Días para el próximo año Santo

domingo, 8 de julio de 2012

El electricista confesó que tuvo el Códice guardado en el maletero durante toda una tarde

El electricista Manuel Fernández Castiñeiras confesó antes de pasar a disposición judicial que había guardado el Códice Calixtino en el maletero de su viejo Xantia una tarde entera, informó una fuente próxima al caso.

"Sí, fui yo quien robó el libro. Me lo llevé el 4 de julio del año pasado, sobre las 12 de la mañana", contó a los investigadores el pasado 5 de julio este exempleado de la Catedral, que prestó sus servicios como autónomo hasta 2005 en el templo compostelano.

Horas antes de ser interrogado por el juez instructor, este técnico relató que había ido a misa y que accedió a esta estancia del archivo con las llaves que él tenía, hasta llegar al manuscrito del siglo XII envuelto en un paño rojo, informa la misma fuente.

Después, y tras tomarse un café y dar su habitual paseo, el electricista comió con su mujer y a última hora del día acudió al garaje de Milladoiro (A Coruña) en el que había dejado aparcado su viejo automóvil, de color verde, para sacar esta obra y trasladarla. 

 La comisión judicial lo localizó el pasado miércoles en una plaza de aparcamiento cerrada, que hacía las veces de trastero, propiedad de Castiñeiras y ubicada también en Milladoiro.

Este libro de un valor incalculable estaba envuelto en papeles de periódicos y bolsas, dentro de una caja de cartón.

Una cámara grabó al presunto autor material de la desaparición de este documento saliendo de la basílica compostelana ese 4 de julio y ataviado con un abrigo. En las imágenes captadas, ha señalado esta fuente, se aprecia "una especie de bulto", que solamente empezó a tomar sentido cuando las sospechas se centraron en "Manolo", como se le conoce.

El interrogatorio del juez

Al cuestionario del magistrado gallego José Antonio Vázquez Taín, el pasado día 6, el supuesto autor de la desaparición de esta joya histórica contestó con menos locuacidad, y más evasivas: "No sé", "quizás", "depende", fueron sus respuestas más repetidas.

Fernández Castiñeiras relató, según ha apuntado esta fuente, que las llaves se las habían proporcionado "los que mandaban allí", que en la Catedral "se dedicaba a robar todo el mundo" y que él se había enterado de esto "por rumores".

También que si había un Año Jacobeo, él sabía que "había menos control" sobre los donativos y ofrendas que entraban, "que eran muchas", añadió esta fuente. Asimismo, se esforzó por hacer ver que él era un "aldeano", un "pobre hombre".

Llevaba la cuenta de sus sustracciones

En el domicilio de Castiñeiras, los agentes intervinieron tres libros contables en los que este electricista habría marcado con fechas y cantidades cada uno de sus saqueos de "una manera minuciosa", informa esta fuente.

"Cada año está en un libro", apostilla, desde 2004 a 2006. "Según parece, es en 2004 cuando empezó a coger cantidades importantes de dinero", comenta la fuente. Al final de cada libro, en rojo, aparece la "cifra redondeada" de las ganancias obtenidas en esa anualidad, puntualiza.

La Policía encontró "un millón cien mil euros largo", pero "hay como 400.000 euros más, que constan en estas anotaciones, y no han sido localizados", subraya.

Fernández Castiñeiras, su mujer Remedios Nieto, y su hijo, Jesús Fernández Nieto, están encarcelados en la prisión coruñesa de Teixeiro. "Ninguno de ellos se ha mostrado proclive a colaborar. La mayor facilidad de palabra se dio en la confesión", manifiesta esta fuente.

2 comentarios:

carnet manipulador de alimentos dijo...

es increíble, de todas maneras me alegro que aparezca el códice, así lo podemos ver todos!
Un saludo para el blog!

Fernando dijo...

Que sigan tirando del hilo... porque a ver sino de donde salio tanto dinero, solo de los cepillos NO lo creo.

Pero buenoa lo importante es que el Codice ya esta de nuevo en casa... ahora a aprender la lección de su custodia.

Enhorabuena a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado... Buen trabajo

Un Saludo

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...