Días para el próximo año Santo

domingo, 19 de agosto de 2012

El laberinto del peregrino antes de encontrar descanso

Después de que el albergue municipal de la ciudad de León, situado en el CHF, cerrara sus puertas definitivamente a causa de los recortes municipales, son muchos los peregrinos que a diario llegan a este lugar.

Las fechas amarillas pintadas por el suelo en las calzadas de pueblos y ciudades son, junto con las conchas, formas de señalización. Unos símbolos del Camino de Santiago que orientan en la ruta hacia los lugares más representativos de las ciudades por donde van caminando.

A pesar de ello, estas marcas les siguen llevando al antiguo albergue municipal. Justo en la puerta y no antes, para evitar desviarse hasta allí, unos carteles anuncian: ‘El albergue municipal de peregrinos y juventud del Ayuntamiento está cerrado’.

Amablemente los vecinos que pasean por la zona advierten a los peregrinos de que el lugar lleva cerrado un tiempo y que si buscan otro albergue tienen que desplazarse hasta el centro.

Tras muchos kilómetros a la espalda y otros tantos por delante, los peregrinos que llegan hasta el lugar se muestran sorprendidos y no entienden por qué las flechas amarillas siguen indicando lugares que no llevan a ninguna parte.

Una de las peregrinas se muestra molesta: “Es un fastidio llegar hasta aquí y ver que las puertas están cerradas. No puedo andar más y ahora tengo que desplazarme hasta el centro para poder descansar”, dice enojada al comprobar que el albergue que buscaba está cerrado.

Las alternativas se reducen a tener que volver a emprender el camino para llegar al albergue de las Carbajalas situado en la plaza del Grano. O, por otra parte, la residencia de la Fundación Ademar, situado en la avenida Alcalde Miguel Castaño, que desde que comenzó el verano también ofrece descanso a los cientos de peregrinos que llegan a la ciudad. Cada día acoge a alrededor de una treintena de personas. El precio es de 10 euros, un poco más elevado que en el resto de albergues para evitar ser competencia. Además, cuenta con todo tipo de comodidades como wifi gratuito, dos salas de televisión con pantalla gigante, y lavadora y secadora de libre uso.Una idea que surgió tras el cierre del albergue municipal situado en el CHF y que está sirviendo de hogar para los que hacen el camino, junto con el albergue de las Carbajalas. Desde la Fundación Ademar se muestran satisfechos y contentos por la acogida recibida, que seguirá dando servicio hasta el final de la temporada alta, justo cuando comience el nuevo curso.

Aún así, y ante el cierre de puertas del albergue municipal de León, otros prefieren apurar la marcha para hacer un alto en el Camino en otros pueblos que les van aproximando un poco más a su meta: Santiago de Compostela. 

No hay comentarios:

Las claves para hacer el Camino de Santiago si eres diabético

La Fundación para la Diabetes aconseja llevar insulina suficiente, reforzar los controles de glucosa y aumentar la hidratación, entre otra...