Días para el próximo año Santo

lunes, 10 de enero de 2011

Camino en cuatro estaciones

La primera vez se planteó la experiencia como un reto. Su hijo mayor propuso a Antonio Godoy hacer el Camino de Santiago a sus 63 años y "me entró un subidón de este que te entra cuando tienes ganas de hacer algo", afirma. Con esta partida comenzó una aventura que ha llevado a este vecino cordobés a peregrinar cuatro veces en el último año, una en cada estación, aunque Antonio asegura que no lo había planeado para que sucediera de este modo. Cada una de las etapas llevó a la siguiente y el deseo de superarse le condujo a ser una de las pocas personas, si no la única, que haya realizado el camino en tantas ocasiones en un año compostelano.

En el primer viaje Antonio necesitó de la ayuda de su hijo en uno de los tramos. Al llegar a O Cebreiro la salud le restó fuerzas y su primogénito tuvo que portarle la mochila. A punto estuvo de llamar a un helicóptero para que le atendiese, pero el veterano se empeñó en continuar. La casualidad también quiso que en su recorrido encontrasen un incendio y el hijo de Antonio, que es bombero de profesión, ayudó a los vecinos de la zona. "Mi hijo retiró bombonas de butano" y contribuyó a que los daños fuesen menores, por lo que al día siguiente la prensa local hablaba del bombero de Córdoba, recuerda Godoy. A pesar de la propuesta de su hijo de dormir en hoteles, tras conocer a dos madrileños y un coreano que hacían el camino "yo quería ver lo que era un albergue y me encantó". En los viajes posteriores los trabajadores del lugar le preguntaban si se había quedado a vivir en la zona.

La dificultad del primer peregrinaje motivó a este cordobés a plantearse realizar un segundo peregrinaje solo antes de cumplir los 64 años, en el mes de abril, porque "la primera experiencia fue más que maravillosa". Antonio precisa que "mi familia no quería dejarme ir en un primer momento, porque tengo mucho medicamento encima", pero después de estas cuatro etapas "está muy contenta".

Tras haber tenido algunos problemas serios de salud el peregrino asegura que "volver a sentirte persona es algo grande". Y tan bien se encontró que se propuso realizar un nuevo recorrido en el verano para llegar hasta Finisterre, donde algunos apuntan que se encuentra el fin del Camino de Santiago. Una afección de la garganta le hizo volver a Córdoba cuando llegó a Santiago, pero "me propuse hacerlo por cuarta vez, en otoño. Con esto he visto los árboles de todos los colores", señala emocionado.

Antonio no pudo cumplir su deseo de quemar las zapatillas y la ropa al llegar a Finisterre, lo prohibieron por seguridad, aunque asevera que "no puedo explicar la satisfacción que tuve, estaba que no cabía en el cuerpo". Esta aventura es un paso más de la vida de este cordobés, que manifiesta que ha sido ebanista y batería de profesión, y ha acompañado a artistas como Ana Belén y Víctor Manuel, pero "eso fue hace mucho tiempo".

No hay comentarios:

'Sor bicicleta', la monja más veloz del Camino de Santiago, conquista la Red

A toda máquina y concentrada en su objetivo. Así va la protagonista del último vídeo que ha enamorado a las redes. Se trata de una monja en...