Días para el próximo año Santo

domingo, 24 de julio de 2011

«Se trata de devolver a la ruta lo que nos ha aportado»

Este matrimonio madrileño ha decidido pasar la mitad de sus vacaciones como hospitaleros voluntarios, al frente del albergue para peregrinos de Villalcázar de Sirga. «Tenemos una casa en la playa, pero nos apetecía dedicar unos días de nuestro descanso a ayudar a los demás», señala María. Guillermo, su marido, hizo el Camino por primera vez en el 2008, y quedó fascinado. Desde entonces, repite cada año, además de emplear quince días como voluntario para atender al resto de peregrinos. «Se trata de devolverle al Camino lo que el Camino te ha dado a tí», afirma Guillermo, que no alcanza a explicar los sentimientos que le produce la ruta. «Es algo que hay que vivir, tienes que hacer el Camino para saber qué se siente», aseguran ambos. «La experiencia de ver cada día la cara de los peregrinos al llegar, y al partir al día siguiente es maravillosa. Cuando salen de aquí, todos son amigos», señala María, que reconoce que le cuesta despedir cada día a los caminantes. «Muchos días nos iríamos con ellos, pero cuando se marchan, hay que cambiar el chip», cuentan ella.
Cada día, estos madrileños preparan el desayuno para los peregrinos, les despiden y limpian el albergue. Después, aprovechan para conocer la provincia, y regresan para recibir a los caminantes que llegan por la tarde. «Quienes hemos hecho el Camino sabemos lo que se siente, es un trato de peregrino a peregrino». Este es su segundo año como hospitaleros. Se nota que disfrutan con esta tarea, y que le ponen mucho cariño.

No hay comentarios:

'Sor bicicleta', la monja más veloz del Camino de Santiago, conquista la Red

A toda máquina y concentrada en su objetivo. Así va la protagonista del último vídeo que ha enamorado a las redes. Se trata de una monja en...