Días para el próximo año Santo

jueves, 2 de diciembre de 2010

Feliz Adviento

Acabamos de iniciar los cristianos el Adviento y esperamos la llegada de Jesús un año más a nuestras vidas. Es por tanto tiempo de reflexión y de esperanza. Los peregrinos a Santa Tierra no podemos quedarnos solamente en el recuerdo del Camino de Santiago o de los bellos santuarios de su Santísima Madre visitados este año. Hemos de ir mas allá, hemos de esperar a Jesús en nuestras casas y recibirle en nuestros corazones. Porque el Adviento es espera y esperanza, hemos de estar preparados para la llegada del Niño Dios. Puedo dar fe de un hecho verídico acaecido en Cádiz, donde llegó hace poco a las puertas de un comedor benéfico, en una noche fría otoñal, un señor de buen aspecto y compostura, preguntando «cuanto valía cenar allí», a lo que se le respondió lógicamente que «nada, que era gratuito para los pobres y necesitados», respondiendo aquel señor que él no era pobre ni necesitado, pero que estaba cansado y harto de ver en su casa tanto derroche y opulencia, y lo que quería era no solo ayudar a los demás, sino «sentir lo que era comer con los pobres». Entró, cenó con los pobres compartiendo mesa, ayudó a la obra, y continúa yendo por el comedor. Todo un ejemplo a seguir. Es por ello que los peregrinos cristianos hemos de salir al encuentro de Jesús, y hemos de hacerlo no sin antes descender de nuestras situaciones de privilegio y acomodo, en paz con Dios y en paz con nosotros y nuestros hermanos que sufren. Que la Nochebuena que estamos ya vislumbrando no se quede en una fiesta más, pagana y consumista, sino que nos sirva para hacer realidad el Evangelio, compartiendo y disfrutando nuestros bienes, en paz, amor y comprensión, en una palabra, ejerciendo de verdaderos y auténticos cristianos mediante el amor a los demás.

Adviento - Haz latir el corazón del mundo

No hay comentarios:

Los voluntarios de Protección Civil podrán asistir a los peregrinos en abril

Día de balance. La Agrupación Local de Protección Civil de Astorga puso ayer sobre la mesa su primer medio año de vida. Seis meses en los ...