Días para el próximo año Santo

jueves, 26 de agosto de 2010

El camino (prohibido) de Santiago

St. Michael's Way, como así se denomina el Camino Inglés, tiene su origen en la iglesia de St. Uny, en el costero pueblo de Lenant, al norte de Cornualles. Procedentes de Gales e Irlanda, desembarcaban en ella viajeros, comerciantes y peregrinos en busca de una ruta a pie más segura que la peligrosa travesía en barco hasta St. Michael, en la rocosa costa sur.

Gracias a estos tempranos caminantes que popularizaron el trayecto, en la actualidad los 20 kilómetros que separan St. Michael de Lenant constituyen la única ruta en Gran Bretaña reconocida y señalizada como Camino de Santiago. Largamente olvidado durante siglos este recorrido medieval fue impulsado y desarrollado por el gobierno local de Cornualle una vez que el Consejo de Europa reconociera las rutas de peregrinaje hasta Santiago de Compostela como itinerarios de interés cultural, en 1987. Son muchos los enclaves de interés a lo largo del trayecto. Empezando por Lenant, la iglesia de St Uny, levantada inicialmente en el siglo XIII y modificada en el XVII. Dejando atrás el puerto, destaca la imponente estructura granítica conocida como Knil’s Steeple, dedicada a John Knill, un vecino de St. Ives que murió en 1782.

Hacia el sur, sorprende en el camino un montículo conocido como Bowl Rock, compuesto de dos enormes piedras de granito que, según cuenta la leyenda local, fueron colocadas por un gigante. La ruta continúa hasta Trencrom Hill, una colina con una fortaleza neolítica de la que solo es visible una pequeña parte de la muralla. Todavía sin excavar, se cree que podría albergar bajo tierra hasta dieciséis cabañas de la época. Si el peregrino sube a la cima de la colina contemplará una de las mejores vistas de Cornualles. La parte final del camino lleva a Ludgvan, cuya iglesia del S.XV fue usada en el pasado como señal y lugar de encuentro para peregrinos que desde ahí hasta St.Michael decidían hacer el trayecto conjuntamente, dadas las dificultades que presentaba a partir de ese punto: más boscoso y pantanoso. En Ludgvan el camino se bifurca. Se puede optar por ir a Marazion, un importante hábitat para pájaros, o continuar el sendero hacia Gulval. No hay duda sobre la autenticidad de ambas rutas, pero se sabe que los peregrinos preferían pasar por Ludgvan como alternativa cuando la tierra húmeda y la marea alta hacían el trayecto hasta Marizon muy difícil.

Fuera cual fuera la elección, la siguiente y última parada siempre era el Monte St. Michael. Para algunos peregrinos este era el final de la ruta, pero los más osados continuaban en barco hasta La Coruña. Aunque considerado trayecto oficial, St. Michael’s Way no era el único camino en Cornualles que llevaba a Santiago en el Medievo. Se sabe de la existencia de otro recorrido, conocido como Saints Way, también muy frecuentado hasta la fecha. De mayor extensión que el anterior, tenía su punto de origen en Padstow, dónde los viajeros llegaban por tierra desde otras regiones de Inglaterra. De ahí hasta Fowey, al sur de la Península, el camino recorría un sinfín de pueblos y aldeas cuya característica común era la presencia de ermitas y pozos dedicados al Apóstol Santiago, entre otros santos.

«La gente del lugar encontraba interesante ir a los pozos y beber agua que creían les haría sentirse mucho mejor. Originariamente eran más antiguos que la religión, pero tras la conversión de Cornualle al cristianismo, fueron dedicados a los santos», explicó a ABC Marion Marples, secretaria de la Confraternity of Saint James en Londres. Fowey era el puerto más utilizado e importante en Cornwell en aquella época. Los visitantes que lleguen a este lugar hoy en día, aún podrán ver algunos de los edificios medievales en pie. Recientes excavaciones han encontrado, en el número 9 de South Street, el dormitorio donde antiguamente pernoctaban los penitentes pobres que guardaban turno para embarcar.

Seguro que históricamente existen más rutas para el Camino en Inglaterra, tal como las hay en España, pero una cosa saben todos los que han hecho la peregrinación: como dijo el poeta, el camino se hace al andar. El camino de cada peregrino es el que se inicia en la puerta de su casa, por lo que existen tantos caminos como peregrinos.

Licencias para viajar a Santiago

Aunque las licencias para transportar peregrinos fueron tramitadas de forma regular entre los siglos XIII y XV en varios puertos al sur de Inglaterra, obtenerlas no siempre fue una empresa fácil, y hubo épocas en las que los formularios fueron más complejos, exigiendo incluso el número de viajeros embarcados.

Así sabemos que en 142, Thomas Adam, patrón del «Mary of Fowey», zarpó del muelle de Fowey con 50 peregrinos a bordo. También consta que durante la guerra de los 100 años, como en el tránsito hacia Galicia los barcos tocaban puertos enemigos, era necesario obtener un permiso especial y los viajeros estaban obligados a jurar que no revelarían datos que pudieran perjudicar los intereses del país.

Además, algunos barcos tenían prohibido transportar determinado tipo de ciudadanos tales como caballeros, clérigos y nobles. Asimismo, los peregrinos tenían que jurar que no llevarían consigo más plata ni oro del que razonablemente necesitarían. Si tenían propiedades, estaban obligados a hacer una declaración de sus bienes y ceder derechos sobre ellos, antes de la partida. Así consta que Roger de la Zouche, propietario de tierras en Devon, obtuvo la licencia cediendo la explotación de sus propiedades, durante 1 año, en caso de que muriera en su peregrinaje a Santiago.

No hay comentarios:

Una ruta de peregrinación a la sombra del Camino de Santiago

La Vía Francígena, que lleva de Canterbury a Roma, no es tan prestigiosa como el archiconocido Camino de Santiago. Esta ruta de peregrina...