Días para el próximo año Santo

domingo, 9 de octubre de 2011

Sangre y hombres lobos en el Camino de Santiago

Cuando se piensa en actores como Carlos Areces, Gorka Otxoa o Secun de la Rosa, inmediatamente se les identifica con la comedia. Sin embargo el director Juan Martines Moreno los ha metido en una película de terror, 'Lobos de Arga', que se presentó ayer en el Festival de Sitges. El resultado es un atractivo cóctel en una película sobre hombres lobo en Arga, un perdido pueblo gallego del Camino de Santiago. Tercer largometraje de Juan Martínez Moreno, un director que evita todo encasillamiento y apuesta por el cine de género: debutó con una comedia ('Dos tipos duros'), siguió con el 'thriller' psicológico en 'Un buen hombre' y ahora este cruce de terror y humor.
 
La trama parte de una maldición que cae sobre la malvada marquesa de Mariño y su hijo, que acaba convertido en un hombre lobo en su décimo cumpleaños. Cien años después, Tomás, un escritor fracasado y último descendiente varón de los Mariño, regresa al pueblo convencido de que van a nombrarle hijo adoptivo de la localidad. En realidad, los vecinos piensan sacrificarle en una oscura ceremonia para acabar con el reinado de terror del hombre lobo que lleva un siglo atenazando la región. De no llevarse a cabo el sacrificio del último de los Mariño en la fecha exacta, una segunda maldición caerá sobre Arga.
 
La película se mueve por el terreno del cine de terror más tradicional: sobresaltos, sangre, muertos, mutilaciones y hombres lobo. Pero quienes sufren no son ingenuas doncellas o ignorantes aldeanos, sino tres tipos muy divertidos capaces de todo. La localización en Galicia también tiene su importancia: «Visualmente proporciona mucha dramatismo. Pero además en Galicia hay también historias muy mágicas, desde la Santa Compaña a hombres lobos».

No hay comentarios:

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...