Días para el próximo año Santo

sábado, 14 de julio de 2012

Cambian carteles del Camino de Santiago entre Fisterra y Muxía para que los peregrinos vayan a los bares

El Camiño de Santiago, en el tramo final que une Muxía y Fisterra, hace, literalmente, eses, y no porque la vía sea especialmente tortuosa en esa zona, sino porque alguien se encargó en Lires (Cee) de alterar los indicadores para desviar a los caminantes. Los que buscan llegar al fin del mundo se pueden topar con un bar para tener que dar la vuelta después. No se trata de un hecho puntual, sino que se repite en distintos lugares de esa parroquia de Cee. En el casco urbano de Lires, al lado de la iglesia, un cartel con letra de imprenta indica el «Camino de Santiago por la costa» en cuatro idiomas, ruta que nada tiene que ver con la marcada en los mapas de los caminantes desde hace siglos.

A no muchos kilómetros, en el lugar de Canosa, alguien llegó incluso a arrancar de su sitio los mojones originales y pintar nuevas señales con pintura amarilla en las rocas. Quien las siga estará yendo en sentido contrario al que debería seguir.

Al albergue de Fisterra llegaron varios peregrinos en las últimas semanas quejándose de esas trampas puestas, dicen, para cazar a clientes en establecimientos hosteleros de la zona.

Técnicos del Xacobeo pasaron ya por allí para constatar los cambios, aunque por ahora la señalización no se ha corregido.

«Paréceme un atentado contra o Camiño físico, non se pode seguir así, isto está a alcanzar tintes surrealistas», lamenta Begoña Valdomar, hospitalera en Fisterra y presidenta de la Asociación de Amigos do Camiño, para quien agresiones de ese tipo ponen en peligro el futuro de una ruta que se ha convertido en uno de los focos más importantes de atracción de visitantes a la Costa da Morte.
Desde 1997, cuando se empezó a contabilizar el número de peregrinos que llegan a Fisterra, han alcanzado ese punto más de 130.000 caminantes procedentes de decenas de países. La picaresca de determinados hosteleros supone un riesgo para el prestigio de esa vía de peregrinación. Pero no solo quienes hacen el Camiño se han quejado de ese trato. También algunos vecinos de Lires se han puesto en contacto con Amigos do Camiño en busca de una solución.

Implicación municipal 

«Os concellos deberían coidar moito máis este tipo de cousas», asegura Valdomar, quien lamenta la falta de implicación en el cuidado de la ruta por parte de las administraciones locales.

«O Camiño é o futuro, empecemos por evitar estas barbaridades, é algo moi perigoso e serio, porque pódese acabar estragando todo», dice Valdomar.

El número de los que acaban la peregrinación en Fisterra y Muxía ha crecido exponencialmente en los últimos años, algo a lo que han contribuido las campañas de promoción y el boca a boca.

El tramo Santiago-Fisterra, menos congestionado que otros, es de los más valorados por los caminantes. No es la primera vez que surgen problemas. Durante años, los peregrinos tuvieron que desviarse kilómetros para poder atravesar el río Castro en Vaosilveiro, que ahora cuenta al fin con un puente. Además, en alguna ocasión algún particular decidió cerrar el paso a los peregrinos. La modificación de la señalización tampoco es algo nuevo, pero sí es la primera vez que se hace de un modo tan exagerado en un único punto.

No hay comentarios:

'Sor bicicleta', la monja más veloz del Camino de Santiago, conquista la Red

A toda máquina y concentrada en su objetivo. Así va la protagonista del último vídeo que ha enamorado a las redes. Se trata de una monja en...