Días para el próximo año Santo

martes, 1 de marzo de 2011

APUNTATE A LAS RUTAS JACOBEAS

Que comienzan el próximo sábado 5 de marzo y organizadas por la Asociación Puertorrealeña de Diabéticos



Este sábado , 5 de marzo, comenzamos -La Asociación Puertorrealeña de Diabéticos- las Rutas Jacobeas, el Camino de Santiago de Cádiz a Sevilla; el camino está bien señalizado gracias a la labor de varias Asociaciones de amigos del Camino de Santiago de Cádiz y Sevilla. Esto es lo previsto:

• Marzo o 5 Ruta Jacobea : San Fernando a Puerto Real

• Abril o 2 Ruta Jacobea : Puerto Real a El Puerto o 9 Ruta Jacobea : El Puerto a Jerez o 16 Ruta Jacobea : Jerez – El Cuervo o 23 Ruta Jacobea : El Cuervo – Las Cabezas o 30 Las Cabezas – Utrera

• Mayo o 7 y 8 Utrera – Alcalá / Alcalá – Sevilla

No obstante, este calendario está sometido a cambios climatológicos y demás; de cada etapa , como es nuestra costumbre, informaremos puntualmente y con todo lujo de detalle (horario de trenes de ida y vuelta, kilómetros y demás)

Y ya metidos en el camino, no podemos dejar de saludar como es costumbre en el camino

¡Ultreia¡ ¡Buen Camino, peregrino¡

RECUERDA: SABADO 5 DE MARZO SALIDA: TREN DE CERCANIAS PUERTO REAL - SAN FERNANDO 9.51 HORAS

LA HISTORIA DEL CAMINO DE SANTIAGO

La historia del Camino de Santiago se remonta a los albores del siglo IX con el descubrimiento del sepulcro de Santiago el Mayor, evangelizador de España. El hallazgo de este santo mausoleo está rodeado de una rica imaginería popular que en vez de distorsionar ha preservado y llenado de colorido la narración histórica.

Una de estas leyendas populares sitúa el extraordinario suceso en la primitiva diócesis de Iria Flavia, cuando el ermitaño Pelayo tuvo una "revelación divina": en la espesura del bosque ve unas "luminarias" y "oye canciones de ángeles". Los feligreses de la antigua iglesia de San Félix de Solobio, al pie del bosque, participan de esas visiones

El obispo iriense Teodomiro acude al bosque y halla el mausoleo sepulcral, identificándolo como el túmulo funerario del Apóstol Santiago. Este hallazgo fue un hecho trascendental que deslumbró y conmovió profundamente a los pueblos del Occidente Medieval. Ante sus ojos se mostraron las pruebas evidentes transmitidos por documentos irienses que identificaban la tumba.

No existen datos precisos de las circunstancias del descubrimiento del venerado mausoleo, sus descubridores consideraron este hecho como una revelación divina de la instauración del culto sepulcral a Santiago en el lugar en el que fue hallado. De hecho, existen indicios de la antigua adoración apostólica en la misma Compostela, dentro del sepulcro.

Los estudios arqueológicos del reciente siglo pasado han arrojado más luz sobre la tumba y el culto sepulcral a Santiago el Mayor durante los nueve primeros siglos de la era cristiana. Las excavaciones realizadas en el subsuelo de la Catedral de Santiago de Compostela han permitido situar el mausoleo dentro de una necrópolis cristiana, romana y germánica entre los siglos I y VII. Todos estos datos han ayudado a aclarar, unir y armonizar los datos inconexos de la tradición compostelana.

Por otro lado, desde su descubrimiento la tumba y su culto se integraron en el movimiento cultural auspiciado por la Corte Carolingia de Aquisgrán que sentó las bases de la Europa Medieval. Fue tan importante este hallazgo en el viejo continente que en la literatura y representaciones iconográficas medievales se concede al emperador Carlomagno un importante papel en el descubrimiento del santo sepulcro.

LAS RUTAS HACIA SANTIAGO DE COMPOSTELA

La mayoría de los peregrinos llega a Santiago por el llamado "Camino Francés", pero existen otras seis rutas históricas por las cuales se puede hacer el camino santo. La vía francesa es la más transitada y la más promocionada, entra en España por Roncesvalles y Sompot, en los Pirineos y atraviesa las comunidades autónomas de Aragón, Navarra, La Rioja, Castilla y León y Galicia.

La segunda ruta conocida es la del "Camino Norte". Entra en Galicia por Ribadeo, desde la costa, y por A Fonsagrada, desde el interior, una vez recorrido la costa española del Cantábrico a partir de Irún atravesando Euskadi, Cantabria y Asturias.

Fue hasta el siglo X el más frecuentado. Los peregrinos procedentes del norte de Europa y de las Islas Británicas hacían su peregrinaje por mar siguiendo el denominado "Camino Inglés", desembarcaban en el puerto de la Coruña o en el de El Ferrol y desde allí continuaban a pie hasta la Catedral.

También entra en Galicia el Camino Portugués, que lo hace por el municipio de Tui para seguir por O Porriño, Mos, Redondela, Soutomaior, Vilaboa, Pontevedra, Barro, Portas, Caldas de Reis, Valga, Pontecesures, Padrón, Rois, Teo y Ames, hasta Santiago. Esta ruta tiene también una variante que alcanza la frontera española por Chaves y, ya en Galicia, se une al Camino del Sureste por Verín. La quinta ruta hacia Santiago de Compostela es el "Camino del Sureste - Vía de la Plata". Surge de la prolongación hasta Galicia de la calzada romana que comunicaba las ciudades de Mérida y Astorga. Entra en Galicia por A Mezquita, y desde A Gudiña cuenta con dos ramales que atraviesa numerosos pueblos gallegos hasta alcanzar su destino.

Otra vía elegida por los peregrinos es el "Camino de Fisterra-Muxía". Durante la Edad Media algunos peregrinos, después de venerar la tumba del Apóstol, seguían viaje hasta Cabo Neiro (Finisterre), considerado el fin del mundo. El último camino utilizado por los creyentes es la "Ruta Marítima de Mar de Arousa y Río Ulla" que conmemora la llegada en barco del Apóstol Santiago desde Palestina. Tiene dos puntos de entrada en Galicia y se funde en Padrón con el Camino Portugués.

La Asociación Puertorrealeña de Diabéticos empezó a realizar el Camino de Santiago en el año 2003, ha realizado distintas etapas de distintos caminos hasta el año 2010: Todo el Camino Francés, algunos trozos de esta ruta varias veces, el Camino Portugués, el Camino Aragonés, el Camino de Fisterre y parte del Camino de La Plata; este año de 2011 está previsto hacer el Camino Sanabrés.

Estos párrafos de un artículo escrito a la vuelta del camino en el año 2003 resume qué es el Camino para la mayoría de peregrinos de la Asociación Puertorrealeña de Diabéticos.

“UN RETO : “DIABÉTICOS EN EL CAMINO”

Eso fue lo que nos propusimos: un reto. En la vida de cada persona nos vemos embarcado en proyectos que nos hacen realizarnos, sentirnos más nosotros mismos, es decir, nuestro “ego” está necesitado de reafirmarse, porque todo ello rompe la monotonía del quehacer diario.

Todo ello lo trasladamos a un colectivo, en este caso la Asociación Puertorrealeña de Diabéticos, y hacemos que todo ello lo sienta ese grupo, es decir, cada uno de sus miembros. Nuestros asociados se han sentido muy orgullosos porque un grupo de “su” Asociación haya llevado a cabo esa “gesta”, porque hayan estado de “marcha” durante unas semanas, porque estaban haciendo el “Camino de Santiago”.

Ese aspecto no queremos pasarlo por alto, llamémosle psicológico, sicosocial, como se quiera; nuestros socios, quizá, porque desde que se inscriben en la asociación se insiste, siente las cosas de la asociación como suya y, por tanto, lo bueno o lo malo de ella les afecta; de este modo hemos observado que ellos se sienten muy orgullosos de la asociación que “tienen”, me atrevería a decir que, incluso, afecta para bien a su diabetes, en el sentido de superar el convivir con ella.

Cuando en el mes de noviembre de 2002, con motivo de los actos del Día Mundial de la Diabetes, dijimos que en el verano del 2003 íbamos a hacer el Camino de Santiago, casi nadie se lo creyó, pero es que en vísperas de realizarlo aún había personas que no creían que íbamos a ser capaces; sin embargo, el domingo, 24 de agosto de 2003, a las 11 de la mañana, 20 peregrinos con unas camisetas blancas, que en el pecho decía “Diabéticos en el camino” y con el logotipo de la Asociación Puertorrealeña de Diabéticos, hacían su entrada por la Plaza del Obradoiro, donde la Asociación Compostelana de Diabéticos y la prensa los recibían; expresándolo o interiormente y con algunas lágrimas en los ojos , el suspiró fue “lo hemos conseguido”, a las doce de la mañana en una Catedral repleta de peregrinos y que olía a “peregrinos”, se celebró la misa del peregrino, creyentes y no creyentes asistimos a este acto, donde oficiaban una gran cantidad de religiosos de distintas nacionalidades y en la que se decía, por dos veces, por uno de los sacerdotes, que entre el público se encontraba un grupo de diabéticos venidos desde Puerto Real, alabando su fuerza de voluntad y conminando a su imitación, la verdad es que, creyente o agnóstico, ello te ponía los vellos de punta. Es difícil expresar los sentimientos de aquella mañana; era algo que habíamos conseguido, y ello desde dos perspectivas, en el tiempo, desde que empezamos a entrenarnos allá por el mes de febrero y desde que empezamos a caminar desde Ponferrada por esos caminos totalmente distintos a los de nuestra tierra, y en la responsabilidad, digamos, de uno mismo, su ego, desde nuestra Asociación y desde todos las personas con diabetes.”

No hay comentarios:

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...