudas en el albergue con la limpieza, hasta te pueden regalar el alojamiento. Conozco peregrinos que lo hacen sin dinero.

-Supongo que a lo lago de sus viajes habrá vivido muchas anécdotas.

-Experiencias y anécdotas hemos tenido muchas, pero siempre nos quedamos cuando hacemos la etapa de Ocebreiro-Triacastela. A mitad del recorrido, hay un alto durísimo, El Alto del Poyo, y justo arriba cuando termina hay un bar y cuando vas viendo llegar a la gente con la cara totalmente descompuesta, te das cuenta de lo que es el camino.

-¿Qué objetos son recomendables para emprender tan largo viaje?

-Lo principal y fundamental, un buen calzado. Luego ropa cómoda que te abrigue, chubasquero, chan-clas para ponértelas cuando finalice la etapa, guantes y comida para ir reponiendo fuerzas.

-¿Lo mejor y peor de esta aventura?

-Lo mejor del Camino es la sensación cuando entras en la plaza del Obradoiro y la catedral y ves el movimiento del botafumeiro y el sonido del órgano tocando con esa fuerza con el resto de peregrinos que has conocido. Lo peor, las ampollas. Como sugerencia, hay que hacer el camino sin prisa, disfrutando de los paisajes, y no hacer más de veinte kilómetros al día.

-Algunos piensan que hacer el camino constituye una asignatura pendiente. ¿Cree que la Iglesia ha influido en su decisión?

-Siempre lo hemos hecho por la gran afición que tenemos a andar y por la fe de poder ayudar a los demás con nuestros rezos durante el camino y cuando llegamos a la catedral. Ninguno tenemos una asignatura pendiente.

-¿Ha encontrado bastantes obstáculos en la carretera?

-Las carreteras están bien señalizadas y para hacerte una idea en el Camino Francés, de 800 kilómetros, muy pocas veces cruzas la carretera. Casi todo el camino es por sendas bien señalizadas por el interior de bosques y montañas.

domingo, 15 de enero de 2012

Historia de amistad entre los cabos de Creus y Fisterra

Detrás de cada peregrino hay una historia que contar. Un montón de vivencias que enriquecen el espíritu de los que hacen el Camino de Santiago, cada cual a su forma y a su modo. La historia de Francisco Pla Simó es, sin duda, de las que merece ser contada. Una historia que empezó a tomar forma el 18 de junio del año pasado en Cap de Creus (Girona) cuando decidió calzarse las botas, poner «cuatro trapos en la mochila» y darle a las piernas para completar los casi 1.300 kilómetros que le separaban de Compostela.

«Quería conocer el camino de Santiago, el paisaje y la gente, sobre todo esto último. Buscaba hacer el Camino pero no como una maratón, sino con calma, disfrutándolo», apunta Fran, como le gusta que le llamen. Este barcelonés escogió Creus, en Girona, por ser el punto más oriental de España, el sitio más alejado de Fisterra a donde también tenía previsto llegar. «En línea recta es de las mayores distancias que se pueden recorrer. 1.050 kilómetros me han dicho, aunque la distancia no importa, lo que importa es lo que vives cuando la recorres», precisa el filósofo caminante que hizo el trayecto acompañado de Luna y Blis, sus dos perros.

«Disfruté muchísimo. Conocí lugares preciosos y gente fantástica. Me doy por satisfecho. He conseguido mucho más de lo que esperaba cuando salí hace casi siete meses. Esperemos que la vuelta sea tan provechosa como lo ha sido el llegar hasta aquí», comentaba Fran mientras tomaba un café sentado al pie del cruceiro de Santa Mariña, en Mazaricos.

Porque ayer Fran volvió a tierras mazaricanas, de vuelta de Fisterra. Y volvió a parar en el campo do Cruceiro, en la aldea de Santa Mariña, tal y como lo hiciera en el trayecto de ida. «Paramos aquí para merendar porque cuando pasé por primera vez los vecinos me trataron muy bien y quería saludarlos otra vez y despedirme de ellos porque me vuelvo a Barcelona».
Buenos deseos

Y allí volvían a estar para compartir merienda con Fran y desearle buen viaje, Pilar a do Estanqueiro, Benigno, Pepe de Rial o Manolo de Rosa, que escuchaban embelesados sus viajeras reflexiones.

El catalán regresa a su tierra, también andando. Otros mil y pico de kilómetros que, esta vez, realizará en compañía de Rafa Mascaró, otro peregrino con el que se encontró en Fisterra. «Coincidimos allí, nos contamos nuestras historias, nos caímos bien y decidimos compartir camino de regreso a casa», señala Fran Plá que reconoce que salió de casa sin dinero, sin móvil y, lo que es más importante, sin prisa.

«Al final te das cuenta de que podemos vivir con mucho menos de lo que tenemos y que la vida es mucho más sencilla de cómo nos la planteamos diariamente» comenta, pausadamente, mientras escribe en una libreta la dirección postal a la que este cronista se comprometió mandarle la página del periódico en el que salga publicada su historia.

Gran Canaria se prepara para el primer Camino de Santiago para familias

Gran Canaria se prepara para celebrar, del 23 al 24 de septiembre, el I Camino de Santiago #UP2U Project para los jóvenes y familias, qu...