Días para el próximo año Santo

viernes, 5 de noviembre de 2010

Setenta colectivos participarán en la manifestación contra el recrecimiento Yesa


Más de setenta colectivos, asociaciones culturales, de protección del Camino de Santiago, partidos políticos y sindicatos Ayuntamientos se han sumado, hasta ahora, a la manifestación que se celebrará el próximo 14 de noviembre en Zaragoza contra el recrecimiento de Yesa, convocada por la Asociación Río Aragón y Ebro Vivo-Coagret.


También se han sumado a la misma la totalidad de grandes organizaciones ecologistas y la Plataforma en Defensa del Ebre que combate el trasvase desde las tierras del delta y están poniendo autobuses para acudir a Zaragoza.

Según recuerdan fuentes de Río Aragón en un comunicado, los objetivos de esta movilización son los de conseguir la paralización del recrecimiento del pantano; potenciar la vida en sus pueblos ribereños y "desenmascarar" la relación existente entre la política de grandes embalses, los trasvases y la especulación en el litoral mediterráneo.

Con motivo de la manifestación se han programado diversas actividades que comenzarán el sábado con una asamblea de COAGRET en la que participarán de organizaciones de toda España y Portugal.

Esa noche se celebrará un concierto con la participación desinteresada de La Orquestina del Fabirol y los grupos Dada y Azero en el que se rendirá un homenaje a José Antonio Labordeta por parte de las organizaciones de afectados por embalses y trasvases, que siempre contaron con su ayuda.

El recital se aprovechará para recaudar fondos que permitan sufragar la multa de 2.500 euros impuesta a activistas de la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos.

La visita del Papa y el Camino

Muchos esperamos con ansia la presencia del Papa Benedicto XVI. El Año Santo es un acontecimiento lleno de riqueza. El camino de Santiago se dice que ha superado lo específicamente cristiano. Se insiste en ello porque las motivaciones que lo mueven son además culturales, turísticas. Algunos se empeñan en afirmar que lo religioso fue superado por otros valores.

La presencia del Papa en Santiago nos recuerda que la fe en Jesucristo, no es un camino que cierra otras posibilidades. Por donde transcurre la fe puede transitar la cultura, el interés por otros lugares, el afán de superación, pueden caminar el arte y la música, pueden ir los que son afines y los que son distintos, los jóvenes y también los mayores.

El Camino de Santiago es un camino de fe y los caminos de fe no son excluyentes, son y quieren ser cauces abiertos. El camino del evangelio de Cristo está abierto a todo lo verdaderamente humano y a todo hombre. El Papa propone la fe cristiana y así nos muestra, también a los no creyentes, nuevos horizontes: «En el Camino se contemplan nuevos horizontes que hacen recapacitar sobre las angosturas de la propia existencia y la inmensidad que el ser humano tiene dentro y fuera de sí, preparándole para ir en busca de lo que realmente su corazón anhela».

Al proponer al mundo el camino del evangelio no está lejos de las aspiraciones y de los deseos de las mujeres y hombres de nuestro tiempo. Lo propone no como imposición sino como mensaje de amor para que no olvidemos que la vida humana es valiosa por sí misma, la dignidad humana no es negociable, la fraternidad es posible, la justicia es mejorable, la distribución de la riqueza es necesaria. Al hablarnos desde la fe habla de los infinitos caminos de vida. Es posible labrar y recorrer los innumerables senderos que dan vida, la generan, la cuidan, que la hacen más llevadera, más fraterna, menos solitaria, más amable.

Hay muchas motivaciones, la fe no se cierra a otras. En la catedral de Santiago también ellas pueden entrar, abrazar al apóstol si lo desean, no está prohibido. ¿Por qué algunas de esas otras no permiten entrar en sus casas a la fe? El Papa quiere expresar su cercanía a los peregrinos (todos lo somos en el camino de la vida), él nos invita a hacer acopio de las sugestivas experiencias de la fe, del amor, de la fraternidad que encontremos en nuestra andadura. Estas experiencias crecen profundizando y recorriendo etapas en el propio interior. Los caminos del hombre son caminos del corazón.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Barcos ingleses y el Rey de Castilla, en los orígenes del Año Santo en 1434

El primer Año Santo compostelano data de 1434, año sobre el que existe constancia documental que recoge el viaje de barcos ingleses con peregrinos que se desplazaban para ganar el jubileo, así como de un salvoconducto del rey Juan II de Castilla para que los peregrinos pudieran acudir a Compostela.

Así lo explicó en una entrevista con Efe el historiador xacobeo Francisco Singul, autor de obras como "Camino de Santiago, cultura y pensamiento", quien sostuvo que la creación del Año Santo compostelano fue en 1434, con el sevillano Lope de Mendoza como arzobispo de Santiago (1400-1440).

De hecho, la mayor afluencia de viajes procedentes de tierras inglesas coincide, desde el primero en 1434, con años en que el 25 de julio, día del Apóstol, era domingo.

Singul se refirió también a la existencia de una falsa bula adjudicada al Papa Alejandro III y escrita a finales del siglo XV que pretende acreditar el inicio de esta celebración al Papa Calixto II, en el siglo XII.

A finales del siglo XV, varios miembros del Cabildo de Santiago pensaron que debían tener un documento que acreditara esta celebración para que "tuviera continuidad", por lo que inventaron un documento más antiguo que la certificase.

En concreto, en la época del arzobispo Alonso II de Fonseca, los clérigos escribieron una falsa bula, acreditada al Papa Alejandro III y fechada a finales del siglo XII, que confirmaba que Calixto II había instituido el Año Santo a principios de ese siglo.

Lo hicieron así porque había mucha documentación en Compostela sobre Alejandro III y les "era más fácil falsificar el estilo del documento", indicó el estudioso.

Además, eligieron a Calixto II porque "tiene una categoría casi mítica, pues fue un Papa de gran prestigio que otorgó a Compostela la categoría de sede metropolitana en 1120 e hizo que Diego Gelmírez fuera el primer arzobispo de Santiago".

De esta forma, Compostela empezó a contar desde mediados del siglo XV con un año de "gran perdón", como tenía Roma desde el año 1300, que se consigue cuando se cumplen todos los preceptos instaurados por la Iglesia, como arrepentirse, confesar, comulgar y peregrinar a la tumba del Apóstol, entre otros.

El peregrino puede conseguir este perdón todos los días de un Año Santo, mientras que en el resto ese "gran perdón" se reducía al 25 de julio y al 30 de diciembre, además de al 21 de abril por ser el día en que se consagró la catedral, en el año 1211.

Años después, a mediados del siglo XIII, tal y como consta en el documento más antiguo sobre este tema, los obispos decidieron en una reunión en Compostela, en la época de Juan Arias, arzobispo de Santiago, animar a la gente a peregrinar para conseguir indulgencia.

Se trata de beneficios espirituales para el alma propia, de un difunto o de un enfermo, de modo que "pueda haber una reducción de penas del purgatorio", a modo de "contabilidad del más allá".

Esta idea del purgatorio se popularizó en la Edad Media y el Códice Calixtino, falsamente atribuido a Calixto II, explica en el milagro 22 del libro II que el Apóstol le dice a los peregrinos que deben pedir beneficios espirituales, no corporales para la vida temporal, según el historiador.

Así y después de tomar a Roma como modelo, el Año Santo compostelano repite con la frecuencia de 6-5-6-11 años, una cadencia mayor que en el Año Santo romano, que se celebra cada 25 años.

En estos años del "gran perdón" aumentan las peregrinaciones por el Camino de Santiago, que es "imposible" concretar cuando comienzan, y ocurre así desde el siglo IX, tras el descubrimiento de la supuesta tumba del Apóstol Santiago en Compostela en la década posterior al año 820, precisó Singul.

Para este experto y aunque todo lo relacionado con el Apóstol lleve la denominación de xacobeo, su promoción oficial obedece a un "proyecto civil" establecido por el Gobierno gallego en 1993 para dinamizar y promover el Camino, que fue incluido ese año en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO.

El Camino de Santiago, junto al de Roma y Jerusalén, forma parte de las peregrinaciones mayores del catolicismo y los "verdaderos peregrinos" se formaban en sus sendas, explicó a Efe Paoloo Caucci, presidente del Comité Internacional de Expertos del Camino de Santiago.

La unidad de estas peregrinaciones se está reconstruyendo otra vez, después de ocho siglos, y de nuevo se está formando "una civilización de peregrinación de tipo medieval", con un perfil de caminantes que no ha cambiado, pues tan sólo se diferencian por el modo de realizarlas, como puede ser en barco, a pie o a caballo.

Los motivos también son comunes desde el inicio de las peregrinaciones, pues desde un punto de vista histórico se hacían por un voto, devoción, motivos canónicos y judiciarios -por culpa o por robo, por ejemplo- y por sustitución de otra persona -mediante pago, normalmente-.

domingo, 31 de octubre de 2010

Corriendo también se hace el Camino

Ni el tiempo puede con ellos. Y menos la exigencia del terreno que hoy deberán afrontar los cerca de un millar de atletas inscritos en la primera carrera de relevos «Camino de Santiago» entre Astorga y Ponferrada. Organizada por la Diputación Provincial y el Club Corredores de Fabero Sport Life, la cita se presenta como un escenario en el que la labor de equipo resultará fundamental. Primero porque el tiempo final será el cómputo de las cuatro etapas de las que se divide la competición. Y segundo porque cada formación deberá seleccionar a los corredores que mejor se adapten a cada tramo.

En cuanto a las cuatro entregas competitivas que decidirán desde las 10.00 de la mañana y hasta poco después de las 13.15 horas el cuadro de honor, la primera tendrá como escenario el trayecto que va desde Astorga (Plaza Mayor) hasta Rabanal del Camino. O lo que es lo mismo, 21,1 kilómetros en los que los especialistas en maratones tendrán cierta ventaja. La orografía de este tramo tenderá en su mayor parte en pendiente destacando dos kilómetros de notable dureza entre el cinco y el siete. Rabanal del Camino-Acebo, de 19 kilómetros con un desnivel considerable transitando por el Alto de Foncebadón y la emblemática Cruz de Ferro. Primer tramo de exigente subida y segundo de bajada para hacer la criba y situar a los favoritos al triunfo en las posiciones de privilegio.

La tercera etapa entre Acebo y Molinaseca de apenas diez kilómetros presenta una dificultad menor. Si cabe la velocidad con la que habrá que afrontar el trazado que dará paso a la cuarta y última entrega entre las localidades bercianas de Molinaseca y Ponferrada donde estará situada la meta en los alrededores del estadio El Toralín. Los estrategas serán los que mejor puedan aprovechar las condiciones de esta etapa de diez kilómetros que combina rapidez y dureza con una primera parte en subida y una segunda ya en descenso hasta la línea de llegada. La organización ha fijado como tiempo límite los seis minutos y medio para completar cada uno de los 60 kilómetros. Se espera que el primer atleta en cruzar la meta lo haga a las 13.15 horas.