Días para el próximo año Santo

viernes, 15 de julio de 2011

Villalcazar de Sirga

A partir de mañana estamos en el Albergue de Villalcazar de Sirga (Palencia), de Hospitalero Voluntario. Nos vemos al regreso, aunque intentare actualizar y contaros como nos va.

Un saludo y Ultreia

jueves, 14 de julio de 2011

Las chinches cierran el albergue

La presencia de un pequeño grupo de chinches obligó ayer al Ayuntamiento najerino a ordenar el cierre durante tres días del albergue de peregrinos, que gestiona la asociación local de Amigos del Camino de Santiago.
 
Según el concejal responsable, Diego Rodríguez Carrillo, la cifra de insectos «era pequeña, pero tenemos testimonios de que en Logroño y Navarrete también tenían problemas, por lo que hemos acordado este cierre puntual». No obstante, los peregrinos que lleguen a Nájera no tendrán problemas de alojamiento. Desde el Consistorio se han dado instrucciones para habilitar el frontón municipal como dormitorio estos tres días y se ha dado aviso al resto de albergues riojanos del Camino, así como a los albergues privados que hay en Nájera para que estén preparados para acoger un incremento de pernoctaciones.
 
Tanto en el albergue municipal de Logroño, como en el que gestiona la Asociación de Amigos del Camino en Navarrete han negado que estén afectados por estos insectos y han garantizado que vigilan celosamente su aparición, por lo que no han tomado ninguna medida «porque sólo fumigamos cuando los detectamos», según explicaba un responsable del de Logroño.
 
Estas incidencias suelen ser habituales por la gran cantidad de personas que se alojan en estos establecimientos y porque no todo el mundo mantiene las mismas normas de higiene.
 
Incidencia recurrente
 
Ya el año pasado los albergues de Logroño y Nájera tuvieron que cerrar unos días a causa de una plaga de chinches. En el caso de Nájera, el cierre fue un verdadero caos, porque la asociación que lo gestiona no avisó previamente del cierre ni al Ayuntamniento, ni a la oficina de turismo.
 
En consecuencia, decenas de peregrinos que fueron llegando a la capital del Najerilla se encontraron con el albergue cerrado y sin alternativas públicas de alojamiento. En aquel caso, en el mismo día, el Consistorio logró habilitar el polideportivo Sancho III, en Sán Lázaro, para que los peregrinos pudieran ducharse y dormir, pero se suspendieron las actividades deportivas o se trasladaron a otros lugares.

'El Saltillo', de peregrino

El buque escuela de la UPV, El Saltillo, se ha propuesto este año recorrer el Camino de Santiago del norte. El velero partió ayer de Hondarribia y en un plazo aproximado de diez días surcará el Cantábrico. La iniciativa está impulsada por el Gobierno vasco y participan el resto de comunidades que comparten el mismo mar: Cantabria, Asturias y Galicia con el objetivo de promocionar turística y culturalmente la ruta. Mikel Lejarza, el capitán, además contará este año con una tripulación especial, a los alumnos de náutica de la UPV que todos los veranos hacen prácticas en la embarcación, se sumarán en cada travesía (dos por comunidad) gente de la cultura y deporte.

"Cada uno de los 12 alumnos tiene una labor abordo, además se organizan unas guardias de tal forma que mientras unos descansan, otros trabajan. La idea es enseñarles el manejo del barco", explica Mikel Lejarza, el capitán.

A lo largo del año los alumnos de prácticas en El Saltillo, es decir, aquellos que no han optado por estrenarse en la marina mercante, se encargan del mantenimiento del velero, propiedad en su día de la familia real, y realizan pequeñas incursiones en el mar. El verano es el momento de ponerse a prueba.
"Lo que más aprenden es la convivencia y luego navegar a vela", subraya el capitán que en este recorrido además contará con la ayuda de Txetxu Berruezo, fotógrafo de EL PAÍS. "Piensa que en 20 metros fácil podemos estar 14 ó 16 personas. Es muy importante que sepan respetar al de al lado y aquí es algo que viven", continúa.

Amaia Arrieta, 21 años, repite por cuarto año en El Saltillo, un velero construido en 1932 en Amsterdam de 26 metros de eslora, y junto a una compañera serán las dos únicas mujeres de la tripulación. "Soy jefa de popa, me encarga de todas las maniobras de atraque y desatraque controlando la zona de popa, y a la hora de navegar a vela me encargo de la escota de la mesana", aclara la estudiante.

Arrieta, navarra, asegura no tener miedo a lo que les depare el Cantábrico, "hasta ahora he llegado como mucho con El Saltillo hasta Santander, pero Mikel [Lejarza] ha pasado por todos esos puertos y se los conoce bien". El capitán no oculta la dificultad de navegar por la zona si el día sale malo. "El golfo de Vizcaya es una zona complicada, con frecuencia hay mala mar aunque se supone que julio es la mejor época si vemos que las condiciones no son buenas prolongaremos más las paradas. Espero no tener problemas, para sufrir y pasarlo mal, no salimos", puntualiza Lejarza.

Los alumnos zarparon ayer desde Hondarribia en presencia, entre otros, de la consejera de Cultura, Blanca Urgell, el de Industria, Iñaki Arriola y la presidenta del Parlamento, Arantza Quiroga.

martes, 12 de julio de 2011

Dos falsos técnicos de Hacienda pudieron urdir el robo del Códice

Ninguna fuente oficial ha sacado de momento el tema a relucir, quizá porque aún lo desconocen o porque no quieren, como se dice vulgarmente, levantar la liebre o poner sobreaviso a posibles implicados en el hurto del Códice Calixtino, pero una posible teoría va cobrando fuerza según transcurren los días en torno al denominado robo del siglo.

Sea como sea, fuentes no oficiales consultadas por este periódico afirman que el quiz de toda la cuestión podría estar en la supuesta visita que realizaron al templo, pocos días antes de que la noticia del hurto saliese a la luz, dos falsos inspectores de Hacienda que solicitaron a un empleado de la Catedral -lógicamente de total confianza del núcleo duro del Cabildo- ver el valioso libro del siglo XII con el fin de hacer diversas comprobaciones relacionadas con su parcela fiscalizadora. Todo indica, asimismo, que dicho empleado pudo picar el anzuelo y, bien porque no hizo las pertinentes comprobaciones o bien porque los inspectores de pega portaban documentos falsificados que en teoría no levantaban sospecha alguna, condujo a dichas personas hasta el mismo manuscrito o bien hasta una zona muy cercana en la que no tuvieron problema alguno para ver dónde se encontraba exactamente el codiciado libro y analizar las medidas de seguridad que custodian la cámara de seguridad del Archivo.

Si dicha visita fue real, como afirman las citadas fuentes no oficiales, a buen seguro los falsos funcionarios de Hacienda se llevaron una gratísima sorpresa al comprobar lo fácil que era acceder hasta el manuscrito y la escasa vigilancia que deberían vencer, pues, como ya desveló EL CORREO GALLEGO nada más hacerse pública la noticia del hurto, las llaves de la citada cámara de seguridad estaban puestas y las cámaras de vigilancia no apuntan directamente al libro original cuya elaboración se atribuye al Papa Calixto y que, durante siglos, sirvió de guía a miles de peregrinos de toda Europa que emprendían el Camino de Santiago desde diversos puntos del Viejo Continente.De momento, mientras se analizan estos supuestos hechos, se desconoce si los dos funcionarios de pega aprovecharon dicha visita solo para recabar información de cara a perpetrar un futuro hurto (no puede considerarse robo ya que no hubo violencia ni destrozos) o si lo consumaron ya en ese mismo momento aprovechando un descuido del guía.

Todo indica que ocurrió lo primero, es decir, que el primer encuentro tuvo por finalidad analizar el terreno y brindar posterior información al especialista encargado de consumar la operación, aunque tampoco se descarta que la parejita dispusiera ya de la información necesaria y que se llevaran el libro al descuido en el transcurso de la citada visita ayudados por el plus de autoridad y el respeto que inspiran los inspectores de Hacienda.

Mientras tanto, la Policía Nacional, que niega tener constancia de este supuesto hecho, prosigue el visionado de las imágenes recogidas por las cámaras de seguridad de la Catedral de Santiago en el marco de la investigación por la desaparición del Códice Calixtino, denunciada el miércoles pasado. El trabajo es muy arduo y lento, ya que es necesario visionar muchas horas de grabación (algunas cámaras almacenaban información de varios días) y frecuentemente es necesario analizar elementos que pudieran conducir a alguna pista sobre los autores del hurto. El resultado es que el análisis de unos pocos minutos de grabación puede costar varias horas de trabajo a un agente especializado en comportamientos sospechosos y que, por lo tanto, la investigación centrada en este particular puede durar aún muchos días.

Estos especialistas cuentan con el apoyo de todos los medios y efectivos de la Jefatura Superior de la Policía de Galicia y otras unidades de Madrid, como la Brigada de Patrimonio Histórico. Mientras los agentes pata negra trabajan en el interior de la Catedral compostela, otros muchos peinan de forma exhaustiva las calles de la capital gallega en busca de alguna pista que pueda conducir a la detención de los sospechosos. Así, los controles en las vías urbanas están siendo constantes en los últimos días y se está procediendo al registro de numerosos coches.

La denuncia de la desaparición del Códice Calixtino de la sala de seguridad en la que se custodiaba se formalizó, por parte del deán, sobre las 19.00 horas del miércoles pasado en la Comisaría de Santiago, tras percatarse el martes de su ausencia.

Los 'mochileros' complican el visionado policial
GRABACIONES La gran cantidad de personas que aparecen en las grabaciones de las cámaras instaladas en la Catedral está complicando el análisis policial que se sigue tras la desaparición del Códice Calixtino. Por una parte, los agentes tienen complicada la extracción de datos porque muchas de las personas que aparecen en las cintas portan mochilas. Por otro lado, se añade la dificultad de que deben ver lo grabado por varias cámaras distintas.

Refuerzo para los trabajos de investigación

ESPECIALISTAS Para reforzar los trabajos de investigación se han trasladado a Santiago agentes especializados procedentes de la Brigada Central de Patrimonio Histórico de Madrid. Estos especialistas colaboran con casi una decena de agentes de la Policía Científica de las comisarías de A Coruña y Santiago. También en los últimos días se han intensificado los controles en diferentes puntos de la ciudad y se ha incrementado la presencia de agentes uniformados y de paisano.