Días para el próximo año Santo

jueves, 4 de agosto de 2011

"El Camino de Santiago del Norte debe aprender de los errores del Francés"

La ruta xacobea por la costa "tiene un gran futuro", afirma el escritor Antón pombo

Subdirector de la revista 'Peregrina', el periodista gallego aconseja a los peregrinos "dejarse llevar" por el Camino

Donostia. El Camino de Santiago del Norte, que atraviesa la costa guipuzcoana, está en continuo crecimiento, aunque todavía se mantiene lejos de la masificación que caracteriza a la ruta francesa (desde Roncesvalles a Santiago atravesando la meseta), que acoge en torno al 70% del total de peregrinos que se sumergen en las rutas Xacobeas. Para el periodista especializado Antón Anxo Pombo la ruta, que generalmente se inicia en Irun, tiene "un gran futuro por delante", pero no está exenta de los peligros que asolan a un Camino cada vez más popular. "Debería aprender de los errores del Camino Francés y crear una marca propia promoviendo un Camino de calidad", asevera Pombo, actual subdirector de la revista Peregrina.

Su primer contacto con el Camino de Santiago fue en 1984, cuando con 19 años completó la ruta desde Donibane Garazi hasta la capital compostelana en bicicleta. Por aquel entonces, "no había camino ni señales" y los pocos peregrinos que se aventuraban en esta ruta lo hacían, habitualmente, por la carretera. Al llegar a Galicia conoció a Elías Valiña, o también llamado cura de O Cebreiro (Lugo), "una figura clave del resurgir del Camino de Santiago, principal promotor de la recuperación del Camino francés". Hizo "con cuatro locos" lo que Pombo denomina "la revolución de la flecha amarilla", en clara referencia a la forma de las marcas que señalizan todas las sendas que llevan a Santiago.

Desde entonces, la ruta Xacobea se ha popularizado hasta el punto de que en el año 2010 la Oficina de Peregrinaciones de Santiago contabilizó el paso de 270.961 peregrinos. Precisamente, Pombo trató ayer los rasgos, características y motivaciones del peregrino contemporáneo en la conferencia que impartió en el marco de los Cursos de Verano de la UPV/EHU. "El peregrino actual es un reflejo de la sociedad moderna, pero a diferencia del turista o el viajero cultural, la mayoría busca algo más que el consumo de cultura, gastronomía o naturaleza. Hay un punto más. Muchos hacen el Camino porque tienen una serie de problemas o, simplemente, por dar una razón o un sentido a su vida", destaca. Para Pombo, autor de varias obras y guías en torno al Camino de Santiago, la ruta Xacobea "es perfecta para cualquier persona, de una u otra cultura, agnóstica o atea". El escritor y periodista gallego defiende el aspecto de ruta "preparada para la reflexión" del Camino, "con unas claves que puede interpretar cualquiera".



Ese "largo recorrido para la reflexión" es lo que diferencia al Camino de Santiago de cualquier otra ruta y quizá lo que explica que el "95% de los peregrinos se sientan satisfechos o muy satisfechos" al concluir su peregrinación. También "nos iguala" a los peregrinos de la Edad Media. Hubo un momento, detalla este experto en el Camino de Santiago, que dejó de importar el Camino en sí mismo porque ya se podía llegar a Santiago por medios más eficaces y rápido. Sin embargo, "se rompió" con ello "para volver al estilo lento, porque en la lentitud está el encanto, en el esfuerzo personal". "La estructura mental del ser humano no ha evolucionado tan rápido. Quizá ahora sea un ambiente más secularizado, pero hay un peso enorme de la espiritualidad ambigua, marcada por la fuerza de los siglos", sentencia Pombo.

En su opinión, el Camino de Santiago exige una "ruptura" con el ritmo de vida actual, si no se quiere realizar como un mero acto de consumo. "La auténtica peregrinación, por decirlo de algún modo, tiene que ser un Camino lento de largo recorrido. Hay que usar los albergues, dedicarle tiempo y no llevar un plan rígido. Hacer, en definitiva, una concesión a la aventura y dejarse llevar por el Camino", recalca el subdirector de la revista Peregrina.

Por eso, considera una "equivocación" que las administraciones hayan querido identificar el Camino de Santiago con "el turismo". "Cuando alguien que no conoce el fenómeno entra en él como elefante en una cacharrería, lo destruye", ejemplifica. En su opinión sería mejor que se promueva el turismo cultural "por la carretera", dejando a un lado la ruta.

Respuestas También critica a la Iglesia "porque ha abandonado al peregrino". Entre otras cosas, cuestiona que la entrega de la Compostelana se plantee como un premio a los que han recorrido los últimos cien kilómetros, porque, de esa forma, la última parte del Camino "se ha convertido en una romería, caracterizada por la fiesta y la masificación, y en la que se genera una competitividad por llegar a los albergues que no existe en el resto del Camino". Eso explica, según mantiene Pombo, "una especie de selección de los peregrinos". "Los españoles e italianos vienen más en verano y hacen un recorrido corto, mientras que los extranjeros, prefieren el largo recorrido y las estaciones intermedias, huyendo de la masificación del Camino Francés", concreta. Tanto es así, que aunque esta ruta sigue siendo la que más gente acapara, poco a poco pierde peso, proporcionalmente hablando, frente a otras rutas, sobre todo respecto al Camino portugués y el del Norte. Aún con todo, el Camino de Santiago es una ruta que "engancha", lo que lleva a muchos peregrinos a repetir año tras año. "Ha sabido adaptarse a los tiempos y esa es su gran virtud, que sigue ofreciendo respuestas válidas a la gente a través de un viaje interior", señala.

De hecho, Pombo es optimista frente a aquellos que vaticinan que la masificación de rutas como el Camino Francés puedan acabar con lo que hoy conocemos como Camino de Santiago. "Algunos pensamos que se va autoregular, que llegará un momento en que el propio Camino expulsará a la gente que sobre, aunque, por ahora, hay espacio para todos".

lunes, 1 de agosto de 2011

El AVE coge carrera hacia León

De 25 kilómetros por día a 350 kilómetros por hora. El Camino de Santiago y la línea del AVE se cruzan en Bercianos del Real Camino a velocidades tan distintas como distantes. Sin estorbarse. Un viaducto permite el viaje por dos caminos que discurren al ritmo del siglo XXI y de la Edad Media.
Este puente, de 442 metros, es uno de los 39 que contempla el trazado de la línea de alta velocidad Valladolid-Venta de Baños-Palencia-León, de 162,7 kilómetros, y que dará a León la posibilidad de situarse en Madrid en menos de dos horas y mejorar sus comunicaciones también con Francia a partir del 2012.
Una obra casi «humilde» si se compara con la envergadura de la autocimbra que ha servido para construir el viaducto sobre el río Esla en Palanquinos o el gigantesco carro de dovelas que avanza en voladizo sobre el río Pisuerga para el salvar el meandro que forma en Cabezón de Pisuerga, en el tramo Valladolid-Venta de Baños. Este viaducto, de casi kilómetro y medio de longitud, es el más largo de los 39 que hay en la línea. Sus dimensiones sólo son superadas por el túnel de Peña Rayada, de 2.037,11 metros, donde se finaliza el revestimiento del emboquillaje.
Los hombres que trabajan en el forjado y hormigonado del viaducto sobre el Pisuerga son casi invisibles desde el suelo. La plataforma del vano central salva el río mediante un sistema de contrapesos. El viaducto sobre el Esla es el siguiente por la importancia de sus dimensiones (660 metros) y la singularidad de su ejecución con autocimbra, un esqueleto de hierro que realiza el hormigonado in situ. Esta estructura está en fase de desmontaje.

En Venta de Baños es espectacular la triple plataforma del AVE por la que discurrirán las vías en dirección a Palencia y León y las que van hacia Burgos y País Vasco. Dos viaductos sobre el ferrocarril Madrid-Hendaya y la n-620a y un tercero sobre la n-620b hacen posible este nudo ferroviario. Venta de Baños es la única ciudad que, sin ser capital de provincia, tendrá parada del AVE en el trayecto entre Valladolid y León.
El triángulo ferroviario conectará la línea Valladolid-Palencia-León-Asturias con la de Burgos-Vitoria-Frontera Francesa. De esta manera, el corredor norte-noroeste entre Valladolid, Venta de Baños, Palencia y León «supone también el establecimiento de una nueva relación ferroviaria de alta velocidad entre estas ciudades, al tiempo que representa la prolongación de la red de alta velocidad Madrid-Segovia-Valladolid en dirección hacia Asturias, Cantabria y País Vasco», subraya Fernando Fernández Briera, director de Adif para esta línea.
Las obras han cogido carrera para que el AVE entre en León antes de que finalice el 2012, cuando se cumplirán 20 años de la primera línea de alta velocidad en España, entre Madrid y Sevilla.
Las primeras vías por las que surcará el tren de alta velocidad se apilan en la base de montaje cercana a Villada, en el tramo Pozo de Urama-Río Cea. En esta base se montarán todas las vías del tramo de León-Palencia una vez que la plataforma se complete con las capas de forma, subbalasto y balasto. La electrificación es la última fase.
El nuevo pasillo ferroviario ya está surcado por la plataforma, de 14 metros de anchura, a excepción de tramos urbanos como la entrada a León, y están en fase de remate las obras de otras infraestructuras señeras como los cruces de la autovía A-62 en Venta de Baños, de 200 metros, las tres pérgolas sobre la autovía León-Burgos (152,85 y 128 metros), el viaducto del Esla (661,9 metros) y la pérgola y el viaducto de Torneros (1.187 metros). Esta espectacular estructura, que se levanta entre las huertas la margen derecha del Bernesga, y la doble vía de la línea actual Palencia-La Coruña.
La línea se caracteriza por escasas dificultades orográficas, ya que principalmente atraviesa llanos de la submeseta norte, pero compatibiliza su trazado tanto con el tráfico rodado, actividades agrícolas y ganaderas y sobrevuela el cauce de ríos y arroyos, desde el Pisuerga, que cruza en dos ocasiones en las provincias de Valladolid y Palencia, hasta el Esla, en el tramo de Palanquinos y Onzonilla de la provincia leonesa.
El canal de Castilla, en Palencia, y el canal del Porma, en León, también son surcados por la línea de alta velocidad, que cuenta en su proyecto con un total de 39 viaductos, once pérgolas y dos túneles, uno con excavación (Cabezón de Pisuerga) y otro artificial (Villamuriel de Cerrato).
Actualmente, están ya ejecutados 34 viaductos y seis pérgolas. Además, se han construido pasos elevados para garantizar el tráfico por carretera -"como la elevación del puente sobre las vías en Palanquinos-" y la conexión de las vías agrícolas y pecuarias. Salvar el paso de la Cañada Real Leonesa, a la altura de Santas Martas, es el objetivo del viaducto de 168 metros que ya se ha finalizado. El Camino de Santiago es salvado también en este tramo con una pérgola de 68,8 metros.
«Se han respetado estrictamente todos los corredores definidos en el proyecto, de acuerdo con las prescripciones medio ambientales; solamente entre Palencia y León se han construido 113 pasos de fauna», subraya el director de la línea de alta velocidad Valladolid-León.
Otra de las infraestructuras relevantes es el puesto de adelantamiento y estacionamiento de trenes (Paet) en las proximidades de Villada, cuyo fin es servir como apartadero para el rebase de trenes y posibilitar diversas labores de mantenimiento y seguridad del tránsito ferroviario. Entre Dueñas, Venta de Baños y Villamuriel de Cerrato se ejecutan un túnel artificial de Villamuriel de 500 metros y otro viaducto sobre el río Pisuerga de 610 metros en fased de acabados.
Cinco años de obras. La línea supone una inversión de 725,6 millones de euros y tiene como objetivos «contribuir a la vertebración socioeconómica de la Comunidad Autónoma, acortar los tiempos entre Madrid y la capital leonesa y la integración del ferrocarril en dos ciudades, Palencia y León», destaca Fernández Briera. En Venta de Baños también se realiza una remodelación de la estación para dar paso a la alta velocidad.
Las obras comenzaron en 2007 en la zona de Valladolid-Venta de Baños y en la zona de León al año siguiente, precisamente en el tramo entre el río Cea y Bercianos del Real Camino, de 10,5 kilómetros de longitud y que discurre entre los municipios de Sahagún, Calzada del Coto y Bercianos del Real Camino.
La obra está dividida en 15 tramos que se ejecutan de manera independiente de acuerdo con las prescripciones técnicas y ambientales de los proyectos aprobados. Sobre la plataforma de 14 metros tiene que discurrir la doble vía en ancho internacional (1.435 mm), no existe ningún paso a nivel y el sistema de control del tráfico que se instalará es el diseñado para las líneas de alta velocidad. Además, contará con sistemas de comunicaciones móviles y enclavamientos electrónicos.

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...