Días para el próximo año Santo

martes, 12 de abril de 2011

Peregrino por un empleo

Tenía prometido que iría desde Francia hasta Santiago de Compostela y desde aquí a El Carbayu si su hijo entraba en Hunosa “y lo he cumplido”, decía ayer orgulloso Javier Ramudo Fernández al llegar ante la ermita de la patrona de Langreo tras recorrer andando 1.245 kilómetros en 38 días. Familiares, amigos y vecinos le recibieron con una pequeña fiesta que el peregrino agradeció “porque hubo momentos duros a lo largo del viaje que se superan porque sabes que hay gente que te espera y te aprecia”.

La odisea de este langreano, minero prejubilado del lavadero de Modesta y vecino del distrito de Ciañu, se remonta meses atrás, cuando se comprometió a hacer el camino francés de la ruta a Santiago de Compostela si su hijo lograba entrar en la mina. Javier Ramudo ofrecía lo que tenía “el sacrificio de hacer en agradecimiento”. El viaje se inició el día 3 de marzo en las cercanías de Jaca (Huesca) “y llegue a Santiago el día 31 de marzo, partiendo al día siguiente para retornar a El Carbayu por la ruta que va por Lugo y Ribadeo hacía Oviedo”. En esta segunda parte del viaje empleó 11 días, “tres menos que emplee otra vez que hice el mismo camino, pero en dirección contraria, saliendo de Sama para ir hasta Santiago de Compostela”.

Cuando estaba a punto de culminar su odisea, Javier Ramudo, echaba cuentas sobre el recorrido realizado, “en el que he hecho una media de algo más de 30 kilómetros al día, algo que parece sencillo, pero que es muy duro, y más a medida que van pasado los días”. Entre los recuerdos se mantienen los buenos, “porque también los ha habido malos, cuando parece que te vienes abajo y que no hay ánimos para seguir el camino”.

En el trayecto realizado ha conocido a otros peregrinos con los que ha hecho una verdadera amistad. El trato con estas gentes es la parte que con más agrado rememora este langreano y especialmente a cuatro personas con las que el día 31 de marzo celebró su 56 cumpleaños. “Se trata de Mari, una valenciana de 69 años, Manuel, el sevillano y Sito y Carrete, que son de Guadalajara”. Con ellos hizo parte de la Ruta Jacobea “y con ellos viví un día que será inolvidable, fue una fiesta muy especial”.

Su familia era su principal pensamiento “sobre todo cuando flaqueas”. Uno de estos malos momentos los vivió en Astorga (León), a donde su familia fue a verle para darle ánimos. “Lógicamente estaban preocupados y con algo de miedo por si podía pasarme cualquier cosa”. Ayer, con la llegada a El Carbayu, se solventaron estos temores y se desató la alegría del reencuentro “que es algo que tampoco creo que olvide mientras viva, porque es en estas ocasiones donde se sienten más las buenas amistades, y lógicamente el cariño de la familia”.

Javier Ramudo aseguraba ayer, tras culminar su hazaña, que “físicamente llego bastante bien”. A pesar de ello ha perdido 8 kilos tras 38 los días de caminata. Ahora pesa 95 kilos, aunque recuerda que llegó a sobrepasar los 120. Precisamente el cuidado físico fue una de las razones por las que se decidió, ya hace casi dos lustros, a realizar recorridos por los caminos de todos los puntos de Langreo y de los concejos cercanos. La afición al senderismo se fue incrementando hasta culminar con esta caminata, realizada por la Ruta Jacobea. De momento Javier dice que no piensa en nuevos recorridos, “aunque no se puede descartar nada en el futuro”.

2 comentarios:

Guillermo dijo...

Solo unas palabras:
ULTREIA ET SUSEIA.

Fernando dijo...

Ojala Santiago le ayude a encontrar un empleo.

Suerte

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...