Días para el próximo año Santo

domingo, 19 de septiembre de 2010

El Camino de Santiago 2.0, adaptándose a los nuevos tiempos

En la Iglesia de la Universidad de Compostela, de martes a domingos y hasta el próximo 10 de octubre, se puede visitar la exposición 'Santiago. A viaxe continúa', a través de la cual los más pequeños (y quienes ya no lo son tanto) descubrirán el origen del Camino, remontándose hasta la llegada a Galicia del Apóstol.

Intentando dar una clase de historia rigurosa a la vez que amena, la muestra combina diversas piezas audiovisuales de ficción, en formatos y técnicas variadas: imágenes reales, virtuales, animación en 3D e ilustraciones conforman los distintos capítulos de este particular relato (de cuarenta minutos de duración en total), emitido cada uno de ellos en una pantalla distinta.

La visita cuenta con un particular guía, Xis, un peregrino virtual que emprende su marcha a Compostela en el Medievo siguiendo las indicaciones del Códice Calixtino, la primera guía para romeros. Tras hacer noche en un monasterio para retomar fuerzas, vive un viaje en el tiempo que lo lleva a despertarse, ya en pleno siglo XXI, en el albergue del Monte do Gozo. A través de su figura pueden los asistentes ver las diferencias entre los caminantes de hace unos siglos y los de hoy en día, pudiendo cada quien juzgar si son muchas o si, en el fondo, el espíritu que perdura es el mismo.

Predicando en el fin del mundo

Como Xis, deben los espectadores volver atrás en el tiempo hasta el momento en que, según cuentan las tradiciones jacobeas, a Santiago, hijo de Zebedeo y hermano de Juan el Evangelista y Simón Pedro, le fue adjudicada la tarea de predicar el evangelio en Hispania.

Llevando a cabo su labor llegó hasta el noroeste, al extremo más occidental conocido hasta entonces y que los romanos habían llamado Finis Terrae o lo que es lo mismo, el fin de la tierra. No logrando demasiado éxito en su tarea, regresó Santiago a Jerusalén donde, tras torturarlo y decapitarlo, Herodes Agripa prohibió que fuese enterrado. Sus discípulos Atanasio y Teodoro, temerosos de que su cuerpo fuese profanado, lo trasladaron clandestinamente en barca, en una tumba de mármol, hasta Iria Flavia, capital de la Galicia romana, y le dieron sepultura en un lugar cercano, donde levantaron un altar.

El hijo del trueno

El descubrimiento de la tumba del "hijo del trueno" (llamado así por Jesús debido a su carácter impetuoso) se produjo a principios del siglo IX cuando, según la tradición, el eremita Pelayo observó resplandores y oyó cánticos en el lugar. Por ello, esa zona comenzaría llamarse Campus Stellae, de donde derivaría el nombre de Compostela.

Pelayo hizo partícipe de lo que había visto y oído a Teodomiro, obispo de Iria Flavia, quien al acercarse al lugar descubrió una construcción de mármol con una inscripción que identificaba los restos allí contenidos como los del Apóstol. Notificándoselo inmediatamente a Alfonso II el Casto, éste se desplazó hasta el lugar (siendo el tramo que recorrió lo que hoy se conoce como el Camino Primitivo, el primero seguido para ir a visitar los restos de Santiago).

El rey ordenó edificar un santuario (que a lo largo de los siglos se iría transformando en la actual catedral) y proclamó al Apóstol como patrón del reino, a la vez que Teodomiro trasladó la sede episcopal desde Iria Flavia al lugar donde yacía Santiago.

Descubrimiento en una época dura

El momento en el que se descubrió la tumba del Apóstol estaba siendo difícil, tras la invasión de la Península por los musulmanes a comienzos del siglo VIII. Nobleza y monarquía se replegaron al norte, refugiándose en las montañas asturianas, y para cuando la tumba fue descubierta, no había logrado apenas avances en la reconquista. A esto hay que unir las controversias teológicas que la cristiandad estaba sufriendo, con concilios y contra concilios.

Tras el hallazgo de un apóstol de Cristo, que vino a servir de guía a un reino en ciernes, las peregrinaciones comenzaron de inmediato. Inicialmente los peregrinos llegaban en barco hasta Asturias y de allí pasaban a Galicia. A medida que avanzaba la Reconquista, las vías para llegar a Santiago se fueron multiplicando, convirtiéndose el llamado Camino Francés en el más popular. Aún hoy en día es esta ruta la que más romeros acoge, tal y como lo lleva haciendo desde su instauración, a finales del siglo IX, después de que la meseta quedase libre del dominio musulmán.

Además del movimiento de personas, nunca antes visto en Occidente, la figura de Santiago dio lugar a numerosas leyendas e historias que tenían como fin infundir valor a los guerreros que luchaban en la Reconquista, de la que Santiago se acabaría convirtiendo en patrón. Según una de las más conocidas, en la batalla de Clavijo, Ramiro I venció a las tropas de Abderramán II ayudado por un jinete que luchó a su lado montado en un caballo que era, como hoy todo el mundo sabe, blanco.

'¿Me compras el DVD?'

Si bien inicialmente está dirigida a los más pequeños, la muestra deja satisfechos también a los mayores, que parecen ser mayoría. "Está mucho mejor explicado que en un libro de treinta euros que me compré antes de venir", declara entre risas la vallisoletana Ana Fernández, peregrina desde O Cebreiro con su marido y unos amigos. "Es ameno y fácil de entender, para los niños y para los demás, pero es una pena que esté sólo en gallego, sin subtítulos, porque hay partes que no he entendido muy bien", opina Juan, venido desde Valencia a pasar unos días en Santiago.

El que no parece encontrarle inconvenientes es Víctor, un madrileño de nueve años que, según explica su madre, solamente ha aguantado cinco minutos de la proyección pero que, sin embargo, le pregunta a la salida si pueden comprarse el DVD para verlo en casa con más calma.

No hay comentarios:

'Sor bicicleta', la monja más veloz del Camino de Santiago, conquista la Red

A toda máquina y concentrada en su objetivo. Así va la protagonista del último vídeo que ha enamorado a las redes. Se trata de una monja en...