Días para el próximo año Santo

viernes, 12 de noviembre de 2010

Padre e hijo en la ruta de Santiago

Martin Sheen y Emilio Estévez presentaron en Santiago de Compostela su film "The way" ("El camino"), que se estrenará comercialmente en España el próximo viernes 19, antes incluso de iniciar su circulación en los Estados Unidos.

El estreno mundial de El camino tuvo lugar en el Teatro Principal de Compostela, con la presencia de Sheen, su hijo Estévez, el productor Julio Fernández (presidente de Filmax Entertainment) y el conselleiro de Cultura de Galicia , Roberto Varela. Es indudable que la película constituye un proyecto personal de Sheen como actor, y de su hijo Estévez como productor, director, guionista e intérprete secundario.


El camino, que se basa en la novela Off the road de Jack Hitt y cuyo libreto escribió Estévez, ubica su acción sobre el trasfondo de las célebres peregrinaciones a la presunta tumba del apóstol Santiago, que una tradición discutida sitúa en esa ciudad gallega. Sheen, hijo de madre irlandesa y padre gallego, encarna a un padre que va a España a recoger las cenizas de su hijo muerto (Estévez) y se reencuentra espiritualmente con el Camino y los valores que representa.

En su tránsito a lo largo del Camino, ese oftalmólogo viudo y escasamente sociable se irá abriendo de a poco al contacto con algunos compañeros de peregrinación: un irlandés interpretado por Yorick van Wageningen; una mujer conflictiva que tiene el rostro de Deborah Kara Unger; un escritor bloqueado (James Nesbitt).

Sheen se ha declarado "conmovido" por lo que llama "una vuelta a los orígenes", un dato que va a duplicarse muy pronto: tras terminar esta película, y antes de encarar el personaje del tío Ben en la próxima entrega del Hombre Araña, se dispone a actuar en una producción rodada en la aldea irlandesa donde nació su madre.

De hecho, las opciones cinematográficas recientes de Sheen se inscriben muy nítidamente en el marco de ese doble origen. "Siempre he sentido un equilibrio entre ambas culturas, nunca me he sentido más español que irlandés, ni más irlandés que español", dijo el actor durante la conferencia de prensa que concedió en Santiago de Compostela antes de presentar la película. "Quiero a ambos países, y ambas culturas tienen una profunda influencia en mí", agregó.

"Es un extraordinario círculo de acontecimientos", afirmó igualmente Sheen. "Tener la oportunidad de trabajar en España y en Irlanda, dos de mis países favoritos, de trabajar en su cultura, sus pueblos, es increíble".

La presentación española de El camino tuvo lugar dos días después de la visita del papa Benedicto XVI a Santiago, y Sheen dijo también que estuvo presente en la Plaza del Obradoiro, frente a la catedral de Santiago, en la misa que fuera oficiada por el Pontífice.

Emilio Estévez, que ya había dirigido a su padre en Bobby (una ficción en torno al asesinato de Robert Kennedy) y para quien El camino es su cuarta película como director, dijo por su parte que siempre se sintió "guiado" por el espíritu de su abuelo gallego, y "muy conectado con España". También aseguró que le gustaría hacer otra película en España, donde según él (y "a diferencia de Hollywood"), no hay egos.

Estévez explicó igualmente que había querido evitar los "folklorismos", "exotismos" y estereotipos en los que suele incurrir el cine norteamericano cuando retrata culturas extranjeras, y precisó, para posible fastidio de Woody Allen, que había querido "evitar los errores de Vicky Cristina Barcelona", sean éstos los que fueran.

Con respecto al rodaje de El camino, Estévez dijo también que salió adelante entre "milagros y bendiciones", aunque pudo añadir (un tanto sorprendentemente, habida cuenta del tema de la película) que "la religión no tiene nada que ver". Contradiciendo o en todo caso complementando las declaraciones del director, actor y libretista, el conselleiro de Cultura gallego, Roberto Varela, pudo sostener a su vez que la película da ganas de recorrer el Camino porque "refleja muy bien su espiritualidad".

El productor Julio Fernández, ejecutivo de la empresa gallega Filmax Entertainment, coproductora del film, destacó que éste "universaliza" el Camino, y ya ha comenzado el operativo para que esa universalidad llegue a las pantallas. Tras exhibirlo en el festival de Toronto, ha comenzado la promoción en los Estados Unidos con los primeros pases celebrados en Detroit, Denver, Nueva York, Sacramento y Dallas. Los productores aspiran a que el estreno definitivo norteamericano, para el cual aún no hay fecha, se produzca en unas 2.000 salas.

Cuando dos raíces célticas (irlandesa y gallega) coinciden

"Crecí oyendo hablar de Santiago y los peregrinos, así que esta película me permite cumplir un sueño", explicó Martin Sheen, nacido Ramón Estévez, durante la conferencia de prensa que brindó en Compostela. "Mi padre es mi héroe, fue la persona que más me influyó mientras crecía", agregó.

Francisco Estévez llegó a Estados Unidos cuando tenía 16 años, en 1914, pero no pudo entrar como español porque había una cuota de españoles debido a la guerra hispano-estadounidense de 1898. De modo que se fue con su hermano a La Habana, donde vivió tres años y volvió a entrar en Estados Unidos por Miami como cubano. "Tuvo un viaje interesante", bromea hoy su hijo.

La madre de Sheen, Mary Ann Phelan, que murió cuando el futuro actor sólo tenía once años, emigró a Estados Unidos durante la guerra de independencia irlandesa.

"Ahora me veo, con 70 años, volviendo a la tierra natal gallega de mi padre para hacer una película sobre el Camino de Santiago, y empecé la semana pasada en Dublín la preproducción de un film sobre el pueblo de mi madre, donde volveré el jueves para empezar a rodar", explicó el protagonista de The west wing con una cuota de emoción.

"El camino, aparte de ser un viaje físico, también es un viaje espiritual... el tema principal de esta película es que todos necesitamos de una comunidad, nos necesitamos unos a otros, pero caminamos solos", sostuvo también el actor.

Sheen tuvo que caminar realmente mucho para representar su personaje en la película, aunque su hijo sostiene que quien más padeció fue él, quien se tomó en trabajo de emplear primero las botas que utilizaría su padre para ablandarlas y evitarle las correspondientes ampollas. Y, de todos modos, "tuvo que pedirle que caminara más despacio", bromea Emilio Estévez.

No hay comentarios:

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...